Miércoles 24/01/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Los socialistas podrán justificar así la abstención en la investidura

Rajoy ofrece a Javier Fernández tres reformas para que el PSOE pueda defenderse de Podemos

1) Flexibilización de la legislación laboral. 2) Activación del Pacto de Toledo. 3) Bono social para familias en riesgo de exclusión social

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Las fechas aprietan y el plazo para alcanzar un acuerdo de investidura apremia si se quiere evitar unas terceras elecciones. Mariano Rajoy y Javier Fernández no solo han empezado a hablar. Han puesto además encima de la mesa tres reformas concretas que faciliten el camino del PSOE hacia una abstención a un Gobierno del PP.


Miembros de la gestora del PSOE, con Javier Fernández a la cabeza. Miembros de la gestora del PSOE, con Javier Fernández a la cabeza.

Rajoy y Fernández han comenzado a debatir sobre el cuándo y el cómo de la abstención del PSOE en el Pleno del Congreso. Es la única vía para que pueda formarse Gobierno y sea posible desbloquear el actual escenario político.

Pero además, según ha podido saber El Confidencial Digital por fuentes próximas a las conversaciones, el equipo del presidente trabaja ya en un documento que sirva como punto de partida de una negociación. En él se pretende volcar las medidas que más puedan acercar posturas con los socialistas.

“Se trata de una propuesta mucho más amplia que la remitida a PSOE y Ciudadanos tras las elecciones del 26 junio”, explican en Moncloa. Anticipan que el cambio será muy perceptible en materias clave, como por ejemplo la legislación laboral y las pensiones.

Unas reformas que permitan a los socialistas “vender los logros de la negociación a cambio de facilitar un Gobierno del PP y, a su vez, salvar el acoso de Podemos por facilitar el poder a Rajoy y que Pablo Iglesias quede como única alternativa en la izquierda”. 

Aceptar retoques en la reforma laboral del PP...

Una de las principales medidas que el PP se dispone a aceptar es la posibilidad de “dar una vuelta a su controvertida reforma laboral”.

El Gobierno y las comunidades autónomas están obligadas a revisar su legislación laboral y política de contrataciones después de que dos sentencias del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) hayan destapado el abuso de la temporalidad y el trato discriminatorio entre eventuales y fijos a la hora de percibir la indemnización por despido: 12 y 20 días por año trabajado, respectivamente.

Según las fuentes conocedoras de esas negociaciones, esta decisión europea va a obligar al Ejecutivo a revisar el Estatuto de los Trabajadores.

Una modificación que va a incluir un encarecimiento del coste del despido para las empresas en el futuro y una flexibilización de la legislación laboral que los socialistas podrán vender como un logro a los sindicatos. 

… y vuelta al Pacto de Toledo para las pensiones

Rajoy también está dispuesto a negociar con Javier Fernández la financiación de las pensiones, en el marco del Pacto de Toledo. Es una propuesta que han venido defendiendo los socialistas en los últimos meses.

La reactivación del Pacto de Toledo fue, de hecho, la primera medida que llevó el grupo socialista al Congreso, tras las elecciones del 20 de diciembre y la constitución de las Cortes.

El objetivo es recuperar el consenso político sobre el sistema de pensiones, que supone el principal reto de la sociedad española, con gastos superiores a los ingresos, que  han provocado la disminución del Fondo de Reserva de la Seguridad Social en más de 40.000 millones en los últimos cinco años.

El PP ya apostaba por garantizar las pensiones y reordenar su financiación en su propuesta de acuerdo tras las elecciones del 26 de junio, pero ahora está abierto a aceptar la exigencia socialista del Pacto de Toledo.

En este acuerdo también se buscan incluir otros gestos con el PSOE como asegurar la independencia de la Justicia o el fortalecimiento del Ministerio Fiscal. Los negociadores del PSOE pretenden obtener “garantías de que efectivamente hay una voluntad política del PP de luchar contra la corrupción”.

Tercero: un guiño a los más desfavorecidos

Según las fuentes consultadas, PP y PSOE están dispuestos a dar, además, un paso más en la protección social de los más desfavorecidos. Un argumento que permitirá al PSOE vender ese logro ante las clases medias y trabajadoras que Podemos afirma que “los socialistas han olvidado”.

Se trabaja en una congelación de la parte de la factura eléctrica que depende del Gobierno y reforzar la cobertura del bono social como medida estrella, garantizando que tengan acceso a él todos los consumidores en situación de vulnerabilidad.

Hasta ahora, el PP solo se había comprometido a lo primero (congelar esa parte de la factura) y a continuar garantizando que no se volverán a generar déficits en el sector energético. Ahora se va u paso más allá.

Un PSOE fuerte frente al órdago independentista

Las fuentes a las que ha tenido acceso ECD explican que Rajoy quiere contar además con el PSOE en política exterior, defensa y lucha contra el terrorismo. Pero sobre todo en la defensa de la unidad de España ante el desafío de los separatistas catalanes, que en septiembre de 2017 han anunciado un referéndum por la independencia.

Considera que la unión de los dos principales partidos es “requisito fundamental” para afrontar el desafío de una ruptura de Cataluña con España al margen de la legalidad.

Un órdago para el que “Rajoy prefiere un PSOE fuerte, además de la complicidad de Ciudadanos. Porque sabe que no puede contar con un Pablo Iglesias alineado con las tesis separatistas”, afirman en el equipo del presidente.




·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··