Viernes 25/05/2018. Actualizado 14:56h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Se convertiría en “baronesa regional”como Cospedal y Feijóo

Operación Soraya: candidata a la Comunidad de Madrid y paso adelante para suceder a Rajoy

El presidente escogerá a un súper-ministro que garantice el gobierno autonómico. La vicepresidenta necesita poder territorial para ganar peso en el partido y competir por La Moncloa

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La dimisión de Cristina Cifuentes deja abiertos importantes interrogantes de cara a las elecciones autonómicas y municipales del año que viene. El PP tiene claro que el escándalo de la ex presidenta pone en riesgo una nueva victoria. Por eso, Rajoy trabaja ya en “una candidatura potente” que permita mantener el gobierno regional.

Soraya Sáenz de Santamaría en el congreso del PP de Madrid. Soraya Sáenz de Santamaría en el congreso del PP de Madrid.

“Tenemos un año para recuperarnos. Pero solo lo haremos con un candidato que garantice un éxito absoluto en las urnas”. Este análisis, realizado por un integrante de la ejecutiva nacional del partido consultado por El Confidencial Digital, es compartido por todos los miembros de la planta noble de Génova 13 y también por Mariano Rajoy: “Su obsesión es poner en Madrid al mejor cabeza de lista posible”. Se trata de una plaza clave.

El presidente del Gobierno y del partido, explican desde la dirección del PP, ya se ha puesto “manos a la obra” para pasar página cuanto antes al caso Cifuentes e iniciar en la Comunidad un nuevo proyecto que vuelva a ilusionar al electorado. Tal y como él mismo dijo en el Congreso tras confirmarse la renuncia de la ex dirigente regional, “hoy empieza una nueva etapa en el PP de Madrid”.

Un ministro para la Comunidad

El primer paso para lograr ese objetivo es poner al frente del partido en la región a un líder provisional. La fórmula por la que se inclina Rajoy, tal y como se avanzó en estas páginas, es imponer una gestora. Al frente estará el nuevo presidente de la Comunidad o un alto cargo de la actual ejecutiva.

Tanto Rajoy como la dirección nacional del PP tienen claro que el sucesor de Cifuentes, tanto en el Gobierno autonómico como en el partido en Madrid, no puede ser, ni por asomo, el candidato popular a las elecciones de 2019: “Ahora se colocará a alguien de transición. Pero para las autonómicas necesitamos un cabeza de cartel que nos permita dar un golpe de efecto”.

Las fuentes consultadas por este diario aseguran que el objetivo es presentar una “candidatura potentísima”, liderada por alguien “absolutamente consolidado” y que, además, tenga capacidad de movilizar al electorado.

Mariano Rajoy piensa que la mejor opción es elegir a un súper-ministro del actual Gobierno: “Es toda una declaración de intenciones. La Comunidad de Madrid es nuestra prioridad y vamos a poner toda la carne en el asador”, asegura una persona muy próxima al jefe del Ejecutivo y la dirección nacional del PP.

Soraya, la favorita

Teniendo clara la posición del presidente, tanto en Moncloa como en Génova empiezan a sonar, con muchísima fuerza, dos nombres: los de Soraya Sáenz de Santamaría e Íñigo Méndez de Vigo. Son los ministros mejor valorados por los españoles, junto a Isabel García-Tejerina, en los últimos barómetros del CIS.

La titular de Medio Ambiente, número tres en la lista por Madrid de las últimas generales -solo por detrás de Rajoy y Sáenz de Santamaría- está, sin embargo, descartada para la Comunidad. Gran parte del electorado no la conoce y además pertenece al grupo de ministros que, por su perfil bajo, no moviliza a los votantes.

Méndez de Vigo, por su parte, sí cuenta con opciones reales, porque “desde que llegó al Gobierno su valoración no ha parado de crecer”. Además, se destaca otra virtud: moviliza al sector más conservador del partido. Ese que comenzaba a inclinarse por Ciudadanos de cara a 2019, descontentos con la línea liberal de Cristina Cifuentes.

Pese a ello, su candidatura depende de la decisión de Sáenz de Santamaría ya que, según las fuentes consultadas, la vicepresidenta es la más clara favorita para convertirse en cabeza de lista a la Comunidad de Madrid: “Si ella quiere, es imposible colocar a nadie más potente que garantice el gobierno regional”.

La gran oportunidad de la vicepresidenta

En Moncloa y Génova afirman que, desde hace tiempo, el nombre de la vallisoletana se ha vinculado con Madrid. De hecho, tal y como informó este diario el año pasado, en el Gobierno y en el partido muchos manejaron su nombre para la alcaldía de Madrid. Esa opción, sin embargo, fue rechazada por la propia Sáenz de Santamaría.

La candidatura a la Comunidad de Madrid, sin embargo, puede constituir la gran oportunidad para la actual vicepresidenta del Gobierno. La situación del PP en la región es crítica tras la crisis de Cristina Cifuentes y un triunfo electoral en 2019 sería un punto de inflexión clave en su carrera política y de cara a futuras aspiraciones.

De hecho, a esa participación en las autonómicas y la posterior victoria en las urnas le acompañaría, justo después, la celebración de un congreso autonómico del PP de Madrid para convertirla en presidenta del partido en la región. Un cargo orgánico que le situaría en primera posición en la carrera sucesoria de Rajoy.

El poder territorial, clave

Las fuentes consultadas por ECD coinciden en señalar que la actual vicepresidenta tiene condiciones de sobra para tomar las riendas del PP tras la marcha de Rajoy. No obstante, su principal hándicap es que no ha ocupado nunca un puesto clave en el PP y, además, no cuenta con poder territorial ni con un equipo de “afines” bien situados a nivel interno.

Por contra, tanto María Dolores de Cospedal como Alberto Núñez Feijóo –sobre el papel, los otros dos claros aspirantes a la sucesión de Rajoy- cuentan con un “importante equipo de fieles detrás”. También tienen el respaldo de las ejecutivas regionales que ambos presiden: Castilla-La Mancha y Galicia, respectivamente.

Un poder, el de ambos, que les permite llevar “la voz cantante” en el Congreso y en el Senado, al haber situado en ambas cámaras a personas de su máxima confianza. Por otra parte, su papel como “barones regionales” les permite estar en permanente contacto con otras ejecutivas autonómicas, lo que les da una ventaja competitiva vital de cara a futuros movimientos internos.

Esa situación, sin embargo, podría revertirse si Soraya Sáenz de Santamaría acepta ser candidata a la Comunidad de Madrid, logra mantener el Gobierno regional y después, resulta elegida presidenta de los populares madrileños: “Si eso ocurre, tiene todas las papeletas para convertirse en la nueva líder nacional del partido”.

En el PP tienen claro que ni la reelección de Feijóo al frente de la Xunta, ni una hipotética recuperación del gobierno de Castilla-La Mancha por parte de Cospedal podrían competir con un triunfo de la actual vicepresidenta en Madrid: “Es la Comunidad más importante. Si gobierna allí y manda en la ejecutiva regional, nadie podrá hacerle sombra”.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

DENUNCIAS DE LOS LECTORES

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··