Domingo 22/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

De lo más comentado: las idas y venidas de Errejón

La otra cara de Vistalegre II. El aplicado Iglesias, los abucheos al ex JEMAD y el ‘torero’ Monedero

El líder de Podemos presenció casi todos los discursos, la elección de José Julio Rodríguez al Consejo Ciudadano se recibió con pitos y el profesor dio la vuelta al ruedo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El segundo congreso nacional de Podemos supuso la confirmación de Pablo Iglesias como líder indiscutible del partido. Durante todo el fin de semana, el grito más entonado por la grada de Vistalegre fue “¡Unidad, unidad”!: Mientras los ‘pablistas’ se sumaron a él desde el primer momento, Errejón se resistió en un principio.

Pablo Iglesias interviene en Vistalegre II, tras revalidar su puesto como secretario general. Pablo Iglesias interviene en Vistalegre II, tras revalidar su puesto como secretario general.

Vistalegre II empezó la jornada del sábado con casi una hora de retraso y terminó el domingo con prácticamente el mismo tiempo de adelanto.

La filtración de los resultados a La Sexta propició un cambio en el programa que dejó a las ponencias de los representantes de la sociedad civil y los proyectos de Podemos sin apenas oyentes. Un público que, en ningún momento del fin de semana, llenó al completo las gradas del recinto: aunque se esperaban 10.500 asistentes, esta cifra terminó estacándose en los 9.000.

Las expectativas sí se cumplieron con respecto a los periodistas. 400 profesionales de más de 135 medios se dividieron en las zonas de prensa habilitadas en el ruedo, los burladeros y parte del graderío. Allí se pudo ver a informadores procedentes de Francia, Argentina, Irlanda y Alemania, entre otros.

Todos ellos fueron testigos de los momentos más llamativos que protagonizaron los dirigentes de Podemos:

-- Pablo Iglesias fue de los pocos líderes que estuvo presente en los discursos que los más de 30 ponentes pronunciaron a lo largo del sábado. Actitud que contrastó con la de Íñigo Errejón, que pasó más tiempo entre bambalinas que en su asiento.

-- Miguel Urbán, con sus apasionados discursos clamando unidad y contra “la mafia del PP”, se convirtió en la auténtica estrella de Vistalegre II. Fue él quien llevó a la grada a su máximo éxtasis y quien más cariño recibió del público.

-- Juan Carlos Monedero quiso erigirse como animador principal del congreso. Levantando la palma de la mano en cada una de sus llegadas, generaba automáticamente el canto en la grada del “¡Sí se puede, sí se puede!”. El domingo por la mañana, al más puro estilo torero, no dudó en ‘dar una vuelta al ruedo’ para saludar y jalear a todos los congregados.

-- Las camisetas de Diego Cañamero tampoco pasaron desapercibidas para el público. El primer día lució una en apoyo al ex concejal de Podemos en Jaén, Andrés Bódalo y, el segundo, otra con el mensaje “Cero Privilegios”.

-- Más desapercibidos pasaron Carolina Bescansa y Nacho Álvarez, que ejercieron de ‘cortafuegos’ entre ‘pablistas’ y ‘errejonistas’ el sábado, día en que se sentaron en medio de los dos equipos. El domingo, conocidos los resultados, decidieron situarse en sillas más apartadas.

-- El ex JEMAD José Julio Rodríguez quedo como único dirigente abucheado por parte de la grada, que no vio con buenos ojos su elección al Consejo Ciudadano.

Lo menos vendido: la banderola de ‘Unidos Podemos’

En los pasillos de Vistalegre, el ambiente que se respiró fue de agitación distendida. La actividad era frenética, pero el ambiente entre los militantes fue, en todo momento, alegre y relajado. Se pudo ver en las colas que se formaron en las barras de comida, donde el pedido estrella fue el café con churros a la hora del desayuno.

El resto del día, fue habitual ver a muchos asistentes debatiendo sobre el futuro del partido con un mini de cerveza en la mano.

También se formaron filas frente al stand de la tienda con merchandising del partido. Una de sus encargadas reconoció que los productos más vendidos habían sido los bolígrafos, las camisetas con el mensaje del congreso (“Vistalegre, yo también decidí”) y los pañuelos morados. ¿Los que menos? Los sombreros y las banderolas con el lema de ‘Unidos Podemos’.

Abarrotados los vomitorios, en ningún momento se vivieron momentos de agobios gracias a la enorme cantidad de personal de seguridad y voluntarios que trabajaron para que todo saliera sobre ruedas

Todos los asistentes se sometieron a rigurosos controles a su llegada. Estaba planificada hasta la zona en la que se podía salir a fumar para evitar aglomeraciones.

El público se quedó congelado en las gradas

El ajetreo no pudo paliar el inmenso frío que hacía en las instalaciones de Vistalegre. La baja temperatura interior pilló el sábado a casi todos por sorpresa. Excepto a una señora que vendía bufandas de punto moradas a todo aquel que se le acercaba.

El domingo, ya preparados, la mayoría de los asistentes acudieron mucho más abrigados que el día anterior: fulares, gorros y hasta guantes copaban las gradas.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·