Viernes 20/10/2017. Actualizado 14:06h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Abandona el hospital este miércoles

Teresa Romero no se va a quedar callada: demandará a la consejería de Sanidad

Busca armar ruido para impedir que su caso sea olvidado y acabe perdiendo el empleo al ser interina

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Teresa Romero volverá a su vida normal, después de abandonar este miércoles el Hospital Carlos III, al que fue trasladada cuando se confirmó su contagio por ébola. Una vez superada la enfermedad, la auxiliar de enfermería no piensa quedarse callada: quiere que su caso no caiga en el olvido y prepara una demanda contra la consejería de Sanidad.

Teresa Romero, con el personal que la ha atendido en el Carlos III. Teresa Romero, con el personal que la ha atendido en el Carlos III.

Según explican a El Confidencial Digital compañeros y personas muy cercanas a Romero, la auxiliar de enfermería está decidida a emprender acciones legales contra el organismo que dirige Javier Rodríguez. Su marido, de hecho, “ya ha contratado a uno de los bufetes de abogados más importantes de la ciudad” para que les asesore.

No obstante, explican las fuentes consultadas, la ofensiva legal que de momento está preparado ese bufete, con el visto bueno de Javier Limón -marido de Teresa- “se está centrando, quizá en exceso”, en el sacrificio de Excalibur, el perro de la pareja. Además, “los costes de esa representación legal serán sostenibles durante poco tiempo”.

Por ese motivo, compañeros del sindicato al que está afiliada Romero están ofreciendo a la auxiliar de enfermería apoyarse en la central para sacar adelante una demanda penal contra la Consejería, para acusar a la entidad de “negligencia” en el tratamiento que se dispensó a Teresa los días previos a su ingreso de urgencia en el Hospital de Alcorcón.

En concreto, el entorno de Teresa Romero está muy molesto por la “dejación de funciones” de las autoridades sanitarias cuando la auxiliar de enfermería llamaba alertando de los síntomas que padecía: “Pusieron en riesgo su vida, y alguien tendrá que dar explicaciones en un tribunal por qué no actuaron antes”.

Teme perder su trabajo

Las fuentes consultadas por ECD explican que Romero ha manifestado cierta preocupación por su futuro laboral. Quiere volver a su puesto de trabajo cuando esté recuperada, pero es consciente de que “es interina y que, en cualquier momento, le pueden quitar el puesto que tiene y dejarle en la calle”.

Esa sospecha “es absolutamente factible una vez que pasen unos meses y su caso quede olvidado”, explican compañeros de la auxiliar de enfermería.

Por ese motivo, el objetivo es “que nadie se olvide de lo que ha pasado, para que a la consejería no le dé la tentación de desprenderse de ella pasado un tiempo”.

Su alta se ha hecho esperar

Compañeros de Teresa Romero explican que la auxiliar de enfermería tenía muchas ganas de salir ya del hospital y recuperar, poco a poco, la normalidad en su vida.

Sin embargo, la espera en el hospital se ha alargado más de lo que la paciente hubiera deseado, debido al control médico al que han sido sometidos su pulmón su hígado: “Han sido los órganos a los que más ha afectado la medicación que ha recibido Teresa para vencer al ébola”.

Ahora, “una vez que su cuerpo ha eliminado tanto el virus como todo lo que le han tenido que administrar”, Teresa Romero puede continuar su recuperación desde fuera del hospital.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·