Lunes 18/12/2017. Actualizado 11:26h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Rajoy cambia: va a dar la cara a partir de ahora. La nueva estrategia del PP es que ofrezca más ruedas de prensa, Cospedal pasa a segundo plano y Pons echará una mano

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El PP mira ya a las generales. La dirección del partido ha diseñado una estrategia para que Rubalcaba no reduzca la distancia que a día de hoy le llevan los ‘populares’. Los tres protagonistas principales de este plan son el propio Mariano Rajoy, María Dolores de Cospedal y Esteban González Pons.

Rajoy ha confirmado que Cospedal continuará como secretaria general del PP, a pesar de la victoria en Castilla-La Mancha. Lo dijo públicamente en la rueda de prensa de la semana pasada: “Cospedal seguirá siendo secretaria general”. Antes, se lo transmitió a ella en privado, tras las elecciones municipales y autonómicas del 22 de mayo. Este gesto es considerado en Génova “muy importante”.

Fuentes de la dirección del partido a las que ha tenido acceso El Confidencial Digital aseguran que la confianza de Rajoy en su ‘número dos’ es “absoluta”. El presidente se muestra encantado con el trabajo que ha realizado en los últimos tiempos, por cómo ha llevado las relaciones con los presidentes regionales y por su actitud hacia los medios de comunicación en sus comparecencias semanales.

Tras la victoria en Castilla-La Mancha, destacados miembros del partido plantearon, a nivel interno, la conveniencia de que abandonara la secretaría general para centrarse en la presidencia regional. Algunos dirigentes apostaron incluso por el ‘ascenso’ de Pío García Escudero, un hombre que conoce a la perfección el partido y que mantiene en el Senado relaciones fluidas con todos los líderes autonómicos.

Pero el plan de Rajoy es otro. Según las fuentes consultadas por ECD, se encuentra muy cómodo con Cospedal a su lado y no quiere apartarla de la dirección nacional. El líder del PP considera que la secretaria general puede compatibilizar “a la perfección” su labor de partido con la presidencia de Castilla-La Mancha.

Estos los argumentos que maneja:

-- El partido es una balsa de aceite. Atrás han quedado los enfrentamientos internos. Ahora, todo está calmado, principalmente, por los buenos resultados obtenidos el 22-M.

-- Por tanto, la secretaría general no tendrá tanto trabajo como en otros tiempos.

-- El plan es que Cospedal, una vez tome posesión como presidenta, fije su despacho de trabajo en Toledo, pero sin descuidar Génova. Viajará a Madrid con frecuencia, puesto que en apenas hora y media en coche puede estar en la capital.

-- Sus labores en el partido, considera Rajoy, puede realizarlas perfectamente a través del teléfono móvil.

-- Cospedal había asumido prácticamente de manera exclusiva las apariciones públicas ante los periodistas. Cada lunes, ha sido quien ha dado cuenta ante los periodistas de las decisiones adoptadas en la dirección. Ahora, Rajoy quiere que la secretaria general dé un paso a un lado (no consideran necesario que aparezca todos los días), y va a ser él mismo quien, progresivamente, protagonice las comparecencias. El presidente ha dado dos ruedas de prensa durante dos semanas consecutivas, algo que no ocurría desde hace años.

-- Por esa ausencia de Cospedal, Esteban González Pons también cobrará más protagonismo desde ahora. El vicesecretario de Comunicación será otro de los habituales ante los periodistas.

-- Rajoy considera que Cospedal ha sabido crear un excelente equipo en Génova. Quiere que continúen en la sede nacional y sean ellos quienes piloten el día a día de la secretaría general, en contacto permanente con Toledo.

Contra Rubalcaba, la misma estrategia

La estrategia contra el PSOE que se ha diseñado en la junta directiva nacional (el máximo órgano entre congresos) va a ser la misma que se ha venido manteniendo hasta ahora. Motivo: para la dirección del PP, el candidato Rubalcaba es un sucedáneo de Zapatero.

Afirman también de él que “no es precisamente un gurú económico”, por lo que en principio no debatirán con él sobre esa materia.

El mensaje del PP hasta marzo será claro: incidir en que el Gobierno, del que Rubalcaba es vicepresidente, tiene casi cinco millones de parados y que España es un país “semi-intervenido” por la Unión Europea.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··