Sábado 21/10/2017. Actualizado 21:31h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Estrategia iniciada hace siete años

Las diez claves que explican por qué ha ganado la Generalitat la batalla de la comunicación

Viajes pagados a periodistas, envíos de información personalizada a 250 medios extranjeros, plataforma que facilita el trabajo a corresponsales…

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El mundo está observando a Cataluña, pero ¿bajo qué prisma? El Gobierno de Mariano Rajoy muestra con orgullo el respaldo político internacional dado a España en el asunto del referéndum independentista, aunque al mismo tiempo sorprende cómo las fuerzas nacionalistas han conseguido copar la agenda y la opinión mediática extranjera en beneficio de sus intereses. 

Newsletter de Diplocat. Newsletter de Diplocat.

Esa ventaja a nivel mediático lograda por la Generalitat es fruto, según ha podido constatar El Confidencial después de hablar con diversas fuentes, de una estrategia de comunicación iniciada en 2010.

Durante los últimos siete años, el Govern ha seguido el plan marcado desde entonces, y ha logrado un éxito que se asienta en diez pilares fundamentales. Son los siguientes:

El Programa Eugeni Xammar

El Programa Internacional de Comunicació i Relacions Públiques Eugeni Xammar supone la puerta de entrada para acceder a toda información relacionada con Cataluña.

Como explica a este confidencial el director de comunicación de la Generalitat, Jaume Clotet, “ya sea para obtener información de cuestiones sobre el referéndum, como para un reportaje sobre Barça, nosotros somos quien damos información y aconsejamos a los periodistas si no saben cómo hacerlo”.

Dentro de la estrategia de comunicación, el Programa Eugeni Xammar trabaja en la recepción y canalización de medios extranjeros que acceden al gobierno autonómico catalán.

Esta institución, creada en 2014 para gestionar y coordinar la campaña de comunicación desde la Generalitat, fue dirigida por el propio Jaume Clotet antes de ser dircom del gobierno autonómico y ser delegada la misma a un subalterno. “Lo hicimos muy bien y se ha mantenido como oficina de apoyo de comunicación para cualquier cosa”.

Diplocat: La comunicación hacia el exterior

Por su parte, la estrategia de comunicación más proactiva de la Generalitat es llevada a cabo por el Diplocat. Se autodenominan Consejo de Diplomacia Pública de Cataluña y, según reza su información institucional, es el lugar “donde encontrará toda la información y actualidad relativa a nuestra institución así como las actuaciones que realizamos relacionadas con la proyección internacional del país”.

Pero ¿qué recorrido tiene Diplocat dentro de la de estrategia de comunicación independentista? Como cuenta a ECD Martí Estruch, responsable de comunicación de la institución, “si tuviéramos que decir una fecha, pusimos en marcha nuestro plan de comunicación en 2010”, en paralelo a la situación política creada tras el recorte del Estatuto de Cataluña realizado por las sentencias del Tribunal Constitucional.

Diplocat, pese a su enorme actividad, está compuesto por un pequeño equipo volcado en la causa soberanista: “En el departamento de comunicación somos en total tres compañeros”, asegura Martí Estruch.

Mimos a corresponsales e información en diferentes idiomas

Según estos máximos responsables de la comunicación de la Generalitat , la clave del éxito es simple: “Nosotros damos facilidades a los periodistas. Somos accesibles y publicamos las notas de prensa en inglés, francés, alemán e italiano”, y en informaciones específicas para delegaciones extranjeras “enviamos en el idioma que se requiera, portugués, danés o croata”, apostilla. Además, a todo esto, añade Jaume Clotet, “ayuda tener un presidente que sepa idiomas”, en referencia al apoyo dado a esta oficina por el expresidente Artur Mas en sus viajes al extranjero.

“¡Ojala yo tuviera los medios del gobierno español!”, exclama el dircom de la Generalitat. “El 90% de los corresponsales están en Madrid” y, sin embargo, asegura que los periodistas confiesan que en la capital “no saben a quién llamar, nadie les atiende. Es ahí la clave de nuestro éxito”. Estas facilidades a los periodistas es dada por el mencionado Programa de Relaciones Públicas y Comunicación Eugeni Xammar.

Viajes pagados, agendas y newsletters al extranjero

Dentro de la estrategia de comunicación más proactiva llevada hacia el exterior, se realizan visitas de tres días para medios de comunicación extranjeros. Además, añade Martí Estruc, “organizamos agendas y enviamos newsletter sobre el referéndum”.

Los boletines informativos enviados a los medios extranjeros arropan y fomentan el procés catalán, ayudando a gestar una conciencia crítica a favor de la causa nacionalista. “¿Tiene Cataluña derecho a la autodeterminación?”, El absolutismo lingüístico del Estado español, “Cataluña se está encaminando a la independencia” o “Independencia de Cataluña: oportunidades y amenazas para la economía catalana”, son tan sólo meros ejemplos de la información actualizada enviada a medios de comunicación extranjeros de la causa independentista y disponible en inglés, francés, alemán, occitano, español y catalá.

Periódicos extranjeros, publicidad y políticos en el exterior

Pese a lo que pueda parecer, aseguran desde el gobierno catalán que su estrategia de comunicación “no tiene nada de especial. Damos facilidades a los corresponsales que nos solicitan información”, además de traspasar fronteras, mediante artículos en medios extranjeros como la tribuna de Puigdemont en el periódico inglés The Guardian o la de Carme Forcadell en el New York Times.

Asimismo, actúan en el ámbito de la política extranjera con coloquios y reuniones con partidos políticos, parlamentos extranjeros o instituciones internacionales, “pero no con embajadas o consulados, eso es ámbito del gobierno de la Generalitat”.

En este sentido, destacan los viajes de representantes políticos catalanes hechos al extranjero, como aquel notorio realizado por Artur Mas a Moscú o los más recientes como el de Raül Romeva a París o Carme Forcadell a Suiza.

Tal y como defienden desde Diplocat, la estrategia de comunicación llevada a cabo desde la Generalitat dista mucho de la desplegada desde Madrid. “Ningún sólo corresponsal extranjero nos dice cosas positivas del servicio de comunicación gestionado por el gobierno español desde Madrid”.

Los medios extranjeros, severa Martí Estruch, definen a los servicios de comunicación institucional del gobierno de Mariano Rajoy como “opacos, que engañan, y que convocan a los periodistas y luego no les dicen nada. Es decir, hacer todo lo que no hay que hacer”.

En contraposición, la Generalitat fomenta el acceso a la información independentista. El último ejemplo de ello es el uso del sistema “dúplex”, que permite a los corresponsales extranjeros realizar retransmisiones en vivo con miembros del Govern.

Resultado de esta estrategia

El beneficio final para la causa independentista se refleja en la máxima expectación internacional lograda de cara al próximo 1-O.

Pese a ello, Jaume Clotet explica que no puede dar una cifra exacta de periodistas acreditados para el próximo domingo porque “nosotros mandamos a toda nuestra lista de contactos de prensa la convocatoria y aquellos que no estén acreditados nos mandan un email desde una dirección corporativa con su nombre y pasaporte”.

De esta forma, y a pesar de que el mail llegue a 250 medios diferentes, la presencia de esa acreditación es temporal. Sin embargo, el director de comunicación de la Generalitat afirma que “si para el referéndum de Escocia hubo 500 periodistas convocados y para el pasado 9-N hubo 850 corresponsales de 120 nacionalidades diferentes, no esperamos menos para esta ocasión”. 


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·