Viernes 15/12/2017. Actualizado 13:13h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Se ofrecerá al rey como alternativa si Rajoy dice no o fracasa en la investidura

Pedro Sánchez tiene al alcance de la mano ser presidente del Gobierno

Da por supuesto que recibirá los apoyos de Podemos, PNV y Convergència. Ferraz reconoce conversaciones del secretario general con los nacionalistas el pasado viernes

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Desde el 26-J, Pedro Sánchez mantiene un silencio informativo perfectamente estudiado. Pero eso no significa que esté parado. Todo lo contrario. El secretario general mantiene su aspiración a ser presidente del Gobierno y está trabajando en la sombra para atar los apoyos necesarios para la investidura. Y lo tiene al alcance de la mano. Para empezar, su plan es ofrecerse al rey como alternativa si Rajoy renuncia o fracasa.

Pedro Sánchez en el discurso de investidura. Pedro Sánchez en el discurso de investidura de febrero.

Este jueves, el líder del PSOE será recibido en la Zarzuela, en el tercero y último día de consultas con el rey. Y su mensaje será claro: si Rajoy no ha alcanzado ningún acuerdo para lograr ser investido presidente, él está dispuesto a formar Gobierno.

Además, transmitirá al monarca que él sí se está trabajando el apoyo de otras formaciones para lograrlo y que ya cuenta con apoyos concretos

Un acuerdo con Podemos...

Pedro Sánchez afirmará ante Felipe VI que el pacto con Podemos, que en marzo votó contra su investidura, es ahora factible debido al “cambio de actitud” de la ejecutiva del partido morado y de la intermediación del líder de Izquierda Unida, Alberto Garzón.

El secretario general hablará de “contactos” con Unidos Podemos y recordará la actual predisposición de la formación morada para llegar a un acuerdo. Una postura que confirmó ayer mismo Íñigo Errejón quien, tras hablar con Pablo Iglesias, propuso poner en marcha un “plan B” a la investidura de Rajo, es decir, un pacto entre PSOE y Podemos.

Las palabras del número dos de Iglesias, que anunció que su partido “pondrá lo que haga falta” para sacar adelante ese acuerdo, se produjeron tras confirmarse el procesamiento del PP por la destrucción de los ordenadores de Bárcenas.

Según el PSOE, reflejan la actual posición de Podemos responde a una nueva hoja de ruta: “Han aprendido de la candidatura fallida de Domènech a presidir el Congreso, y desde entonces se ha producido un acercamiento”.

Además, explican las fuentes consultadas por El Confidencial Digital, el acuerdo con Podemos es más posible que nunca por dos razones de fondo: IU, su socio electoral, apuesta por un Gobierno socialista; y Pablo Iglesias no quiere unas terceras elecciones.

...apoyado por los nacionalistas

La suma de los diputados del PSOE más los de Unidos Podemos se queda lejos de la mayoría absoluta: ambos partidos obtendrían 156 síes, a 20 de los 176 necesarios. Sánchez maneja todavía la opción de sumar a Ciudadanos, para intentar un "pacto a la portuguesa", pero, ante la previsible negativa de Albert Rivera, tiene un plan alternativo.

Consiste en lograr los apoyos de PNV y Convergència para, de esta manera, lograr 13 votos que, unidos al de Coalición Canaria, sumarán 170, uno más que los noes de PP y Ciudadanos.

Ese escenario, con la abstención de Esquerra Republicana y de Bildu (que ya votaron así en la elección de la presidencia de las Cortes), da la presidencia a Pedro Sánchez.

El líder socialista, explican dirigentes del partido muy próximos a él, ya está en negociaciones con los nacionalistas vascos y catalanes, que le han mostrado su preferencia a apoyar al PSOE antes de dar alas al PP en unas nuevas generales. Según ha conocido El Confidencial Digital, la última conversación de Sánchez con representantes de estas formaciones se produjo en la tarde del pasado viernes.

El secretario general es consciente del revuelo que podría provocar un acercamiento a partidos como PNV y Convergència. Y, por eso, ya se ha puesto la venda de la herida.

Hace dos semanas, ya manifestó, en la rueda de prensa en el Congreso tras su reunión con Rajoy, que el PP debía hablar con los nacionalistas para acabar con la crisis territorial; y ayer mismo, después de la aprobación en el Parlament del proceso de ruptura con España, ofreció una declaración institucional defendiendo el diálogo entre el Gobierno de España y la Generalitat en la próxima legislatura.

Una consulta para saltarse al Comité Federal

Estos acuerdos, sin embargo, corren el riesgo de ser rechazados por los dirigentes regionales del PSOE en el Comité Federal. Algunos de ellos, así como otros miembros del máximo órgano de control del partido, han manifestado en privado que votarán en contra de ese tipo de pactos para la investidura.

Esos mismos cargos socialista asumen ahora que Pedro Sánchez puede salirse con la suya recurriendo de nuevo a la militancia. Dan por hecho, como Susana Díaz, que el secretario general optará por una consulta a las bases sobre sus alianzas para formar gobierno, como ya hizo en la anterior investidura

De producirse esa consulta, añaden, ya no habría nada que hacer, porque es seguro que los afiliados apoyarán la estrategia de Sánchez, y en ese caso el Comité Federal no podrá posicionarse en contra de lo votado por las bases.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··