Sábado 21/10/2017. Actualizado 01:01h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Lleva tres meses como portavoz del PSOE en el Congreso

Pedro Sánchez pone a prueba a Margarita Robles en tres desafíos parlamentarios

Hay descontento entre los diputados del grupo socialista por su intervención en el último pleno. Se analizará con lupa su papel en negociaciones clave para el partido

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En la bancada socialista se ha reprochado, a título privado, la actuación de Margarita Robles como portavoz del partido en el Congreso. Al día siguiente de crear un órgano de coordinación con Podemos, los morados anunciaban por su cuenta la propuesta de la ley de becarios, sin consultarlo con Robles. Y en el pleno del pasado miércoles, la portavoz sufrió un duro rapapolvo de Mariano Rajoy.


Margarita Robles y Pedro Sánchez. Margarita Robles y Pedro Sánchez.

Fuentes socialistas consultadas por El Confidencial Digital se muestran descontentas con el papel de Robles en su nuevo cargo. Aseguran que le falta “experiencia política”, ya que ha ejercido durante más de veinte años la carrera judicial y ha sido magistrada del Tribunal Supremo.

Robles se estrenó en política en mayo de 2016, cuando Pedro Sánchez la incluyó como número dos en la lista electoral por Madrid. Un año después, el pasado mes de junio, fue nombrada portavoz parlamentaria del grupo socialista en el Congreso.

Apenas tres meses después, Sánchez ha decidido poner a prueba a Robles. El secretario general del PSOE tiene sus ojos puestos en el papel de su grupo en la Cámara Baja, que considera vital para hacer la “oposición de Estado” de la que hace gala. Para eso, necesita cometer los mínimos errores posibles en el hemiciclo y conseguir que salgan adelante las propuestas socialistas.

Según afirman fuentes socialistas a ECD, Robles medirá su capacidad de estar al frente de los diputados socialistas en tres desafíos concretos: el referéndum catalán, la relación con Podemos y el pacto de rentas anunciado este martes por Sánchez.

Respuesta a la independencia de Cataluña

El PSOE ha apostado por una estrategia política como respuesta al desafío catalán. Sánchez y las Ejecutivas nacionales y del PSC han decidido jugarse la carta del federalismo y denominar “naciones” dentro de España a Cataluña y otras comunidades autónomas.

Como primera medida, el PSOE ha propuesto abrir una comisión parlamentaria sobre la modernización territorial del Estado, previa a  la de la reforma de la Constitución. El objetivo de Sánchez es que la comisión salga adelante para dar la imagen de ser una alternativa política al Gobierno de Rajoy, y en concreto, de dar una solución no sólo legal al encaje de Cataluña en España.

Las negociaciones con los demás grupos sobre términos jurídicos se prevén muy delicadas y llenas de matices para no dar pie a interpretaciones equivocadas sobre el sujeto de la soberanía. “Habrá que ver cómo se negocia esto con el PP”, afirman estas fuentes a ECD. Estas conversaciones serán uno de los retos de Robles, un desafío no precisamente asequible.

Pacto de rentas

La segunda prueba de Robles es una reforma económica de calado: un pacto de rentas para elevar los salarios entre el 2,5% y el 3,5% en cuatro años. Así fue presentado el martes por Sánchez, como parte de la hoja de ruta a seguir por el PSOE.

El secretario general quiere hacer suya la derogación de la reforma laboral del Gobierno de Rajoy, y un primer paso sería acordar con el Ejecutivo una subida salarial. Pero antes de nada, debería lograr un consenso amplio en el Congreso, y ahí entra de nuevo en escena Robles.

Aunque el portavoz de Economía del PSOE en la Cámara Baja es Pedro Saura, a la ex magistrada del TS también le corresponde estar presente defender la reforma y negociar sus detalles con los diputados del PP, Unidos Podemos, Ciudadanos, ERC, PNV y el Grupo Mixto.

Relación con Unidos Podemos

Por último, Robles deberá asegurar las relaciones parlamentarias entre los grupos socialistas y el de Unidos Podemos en el Congreso.

Se trata de asegurar y fortalecer el órgano de coordinación social que pusieron en marcha el pasado mes de julio y que los morados incumplieron al día siguiente de hacerlo oficial anunciando por su cuenta la propuesta de una ley de becarios en el Congreso.

Robles llamó por teléfono a Irene Montero, ‘número dos’ de Podemos en el Congreso y le recriminó haber tomado esta decisión sin consultarlo antes con sus nuevos socios. En las semanas sucesivas, la socialista deberá intensificar la comunicación entre ambos grupos, a los que Sánchez denomina genéricamente como "la izquierda". De hecho, el secretario general del PSOE considera a Podemos su "aliado natural" en muchas de las medidas que proponen.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·