Viernes 25/05/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Zapatero anunció que no será candidato después de haber obtenido de Urkullu garantías de que el PNV mantendrá su apoyo parlamentario hasta 2012: le llamó tras la reunión secreta con Rajoy

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El anuncio de José Luis Rodríguez Zapatero el sábado, diciendo que no será candidato a la presidencia del Gobierno, incluyó una promesa: no convocará elecciones anticipadas y mantendrá la legislatura hasta el final. Esto último lo pudo anunciar porque unos días antes había vuelto a recibir garantías del PNV de que mantendrá hasta 2012 el actual apoyo parlamentario.

17 de marzo. El presidente del PNV, Iñigo Urkullu, viajó a Madrid para reunirse con el líder del primer partido de la oposición y previsible ganador de las próximas elecciones generales, Mariano Rajoy. Los dos interlocutores se comprometieron a mantener en secreto el encuentro

Sin embargo, su celebración llegó a oídos de José Luis Rodríguez Zapatero, y en Moncloa se desataron todos los nervios. Surgió el temor a que el socio preferente hubiera firmado algún oculto convenio con el PP y, en consecuencia, rompiera con el Gobierno y obligara a disolver las Cámaras y convocar elecciones anticipadas.

Cuando el presidente del Gobierno tuvo conocimiento del cónclave reservado, inmediatamente llamó por teléfono, directamente, a Urkullu para pedirle una explicación. El líder del PNV había prometido a Zapatero su apoyo total hasta final de legislatura y en Moncloa no entendían ese viaje a Madrid. Más aún cuando los populares muestran grandes discrepancias con los nacionalistas, por ejemplo en cuanto a su postura con Sortu y la izquierda ‘abertzale’.

Fuentes conocedoras de la conversación telefónica explican a El Confidencial Digital que el diálogo entre Zapatero y Urkullu fue “tranquilo, cordial y distendido”.

El presidente del Gobierno le preguntó si el PNV había cambiado de postura en los últimos días. Urkullu le contestó que no se preocupara por ese encuentro. En política, le vino a decir, hay que hablar y mantener relaciones con todos los partidos. Añadió que la cita forma parte de la ronda de contactos habituales.

Urkullu garantizó personalmente a Zapatero que podrá agotar la legislatura sin necesidad de un adelanto de las elecciones. El acuerdo suscrito, le insistió al presidente, es hasta marzo de 2012, la Ejecutiva de PNV aprobó esa decisión, le comunicó públicamente, y por tanto mantendrá el apoyo al PSOE hasta el final.

El presidente, explican las fuentes consultadas por ECD, se quedó tranquilo y le dijo a Urkullu que él también cumplirá el acuerdo que suscribieron.

Relación Rajoy y Urkullu

En los últimos nueve meses, el presidente del PNV ha mantenido, al menos, cuatro encuentros en privado con dirigentes del PP. El primero fue en junio de 2010, cuando Urkullu se reunió con Antonio Basagoiti. Un mes más tarde, Rajoy y Urkullu se vieron en el Congreso, justo doce años después de la firma del ‘Pacto de Lizarra’.

En enero de este año, Urkullu y Basagoiti se citaron en ‘Sabin Etxea’ por la llamada “crisis de los espías”. El último encuentro ha sido hace dos semanas en Madrid entre Rajoy y el líder nacionalista.

En esta última reunión, analizaron el escenario que se puede abrir tras las elecciones municipales y autonómicas del 22 de mayo. Rajoy transmitió a Urkullu que, pese al pacto de Gobierno con Patxi López, son posibles acuerdos post electorales entre el PP y el PNV en determinados ayuntamientos.

El hombre clave: Rubalcaba

El vicepresidente del Gobierno es la persona clave en la relación Zapatero-Urkullu. El presidente del Gobierno habla prácticamente todas las semanas con ‘Sabin Etxea’ -véalo aquí-, pero fue Rubalcaba quien fraguó el acuerdo con los nacionalistas.

El propio Rubalcaba mantiene también contactos preferentes, tanto con Urkullu como con Josu Erkoreka. El vicepresidente tiene en la cabeza un escenario postelectoral, para 2012, en el que el PSOE intentará seguir contando con el apoyo del PNV –amplíe más detalles aquí-.

Y una contrapartida a la que los nacionalistas no renuncian es que el actual pacto PSOE-PP en el País Vasco se rompa, y que el futuro gobierno en Euskadi esté formado por socialistas y nacionalistas.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

DENUNCIAS DE LOS LECTORES

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··