Sábado 16/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

La otra cara de la noche electoral en Génova

El apoyo de ‘Viri’ a Rajoy, críticas por un balcón en ‘plasma’ y banderas de España a 10 euros

Ningún ministro acompañó al presidente durante el escrutinio, Pablo Casado fue la cara más visible del PP, militantes a medio gas en la calle y una Andrea Levy eufórica

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El escrutinio de las elecciones generales del 20 de diciembre se vivió en la calle Génova con caras largas. Durante toda la noche, Pablo Casado fue el dirigente del PP que más habló con los periodistas. El fin del recuento de votos coincidió con la salida de Mariano Rajoy al balcón arropado por su mujer y sin ningún ministro.

Mariano Rajoy saluda a los simpatizantes desde el balcón de Génova, acompañado por su mujer. Mariano Rajoy saluda a los simpatizantes desde el balcón de Génova, acompañado por su mujer.

Los simpatizantes esperaban la llegada del líder del PP en la calle desde antes de las ocho de la tarde. Minutos antes de que hiciera acto de presencia, le aclamaban al grito de “¡Qué salga ya!”. Cuando la cúpula del Partido Popular salió al balcón de Génova 13 se desplegó una bandera rotulada en la que se leía “Gracias”, dirigida a los allí presentes. 

Mariano Rajoy salió acompañado por su mujer, Elvira Fernández, y todos los altos cargos del PP. Entre los periodistas sorprendió la ausencia de todos los ministros en el balcón. En su discurso, el jefe del Ejecutivo aseguró que intentará dialogar con todas las fuerzas políticas en aras del “bien común de todos los españoles” con el fin de poder formar Gobierno. 

Su salida coincidió con el fin del escrutinio, justo cuando se confirmó que su partido conseguía 123 escaños arrebatándole uno al PSOE, que se quedaba con 90 diputados. Fue el último candidato en hacer declaraciones.

El hecho de que sólo saliera al balcón y no compareciese ante los periodistas en sala de prensa fue criticado por los medios recordando la época del plasma en el Partido Popular. Mariano Rajoy habló para los simpatizantes pero no dio opción a ninguna pregunta de la prensa. 

Arropado en todo momento por su mujer

El presidente del Gobierno y candidato del PP a la reelección llegó alrededor de las 19:45 a la sede central de su partido en la calle Génova de Madrid, acompañado de su mujer en todo momento, Elvira Fernández, para seguir los resultados.

Lo hizo desde la séptima planta, donde se encuentra su despacho. Le arroparon la secretaria general, María Dolores de Cospedal, el vicesecretario de Organización del PP, Fernando Martínez Maíllo, el responsable de Comunicación del PP, Pablo Casado, el vicesecretario de Política Autonómica y Municipal, Javier Arenas, el jefe de la delegación española en Bruselas, Esteban González Pons, y el director de la campaña del PP, Jorge Moragas

Sin embargo, ningún ministro le acompañó durante el escrutinio en su despacho. Una vez avanzado el recuento, sí se acercaron Rafael Catalá, Isabel García-Tejerina, Cristóbal Montoro y el comisario Miguel Arias Cañete. A continuación, sólo se pudo ver a Soraya Sáenz de Santamaría en la celebración en el balcón de Génova, después de que la vicepresidenta regresó del Centro de Datos, donde siguió el escrutinio junto a Jorge Fernández Díaz.

Durante la celebración, Andrea Levy, vicesecretaria de Estudios y Programas, fue la que más entusiasmo mostró. Aplaudía, cantaba y no paraba de hacer gestos a los simpatizantes. Incluso se arrancó a cantar “yo soy español, español, español…” continuando el grito de los militantes que estaban en la calle. 

Prudencia durante todo el escrutinio

La dirección nacional del PP envió, pasadas las ocho y media de la tarde, un mensaje a los cabezas de lista del partido en todas las provincias asegurando que debían mantener una postura de prudencia porque todo apuntaba que iba a ser una noche “larga”.

Pablo Casado compareció ante los medios a las 20:30, para analizar las encuestas a pie de urna. En aquellos momentos, cuando aún no había comenzado el escrutinio mencionó la palabra "prudencia", mensaje que se repitió durante toda la noche tanto en la sede central como en las regionales.

El vicesecretario de Comunicación del PP fue la cara más visible en Génova ante los medios de comunicación. Tras su primera valoración oficial no paró en toda la noche. Subía y bajaba escaleras a toda velocidad, se entrevistaba con radios, televisiones, prensa escrita… También se dejó ver por la segunda planta el vicesecretario de Organización Fernando Martínez Maíllo.

Otros detalles que se vivieron en Génova 13

-- Mucha expectación entre los simpatizantes del PP en la calle. Preguntaban continuamente a los periodistas si sabían algo de los resultados.

-- Se escucharon gritos de “Viva España” durante toda la noche. La euforia entre los simpatizantes llegó cuando a las 21:45 se probó la megafonía con la canción “Que Viva España” de Manolo Escobar.

-- Un militante que acudió a la calle Génova vendía banderas de España a 10 euros. Las del PP, por el contrario, se repartían gratis.

-- Un grupo de exiliados cubanos mostraron su apoyo al Partido Popular con una pancarta que decía: “cubanos con Mariano Rajoy y con todo su equipo. Añoramos a Esperanza Aguirre como alcaldesa”.

-- El catering se agotó en cuestión de minutos. Fue prácticamente arrasado por los periodistas. Pudieron disfrutar de nachos con guacamole, distintos tipos de queso, pequeños sándwiches variados y uvas. No obstante, se vieron entrar a la sede del partido varios pedidos para llevar del VIPS que fueron introducidos en salas privadas.

-- El ambiente en la sede del PP durante el recuento de votos fue de caras largas. Nervios entre los trabajadores de Génova que contaban el porcentaje de voto que obtendrían las diferentes coaliciones para calcular la posibilidad de formar Gobierno del Partido Popular.

-- Para la noche electoral se acreditaron en Génova un total de 300 periodistas que trabajan para 96 medios de comunicación españoles y 48 internacionales. De hecho, acceder a la sede del PP se convirtió para algunos en una pequeña odisea por las colas que formaron.

Incertidumbre y desconcierto entre los periodistas

La sala de comparecencias estuvo vacía de periodistas toda la noche ya que nadie sabía cuándo iba a ser la próxima declaración de algún miembro del partido. Todos los profesionales permanecieron a la espera de que se les informara durante varias horas, la mayoría en la segunda planta.

Además, hasta el último momento hubo dudas sobre qué haría Rajoy una vez finalizado el escrutinio. Después de varias horas de especulaciones, portavoces del partido confirmaron que el presidente no comparecería ante los medios y sólo saldría a saludar a los militantes desde el balcón de la calle Génova. El anuncio provocó la decepción y el enfado de los periodistas.

El último en hablar con los pocos periodistas que quedaban en Génova tras la salida al balcón de Rajoy volvió a ser Pablo Casado. Afirmó que lo que más le sorprendía era la caída de Ciudadanos en Cataluña, y que desde el PP “se habían tomado bien los resultados”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·