Martes 24/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Las tres acusaciones de ámbitos oficiales al Alakrana sobre cómo ha dificultado las tareas de rescate: faenar en las zonas más peligrosas, no tener derrota fija y no comunicar su posición

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En ámbitos políticos y diplomáticos lamentan las circunstancias que pusieron en mayor peligro al atunero vasco y acusan al Alakrana de cometer ciertas prácticas que han complicado evitar el secuestro.

Según ha podido saber El Confidencial Digital de fuentes solventes, el Gobierno arrastra un fuerte malestar a propósito del Alakrana desde que el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino fracasó en las negociaciones emprendidas con el sector para evitar la pesca en las aguas en las que ha sido secuestrado el Alakrana.

 Personas cercanas a la organización de la ‘Operación Atalanta’ han explicado a ECD ese malestar que el Gobierno no puede expresar por temor a la reacción de la opinión pública en estos momentos delicados.

 -- En primer lugar, se señala que, en la clasificación de zonas según su peligrosidad, el Alakrana se hallaba faenando en la demarcación más peligrosa en el momento del secuestro. Dicha zona coincide con uno de los fondos más ricos en pesca.

 -- En segundo lugar, la circunstancia del Alakrana se vio agravada por no haberse podido trazar con nitidez su derrota marítima, al consistir esta en un seguimiento de los bancos de atún. La derrota, pues, era a la fuerza irregular, al contrario de lo que ocurre con los barcos mercantes, cuyo origen y destino son conocidos.

 -- El Gobierno señala también la costumbre de estos pesqueros de no dar aviso previo de sus rumbos y cambios de rumbo. Dicha costumbre tiene su origen en que, al poner en aviso de sus rumbos, pueden atraer a otros barcos a las pesquerías.

Otros aspectos que han incidido en la trágica situación en la que se encuentran los tripulantes del pesquero son las siguientes, a juicio de fuentes oficiales conocedoras del desarrollo de los acontecimientos:

--De los barcos destinados al operativo ‘Atalanta’ –entorno a unos diez-, tan sólo cinco de ellos están realizando labores de patrulla marítima, ya que el resto sólo llevan a cabo misiones de escolta a los buques del Programa Mundial de Alimentos de la ONU.

--Las aguas del Golfo de Adén son tan extensas que es difícil cubrir con seguridad toda su superficie. De hecho, y según palabras de un alto mando de la ‘Operación Atalanta’, el Alakrana y la fragata Canarias se encontraban en el momento del secuestro a una distancia marítima “similar a la que separa España de Suecia”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·