Martes 12/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Por la presencia de Puigdemont en Bruselas

Soraya “amordaza” a los ministros: prohibido replicar al Gobierno de Bélgica

Ha trasladado el mensaje de que entrar a las provocaciones convertirá el enfrentamiento en un conflicto entre países. Pretende que quede como una “cuestión interna belga”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En su intento de internacionalizar el proceso independentista de Cataluña, Carles Puigdemont se ha refugiado en Bruselas por ser “la capital de la Unión Europea”. Moncloa trabaja discretamente estos días para que su presencia en Bélgica no afecte a las relaciones bilaterales con España. Soraya Sáenz de Santamaría es la encargada de pilotar el plan.

Soraya Sáenz de Santamaría. Soraya Sáenz de Santamaría.

Las últimas apariciones del ex presidente de la Generalitat han sido respondidas con un silencio total de las instituciones comunitarias y un rechazo casi unánime de la prensa internacional. Pero sí han servido para desatar las críticas de algunos miembros del frágil Gobierno belga a la actuación del Gobierno y la Justicia española.

El primer ministro belga y responsable de Interior, el nacionalista flamenco Jan Jambon, ha cuestionado recientemente el comportamiento del Ejecutivo de Mariano Rajoy en sus actuaciones contra los líderes del independentismo catalán.

Ha indicado también que España ha antepuesto las leyes nacionales a la convención de los Derechos Humanos y otras leyes “que están por encima” de la española en su gestión del proceso separatista.

Jambon realizó estas declaraciones después de que el primer ministro belga, Charles Michel, pidiera a los miembros de su Gobierno que no hicieran declaraciones públicas sobre Cataluña.

Días antes, el ex primer ministro belga Elio Di Rupo había calificado como “franquista autoritario” el comportamiento de Rajoy.

Orden de silencio a los ministros

La consiga en España es taxativa. El Ejecutivo ha tomado la decisión de no “entrar al trapo” de estas provocaciones. Al menos, a nivel de Gobierno.

Según ha podido saber El Confidencial Digital por fuentes próximas al Consejo de Ministros, Soraya Sáenz de Santamaría se ha apresurado a cortar de raíz cualquier tipo de respuesta de los miembros del Ejecutivo a estos ataques.

La consigna de la vicepresidenta, en quien Rajoy ha delegado la coordinación de los mensajes gubernamentales sobre el conflicto en Cataluña, ha llegado a todos los ministros. Y éstos lo están trasladando con celeridad a sus subordinados.

La orden es clara: “Prohibido replicar al Gobierno de Bélgica. Palabra de Soraya. Nos tiene amordazados”, confirman a ECD desde el gabinete de uno de los miembros del Ejecutivo.

Evitar un conflicto entre países

Según las fuentes consultadas, Moncloa ha constatado, a través de contactos bilaterales discretos, que el Gobierno de Bélgica teme incluso por su posible caída como efecto rebote de la presencia de Puigdemont en el país.

Por tanto, ve riesgo real de que las repercusiones pudieran afectar a las relaciones bilaterales entre ambos países y dificultar, en los próximos meses, los contactos existentes también en el terreno judicial y policial para la extradición a España del expresidente de la Generalitat.

Es una cuestión interna de Bélgica

La vicepresidenta ha trasladado a todo el gabinete que la polémica debe quedar reducida a un “conflicto local entre los propios belgas”. La presencia de Puigdemont en Bruselas, explica, no debe crear ningún enfrentamiento que no existiera antes.

La posición del ex presidente de la Generalitat es la misma que la de cualquier fugado común que estuviera en el país. Pero –admite- está sirviendo de excusa a los independentistas flamencos para tensionar al delicadísimo Gobierno de coalición en Bélgica.

Soraya está convencida de que intentan ‘romper’ el Ejecutivo aprovechando la estancia de Puigdmont. Por tanto, resulta necesario desmarcar totalmente ese “tira y afloja” de las relaciones con España.

La vigencia del actual Gobierno belga del liberal primer ministro Charles Michel depende de un reparto entre tres partidos flamencos, uno de ellos nacionalista (N-VA, con cinco ministros), cercano a las tesis separatistas en Cataluña y el más votado.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··