Domingo 17/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Alta tensión en la cúpula del PP: Francisco Camps “se ha puesto gallito” y ha reclamado a Mariano Rajoy que lo restituya en sus cargos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Francisco Camps quiere volver a la primera línea. El ex presidente de la Comunidad Valenciana ha pedido en concreto a Mariano Rajoy que le restablezca en un cargo de alta responsabilidad política. Pero el líder del PP no está por la labor: todavía guarda reservas sobre los populares valencianos.

Según ha podido saber El Confidencial Digital, de altos cargos del Partido Popular, Camps ya ha elevado esta petición a Mariano Rajoy. Quiere recuperar su posición política y el único que puede ‘colocarle’ en un puesto de responsabilidad es el presidente del partido y del Gobierno.

La reclamación ha provocado situaciones de tensión en la sede nacional del PP y entre sus máximos dirigentes.

Se ha puesto gallito

Las fuentes consultadas por ECD aseguran que Francisco Camps, incluso, ha llegado a “ponerse gallito” ante los responsables de Génova con la petición de ser repuesto en sus cargos.

El ex presidente valenciano argumenta ante el equipo de Rajoy y Cospedal que él ganó las últimas elecciones, y añade que su gestión al frente de la Generalitat ha sido positiva. Insiste en que sus resultados electorales han sido los mejores que ha obtenido el PP.

Y, lo que Camps considera más importante, destaca ante Génova que el jurado le absolvió de la acusación de cohecho y, por tanto, es absolutamente inocente.

Rajoy tiene reservas

Fuentes cercanas al PP reconocen que el presidente del partido tiene “serias dudas”, no solo sobre Camps, sino también sobre todos los dirigentes populares en la Comunidad Valenciana.

En Génova no sentaron bien algunas pasadas declaraciones de sus dirigentes, como las palabras que pronunció Rita Barberá: “Un bolso de Louis Vuitton es un regalo habitual”.

Rajoy solo quiere a su lado personas con un historial impoluto, afirma un veterano dirigente del PP. Por eso, “para él, todo lo que suene a Valencia lo pone en entredicho. Han pasado tantas cosas que duda mucho”.

De la misma opinión, añade, es María Dolores de Cospedal, que además no mantiene buena relación con los cercanos a Camps.

Una prueba de esa desconfianza es que, de los 13 ministros que ha nombrado el presidente del Gobierno, y de los 32 secretarios de Estado, ninguno es de procedencia valenciana.

Quienes hablan con Rajoy aseguran que, conociendo su personalidad, nunca nombrará a Camps en ningún puesto de responsabilidad.

El desaire a González Pons

Otra prueba de la desconfianza de Rajoy hacia ‘los valencianos’ es la situación en que ha quedado Esteban González Pons tras el congreso de Sevilla.

El ahora vicesecretario general de Estudios y Programas del Partido Popular (que llegó a decir que “Camps no se ha equivocado en nada”) se ha visto relegado a un puesto de tercer nivel, a pesar de que en Génova consideran que su trabajo interno ha sido excelente.

Un dirigente del PP, cercano a Rajoy, define con estas palabras el nuevo puesto de González Pons: “En Sevilla, Rajoy fue colocando sillas. Y quedaba Pons. Vio un sitio en el suelo y dijo: ‘Aquí puedes ponerte’. Su nuevo puesto no tiene apenas responsabilidades”.

La clave fue que Camps se sentara en el banquillo

La clave para que la dirección del PP decidiera mantener distancias con Francisco Camps fue el hecho de verle sentado en el banquillo de los acusados.

Al principio, cuando comenzaron a surgir las primeras informaciones sobre su posible implicación en la trama Gürtel, la dirección del partido discutió si el valenciano debía ser o no candidato en las autonómicas de 2011.

Las fuentes consultadas por ECD aseguran que hubo un intenso debate en Génova sobre si se debían aprobar unas listas con imputados. Se acordó realizar sondeos propios en Valencia para ver si la Gürtel desgastaba a Camps, y los resultados fueron contundentes: Camps y Costa lograban los mejores resultados.

Génova, entonces, decidió dar su visto bueno a las listas. Se percataron de que los ciudadanos valencianos votaban a Francisco Camps y que el Gürtel era un problema centrado en Madrid, y no en la Comunidad Valenciana.

Preguntados por el asunto Camps y su petición de ser restituido, altos dirigentes del PP reconocen que se trata de “un asunto muy delicado”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·