Lunes 20/11/2017. Actualizado 14:06h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Primer debate cara a cara FAES-Ideas siguiendo el ‘modelo Ratzinger’: participación del público y victoria de la Fundación socialista

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La fundación FAES, del Partido Popular, y la fundación Ideas, del Partido Socialista, mantuvieron ayer su primer ‘round’ en un debate sobre la energía en España que siguió el modelo de combate dialéctico que popularizó el entonces cardenal Joseph Ratzinger.

Dicho modelo consiste en que los ponentes, en primer lugar, exponen brevemente sus tesis, para a continuación responder a las preguntas del público y terminar debatiendo entre sí, sin apenas intervenciones del moderador.

Al debate, adelantado por El Confidencial Digital, -véalo aquí- acudieron los principales ejecutivos de ambas fundaciones, entre ellos Jaime García-Legaz por FAES y Carlos Mulas por Ideas, los dos con sus respectivos equipos. El público convocado por ambas fundaciones y por el organizador del evento, Executive Forum España, respondía a un perfil de profesionales del sector de la energía, investigadores y estudiosos. También había diputados.

El ponente de FAES fue Fernando Navarrete, encargado del área de Economía de la fundación ‘popular’. El ponente de Ideas, Gustavo Nombela, es profesor titular de Universidad y ha trabajado en la Oficina Económica del Presidente del Gobierno. Ambos son expertos economistas.

El primer cara a cara entre las dos fundaciones comenzó con el sorteo de las intervenciones y con el compromiso de mantener el debate alejado del partidismo, para centrarlo en cuestiones técnicas.

Lo más destacado de la intervención de Nombela fue su tesis de que la apuesta por las energías renovables y la apuesta por la energía nuclear se excluyen mutuamente. Nombela también abogó por optar por energías que, como las renovables, puedan redundar en beneficio del propio tejido industrial español, y se hizo eco de la ejemplaridad de España en nuevas energías.

Desde su posición liberal, Navarrete señaló la preocupación por un marco jurídico español que no ofrece garantía a los inversores, al tiempo que señaló que energías renovables y energía nuclear no producen un efecto de suma cero. Navarrete subrayó cómo grandes países estaban apostando por la energía nuclear, y también destacó el déficit tarifario como uno de los grandes hándicaps de la situación de la energía en España.

Las preguntas del público no estaban seleccionadas de antemano y se hacían a mano alzada y de viva voz, causando alguna de ellas notable controversia en el público por no resultar pregunta sino argumento. En ocasiones, los asistentes intervinieron sin que se les concediera la palabra, para preguntar directamente a Navarrete o a Nombela, o para reprocharles su falta de contestación. Fue Navarrete quien se llevó la peor parte de estas tensiones, pues las preguntas del público resultaron ser de cariz marcadamente antinuclear, y la mezcla de brevedad forzada, interrupciones y apelaciones contestar fue en contra de un discurso como el suyo, menos técnico que conceptual.

Así, en el panorama madrileño de desayunos informativos, el relativamente novedoso “modelo Ratzinger” que siguieron Ideas y FAES destacó por lo original y lo participativo. Al final del encuentro, los asistentes pudieron votar a favor de Navarrete o de Nombela, y exponer su opinión sobre los mismos.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·