Lunes 22/01/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

El bipartidismo queda herido aunque no muerto

Susana Díaz gana en Andalucía pero sin mejorar y el PP se hunde más de lo que pensaba

La presidenta, que repite número de escaños, podrá gobernar con comodidad. Podemos queda lejos de las previsiones y Ciudadanos se lleva todo el voto popular perdido

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Susana Díaz convocó unas elecciones anticipadas con el objetivo de gobernar Andalucía con más comodidad y lo ha conseguido, porque se ha quitado del medio a Izquierda Unida, pero los 47 diputados alcanzados, los mismos que ya tenía, no han confirmado del todo sus aspiraciones de líder con proyección nacional. Mientras, el PP se ha hundido.

Susana Díaz, en su primera comparecencia pública tras ganar las elecciones. Susana Díaz, en su primera comparecencia pública tras ganar las elecciones.

La presidenta andaluza repetirá mandato, aunque para estar del todo tranquila necesitará ganarse a Ciudadanos, cuyos 9 escaños suman la mayoría absoluta de la Cámara (55 diputados), y de esa forma podrá cumplir su promesa de campaña de no pactar en ningún caso con Podemos. No le va a hacer falta. Podrá gobernar con comodidad, porque resulta impensable que los otros cuatro partidos se pongan todos de acuerdo en votar contra ella.

La repetición de resultados evidencia una vez más que el electorado andaluz no se siente afectado por los escándalos de corrupción que han saltado en los ámbitos socialistas y en la Junta, y más en concreto con los ERE’s y las imputaciones dictadas por la juez Alaya.

Con sus 47 diputados, Díaz se ha salvado por los pelos de repetir lo que se denomina “hacer un Mas”, en recuerdo al presidente catalán, que adelantó unas elecciones autonómicas y consiguió peor resultado de lo que ya tenía. Y ese tope pone en discusión la proyección que pueda tener en la política nacional como futura líder del PSOE y en su caso candidata a La Moncloa.

Ciudadanos deja las puertas abiertas

El partido de Albert Rivera ha alcanzado un éxito claro, puesto que pocas semanas atrás apenas recibía intención de voto según las encuestas. Incluso los sondeos de Canal Sur ayer por la tarde, a la puerta de los colegios, la daban un resultado mucho peor.

Ciudadanos se ha llevado la totalidad de los votos que ha perdido el Partido Popular, configurándose así como una opción para los votantes populares decepcionados o enfadados, que hasta ahora no encontraban alternativa. Una opción a nivel nacional.

En su primera comparecencia, Albert Rivera insistió en que no son “enemigos de nadie”, abriendo así la puerta a una posible colaboración con Susana Díaz, en forma de acuerdos legislativos, pero sin entrar en la Junta, algo que, de producirse, castigaría duramente a Ciudadanos.

Podemos, por debajo de las encuestas

Podemos ha irrumpido con fuerza en el parlamento andaluz, pero sus 15 diputados quedan lejos de las previsiones de las encuestas, que le daban hasta 20 escaños. En Cádiz, la tierra de su líder regional, Teresa Rodríguez, solamente ha obtenido 3 diputados.

El partido de Pablo Iglesias se lleva íntegramente los 7 escaños que pierde Izquierda Unida, que pasa de 12 a 5, y de haber tenido la llave de la gobernabilidad, a quedar por tanto como prescindible.

Aunque ya contaban con que en Andalucía no iban a salir tan bien parados, este resultado pone en discusión los cálculos que daban a Podemos el primer puesto en intención de voto a nivel nacional, e incluso el segundo, y lo pueden dejar en un tercer lugar alejado de los dos ‘grandes’.

Batacazo del PP

La pérdida de 17 diputados (tenía 50 y se ha quedado en 33) visualiza en el Partido Popular un gran batacazo electoral, aplicable también a su presidente, Mariano Rajoy, que se había volcado en la campaña con un total de seis actos protagonizados en primera persona.

En la dirección del PP reconocían anoche que todo lo que fuera conseguir menos de 35 diputados sería un fracaso, y ya con los 33 hablaban de “desastre” y “debacle”, algo que además plantea una temible inquietud de cara a las elecciones municipales y autonómicas de mayo. Algunos dirigentes comentaban: “No se puede pasar de ganar unas elecciones a estos resultados y menos sin el desgaste de gobernar”.

Los sectores que estuvieron en contra de la designación de Juan Manuel Moreno aprovechan para arremeter contra él, hablando de candidato sin tirón, que no ha sabido "morder" en temas como los ERE o la imputación de Chaves o Griñán. “Rajoy se ha volcado con él, pero de dónde no hay no se puede sacar”, añaden. No dejan de recordar que es un líder en el que se empeñó Soraya Sáenz de Santamaría y los ‘sorayos’, y en que ha sido su primera derrota.

Javier Arenas, que iba de cuarto en Almería, ha conseguido escaño porque el PP obtiene 5 puestos en esa provincia, la única en la que ganan los populares.

El bipartidismo no ha muerto

Otra de las conclusiones de las andaluzas es que la anunciada muerte del bipartidismo no resulta tan evidente. A pesar del duro retroceso de los populares, la suma de PSOE y PP constituye una amplia mayoría de la cámara andaluza, en la que los demás partidos, Podemos, Ciudadanos e Izquierda Unida, han quedado muy lejos de los primeros puestos.

Andalucía es una circunscripción electoral singular, pero los resultados de estos comicios ponen en cuestión ese final del bipartidismo, puesto que en realidad lo que ha ocurrido es que Podemos ha ocupado el lugar que tenía Izquierda Unida, quedando como una tercera fuerza muy alejada de los dos primeros.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··