Jueves 18/01/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

La Policía investiga los bajos de todos los coches que puedan esconder bombas lapa de ETA como la que mató a Puelles

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Cuerpo Nacional de Policía ha alertado a sus agentes sobre cuáles son los vehículos más peligrosos con las bombas lapa, es decir, aquellos en los que los terroristas de ETA pueden colocar artefactos indetectables a simple vista, como ocurrió en el atentado que acabó con la vida del inspector Eduardo Puelles.

El vehículo donde estaba alojado el explosivo con el que ETA asesinó a Puelles era un Citroën C4. Los terroristas ubicaron la bomba en el interior del chasis del utilitario, por lo que la precaución habitual de seguridad, mirar los bajos, no fue suficiente para descubrir su existencia.

Según un informe al que ha tenido acceso El Confidencial Digital, la Policía ha investigado varios modelos de vehículos para detectar si sus chasis tienen espacios donde sea fácil localizar explosivos que no se vean a simple vista, e intentar solucionar el problema.

El dossier, acompañado de numerosas fotos que muestran sus conclusiones, ha sido emitido por la unidad especializada en explosivos y NBQ del Cuerpo Nacional de Policía, dependiente de la Comisaría General de Información. Según explica el escrito, “se han realizado idénticas pruebas técnicas en el vehículo de la marca francesa Peugeot 307” y “en dichas pruebas se observan y analizan los mismos parámetros que en el informe anterior”.

El test realizado ha consistido en analizar la “posibilidad de ocultar, un dispositivo tipo lapa o explosivos, en los bajos del vehículo correspondiente a la parte del asiento trasero derecha y la “posibilidad de detección, a simple vista, agachándose o por medio de espejos, de cualquier dispositivo colocado en los bajos del vehículo”.

Las conclusiones de los estudios para el caso concreto son los siguientes:

--“El modelo 307 de la marca Peugeot, igualmente dispone en los bajos del vehículo y en su parte trasera de un gran espacio, suficiente para albergar cualquier contenedor sin poder ser detectado. Fácilmente podría allí ocultarse una caja de plástico tipo ‘tupperware’ o similar que albergase un dispositivo trampa tipo “lapa”, así como gran cantidad de explosivo que también podría introducirse en bolsas de plástico negras que dificultarían aún más si cabe su detección”.

--“El hueco en cuestión es similar al del modelo Citroën C4, y según manifestaciones del personal de Automoción, comparten el mismo chasis”.

--“Realizadas diversas pruebas desde diferentes ángulos y distancias, variando la posición del vehículo tanto en cuesta como en superficie recta, se comprueba que es prácticamente imposible detectar la presencia de artefactos en el interior del hueco, salvo que nos tiremos literalmente en el suelo e introduzcamos medio cuerpo dentro del vehículo”.

--“Se significa que la posición de acceso más rápida para la colocación del artefacto por parte del terrorista es accediendo desde la parte trasera del vehículo. Desde los laterales se puede también maniobrar, pero resulta más complicado, requiriendo mayor tiempo y un conocimiento exacto de la posición del hueco interno”.

--“Cabe señalar que este vehículo Peugeot 307 es más alto en su parte trasera que el modelo Citroën C4, lo que facilita aún más si cabe la colocación por parte del terrorista de cualquier artefacto en el interior del espacio interno (hueco)”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··