Viernes 24/11/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Ha sido llamado a declarar el 26 de julio

Rajoy testificará desde la zona de abogados para evitar la foto con Bárcenas

Moncloa sabía que iba a tener que acudir en persona y ha pedido una serie de privilegios. El coche oficial se acercará hasta la puerta del tribunal. No se sentará en el lugar destinado a los testigos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Mariano Rajoy tendrá que acudir finalmente a la sede de la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares para declarar, en persona, en el juicio de la Gürtel. El presidente del Gobierno, no obstante, no declarará como un testigo más. Moncloa ha logrado una serie de privilegios para garantizar la seguridad del jefe del Ejecutivo... y evitar fotos que darían la vuelta al mundo.

Rajoy evitará sentarse delante de Bárcenas y el resto de imputados de la Gürtel. Rajoy evitará sentarse delante de Bárcenas y el resto de imputados de la Gürtel.

 Según explican a El Confidencial Digital fuentes gubernamentales, Rajoy tenía claro, “desde el minuto uno”, que tendría que testificar de forma presencial en el tribunal. Pese al voto particular del presidente del tribunal, Ángel Hurtado, existía una mayoría que “le quería ver allí” y era “algo inevitable”.

Pese a ello, añaden, el presidente tenía “el derecho” de solicitar una declaración por videoconferencia y así lo hizo, a pesar de no tener apenas esperanzas. Esa solicitud, no obstante, sirvió como base argumental para lograr una serie de privilegios que van a evitar a Rajoy, y al propio Gobierno, algunos malos tragos.

Así, en el escrito a la Audiencia Nacional remitido desde Moncloa, Rajoy recordó su condición de presidente del Gobierno para justificar “problemas de agenda” y asegurar que su presencia en el tribunal requeriría una seguridad extra.

Una redacción que, en el fondo, además de pedir la videoconferencia perseguía establecer diferencias con el resto de testigos y, además, lograr un acceso más fácil al juzgado si al final debía asistir. Dos objetivos que finalmente ha logrado.

Evitará la foto con Bárcenas

En el auto emitido el pasado miércoles por la Audiencia Nacional se especificaba que Rajoy, aunque no comparecerá como presidente del Gobierno, sino como “ciudadano español”, podrá preservar su “imagen institucional” declarando en un “estrado” en vez de en frente del tribunal, como establece la Ley de Enjuiciamiento Criminal en relación con el resto de testigos.

De esta forma, explican las fuentes consultadas por ECD, Rajoy estará sentado y testificará en el estrado que ocupan los abogados del caso, situado a la derecha del tribunal. Justo enfrente de los representantes de la Fiscalía. Es decir, estará “más que alejado” de todos los imputados por el caso Gürtel.

De no haberse solicitado esta excepción, el presidente del Gobierno se hubiese sentado justo delante del banquillo de los acusados. Por tanto, se habría producido la imagen, grabada por las cámaras del tribunal y posteriormente publicada en todos los periódicos, de un Rajoy en primer plano con un fondo de ex empresarios y políticos juzgados por corrupción, entre ellos, Luis Bárcenas.

La estampa habría dado la vuelta al mundo y hubiese sido “demoledora” para la imagen del Gobierno y del propio Rajoy, al que se “le representaría como el jefe de todos los imputados”.

No faltará ni un imputado”

El temor a esa imagen, que finalmente no se dará, estaba más que fundado en Moncloa, ya que se daba por hecho que tanto Bárcenas como el resto de los imputados (Pablo Crespo, Francisco Correa, Álvaro Pérez “El Bigotes”, Isabel Jordán...) van a estar presentes en la declaración de Rajoy: “No faltará ninguno”, aseguran.

Explican que, tras la foto de los 37 imputados sentado en el banquillo que se publicó en octubre de 2016, las ausencias de los mismos en los interrogatorios posteriores se había convertido en una constante. Una tendencia con la que acabó tajantemente el tribunal este mes de mayo, obligándoles a acudir si sus abogados eran “muy activos” en los interrogatorios.

Las fuentes consultadas dan por hecho que los abogados de la defensa tienen ya preparadas una gran batería de preguntas a Rajoy que justificaría la presencia de los acusados. No obstante, añaden, “de no ser así también irían todos”.

No habrá “paseíllo” hasta el tribunal

Otra de las imágenes que evitará el presidente del Gobierno será la del “paseíllo” hasta la entrada en el tribunal. Una estampa que sí protagonizaron en su día María Dolores de Cospedal, Rodrigo Rato o Artur Mas, entre otros.

En el caso de Rajoy, y siempre aludiendo a razones de seguridad, se permitirá al coche oficial aparcar al lado del acceso a la sala, un privilegio que no han tenido ninguno de los 37 imputados.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·