Domingo 22/04/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Repetirá la operación que aplicó con ANC y Omnium Cultural

Así descabezará el Gobierno los Comités de Defensa de la República

Está procediendo a identificar a los cabecillas que protagonizan asedios a edificios oficiales, acosos a cuarteles de la Guardia Civil, bloqueo del Parlament...

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Gobierno ha puesto en marcha una discreta operación para neutralizar a los Comités de Defensa de la República. Las Fuerzas de Seguridad han comenzado a identificar a los cabecillas de estos grupos en los últimos actos de protesta más violentos. Va a utilizar la misma estrategia que empleó para descabezar a la ANC y a Omnium Cultural.

Comité de Defensa de la República de Cambrils (Tarragona). Comité de Defensa de la República de Cambrils (Tarragona).

Los Comités de Defensa de la República (CDR) no han dejado de ganar adeptos desde el pasado 1-O pero especialmente tras la aplicación del 155 y la celebración de las elecciones del 21-D.

Estas plataformas, que cuentan con el respaldo de la CUP, se han extendido por todo el territorio y llevan semanas protagonizando agresivas protestas callejeras en Cataluña para reclamar la liberación de los que califican como “presos políticos”.

El objetivo es “descabezar” a los CDR

Según ha podido saber El Confidencial Digital por fuentes conocedoras de los planes del Gobierno, Moncloa e Interior han dado orden a la Policía Nacional y a los servicios de información de que sitúen bajo estrecha vigilancia” a los cabecillas de los Comités de Defensa de la República.

El objetivo es identificar a quienes lideran en la sombra el movimiento, que parece cada vez más radicalizado, y las posibles vinculaciones con otros grupos violentos. El Ejecutivo se ha propuesto “descabezar” esta organización, como logró hace unos meses con la Assamblea Nacional Catalana (ANC) y Omnium Cultural.

Al inicio, en Moncloa reconocían hace meses la dificultad de esta operación. Los CDR son menos “controlables” por parte de las autoridades porque sus líderes, a diferencia de lo que ocurría con ANC y Òmniun, no eran claramente identificables.

Se trata de plataformas “totalmente anárquicas” donde, por tanto, no existe un “liderazgo personificado” en un individuo concreto, tal y como pasaba con Jordi Sánchez y Jordi Cuixart. Así las cosas, “todos son responsables de sus actos pero nadie, al menos sobre el papel, dirige las operaciones”.

Por si fuera poco, la CUP se sirve de los CDR para impulsar la lucha callejera por la independencia. Pero ningún representante del partido “reivindica” las movilizaciones que se están produciendo estos días, a pesar de que los Mossos tienen constancia de que cargos de la formación antisistema han participado en algunas de las últimas protestas.

Comenzar a practicar detenciones

Hasta ahora, los Comités de Defensa de la República han realizado varios sabotajes en los peajescatalanes, sin que los Mossos d'Esquadra hayan practicado ni una sola detención o identificación a los instigadores.

Pero el Gobierno se ha propuesto “dar un giro a este descontrol procediendo a las primeras detenciones”. Según ha podido confirmar ECD por fuentes de los Mossos, el mensaje se ha hecho llegar también, alto y claro, no sólo a la cúpula de la policía autonómica, sino también a los mandos intermedios.

Además, para llevar a cabo las investigaciones, la Fiscalía ha comenzado a trabajar en coordinación con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, y bajo la dirección de la Audiencia Nacional, con el objetivo de perseguir las conductas delictivas.

Actos como los del cerco a Economía

Eso sí. El Gobierno explica que estas actuaciones van a ser a “completamente selectivas”. No se irá contra cualquier movilización. Se han establecido una serie de protestas, con unas particularidades concretas, donde intervendrán las Fuerzas de Seguridad para identificar a los autores.

Los agentes tienen orden de actuar en acciones similares a la del pasado mes de septiembre durante el cerco a la Conselleria de Economía. Es decir, en asedios a edificios oficiales, acosos a cuarteles de la Guardia Civil, bloqueos del Parlament...

De hecho, fuentes policiales confirman a ECD que una decena de cabecillas de los CDR ya han sido identificados recientemente en dos acciones de protesta de este perfil: el asalto al Parlament tras la suspensión del pleno para la investidura de Puigdemont el pasado 30 de enero; y los incidentes frente a la Delegación del Gobierno en Barcelona, después de la detención del ex president en Alemania el 25 de marzo.

El principio del final de “los Jordis”

Las protestas frente a la Conselleria de Economía permitieron señalar a los presidentes de la ANC y Omnium como instigadores de los altercados y la Fiscalía pudo presentar entonces una denuncia contra ellos por un presunto delito de sedición.

La presión de los manifestantes se llegó a traducir incluso en agresiones físicas a Mossos d'Esquadra y agentes de la Guardia Civil. Algunos de ellos no pudieron salir del edificio hasta 24 horas después. Sus coches acabaron con golpes, con las ruedas pinchadas y repletos de pegatinas y pintadas a favor del referéndum.

La detención de “los Jordis”, su encarcelamiento y la aplicación del 155 en Cataluña, con el consiguiente bloqueo a las subvenciones procedentes de la Generalitat, acabaron por “descabezar” a las dos entidades soberanistas. Es la misma estrategia que el Ejecutivo ha comenzado a aplicar ahora a los CDR.

Evitar entrar en el “cuerpo a cuerpo”

Ante este escenario, Interior también ha trasladado una “consigna clave” a los agentes de la Policía Nacional, Guardia Civil y Mossos d' Esquadra, que van a participar en los dispositivos para garantizar el orden público en las calles de Cataluña.

Deben evitar entrar en el “cuerpo a cuerpo”, en todo momento, con los manifestantes más violentos. Les han recordado que es preciso evitar imágenes de cargas policiales y altercados como los del 1-O: pueden contribuir a fomentar el “víctimismo” entre los miembros de estos grupos.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·