Miércoles 23/05/2018. Actualizado 19:18h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Las impresiones de un disidente cubano que lleva 13 días en Madrid: asombrado por la libertad para discutir sobre toros y conmovido por el regalo de unas gafas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El grupo de veinte presos políticos cubanos a los que el régimen castrista ha puesto en libertad en el marco del diálogo con la Iglesia de Cuba y la mediación del Gobierno español llevan apenas tres semanas en España. Pero en estos trece días les ha dado tiempo a conocer algunas particularidades de la sociedad española. Lo que más les ha llamado la atención es la posibilidad de poder enfrentar posturas opuestas y la hospitalidad de la gente.

El disidente cubano, Antonio Ramón Díaz, de 48 años, llegó a España hace dos semanas. Es integrante del llamado 'Grupo de los 75', que fueron condenados a prisión en 2003 a raíz de la ola represiva en la llamada 'Primavera Negra' acusados de conspirar contra el régimen de Castro.

Díaz, sentenciado a veinte años de cárcel, forma parte del Movimiento Cristiano de Liberación y es uno de los gestores del llamado 'Proyecto Varela', que lidera desde la isla el opositor, Oswaldo Payá, y cuyo objetivo es la apertura democrática y fomentar espacios de participación social en Cuba.

Desde su llegada a España el pasado 23 de julio, Antonio Ramón Díaz ha estado hospedado en un hotel del municipio madrileño de Móstoles.

La agenda de los excarcelados cubanos ha estado repleta de compromisos durante sus primeros días en Madrid. El ex presidente del Gobierno, José María Aznar, recibió a una representación de estos disidentes en la sede de la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES) el pasado 28 de julio. Aznar les dio su apoyo y el de todo el "pueblo español”.

Según explica a El Confidencial Digital el propio Antonio Ramón Díaz, “nos emocionó mucho el encuentro con Aznar. Sabíamos su preocupación por defender la libertad en Cuba, pero que lo manifestara a nuestro lado fue algo muy grande”. Además, Díaz añade que una de las frases que más llegó a los cubanos presentes en el acto “fue cuando el ex presidente Aznar exclamó: ¡Viva Cuba libre!”, comenta.

Pero en tan solo 13 días en España, los disidentes cubanos se han quedado asombrados por algunos aspectos de la vida cotidiana de los españoles:

-- Les ha llamado “especialmente” la atención la posibilidad de poder expresar libremente las ideas y opiniones. “Nos ha sorprendido mucho como la gente puede discutir aquí, sin problemas, sobre un tema polémico, como la prohibicion o no de los toros”, señala Díaz.

-- Han quedado también perplejos por “la decencia, amabilidad y hospitalidad” de los ciudadanos.

-- Asimismo, están “muy agradecidos” a la asistencia de Cruz Roja, que les ha proporcionado medicamentos, les ha facilitado la manera de realizar transferencias bancarias o les han ayudado a integrarse en alguna de las costumbres tipicamente españolas.

-- Se han encontrado “una realidad muy distinta” a la dibujada por los medios de comunicación cubanos. “Lo único que nos llegaba de España eran noticias negativas, como la subida imparable del paro”, detalla Antonio Ramón Díaz.

Díaz está conmovido, sobre todo, por el regalo de unas gafas. Las suyas, sufrieron un accidente y quedaron inservibles. Se acercó a una óptica, pero el precio para adquirir unas nuevas era inasequible para él. “A través de un amigo, el propietario de una óptica me regaló unas gafas, sin conocerme de nada. Eso dice mucho de los valores de los españoles”, relata emocionado a ECD.

Antonio Ramón Díaz tiene previsto trasladarse hoy con su familia a Alzira (Valencia). En España, se encuentra con su esposa; su hija menor, de 11 años; su sobrino y su mujer; y la hija de ambos, de 4 años. Se instalarán en un piso de acogida de la Asociación Comisión Católica Española de Migración (ACCEM), que les ofrecerá manutención y asistencia médica. Allí, comenzarán el proceso de escolarización de los niños para el próximo curso y la búsqueda de un empleo.

El compromiso de las autoridades de La Habana es excarcelar a 52 presos antes del próximo mes de octubre. Por ello, se espera que en las próximas semanas llegue otra tanda a Barajas. Entre ellos, el hijo adoptivo de Antonio Ramón Díaz, que todavía permanece en Cuba. “Aún no hemos podido hablar con él. Cuesta mucho dinero. Estamos intentando poderlo hacer a través de Internet, pero no hemos tenido acceso”.

Es uno de los excarcelados que va a solicitar al Ejecutivo que le conceda el asilo político para que se le reconozca su condición de refugiado en España. “El Gobierno español ha tenido cierto interés en que solicitásemos la protección subsidiaria y no el 'status' de refugiado político”, critica.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··