Miércoles 20/06/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

“No podemos estar todo el día quejándonos”. El PP no quiere aparecer como ‘víctima’ y da orden de silenciar los ataques a militantes, dirigentes y sedes del partido

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los 'escraches' que montó la plataforma anti-desahucios, el 'caso Bárcenas', la presión de los nacionalistas en País Vasco y Cataluña han convertido en los últimos meses a militantes, dirigentes, y sedes del PP en objetivos de ataques. Si al principio esas agresiones eran denunciadas públicamente, ahora Génova ha recomendado no darles publicidad: el partido no quiere dar imagen de victimismo.

Según ha sabido El Confidencial Digital, la dirección nacional del PP ha dado orden a las ejecutivas regionales del partido de que eviten, en la medida de lo posible, divulgar públicamente las campañas de acoso sufridas en los últimos días, e incluso durante los meses de verano.

“No podemos estar todo el día quejándonos”

Las fuentes consultadas afirman que, a día de hoy, todavía hay miembros del partido por toda España que siguen sufriendo ‘escraches’ en sus casas.

Además, en el País Vasco, y sobre todo en Cataluña por motivo de la ‘Diada’, han aparecido de nuevo pintadas amenazantes en sedes del PP.

Esos ataques, sin embargo, apenas se han reflejado en los medios informativos porque desde Madrid se considera que, en estos momentos, en los que hay “mucha confrontación política”, y cuando “existe mucha gente que lo está pasando mal”, es contraproducente que los miembros del PP aparezcan como víctimas.

Según la dirección nacional del partido, dar esa imagen pública pone en contra a la opinión pública, que “quiere soluciones a la situación del país y no que estemos todo el día quejándonos”.

Mensaje: ir a los juzgados y no a los medios

En el PP, sin embargo, son conscientes de que los ataques que sufren sus militantes, dirigentes y sedes no puede quedar sin respuesta, puesto que tampoco es positivo transmitir que “todo vale”.

Por ese motivo, desde la dirección nacional se ha recomendado que, ante cualquier amenaza, agresión, o insultos graves, los dirigentes que los reciban deben acudir a los juzgados para denunciar esos actos.

En Génova consideran que es en los tribunales, y no en los medios, donde se tienen que denunciar para acabar con las campañas de acoso al PP.

Un ejemplo de esta estrategia es Esteban González Pons. Esta semana se ha celebrado el juicio contra los miembros de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca que le montaron un ‘escrache’ en su vivienda, y rechazó hacer declaraciones a los medios sobre la sentencia contra los dos culpables, para evitar que le tachen de ‘victimista’.

Rechazo a todo tipo de violencia

La nueva política de comunicación del PP respecto a los actos de violencia que sufren sus dirigentes es la misma que han adoptado ante cualquier ataque que padezcan miembros de otros partidos, como el protagonizado con la librería Blanquerna, en Madrid, por un grupo de ultraderechistas en la celebración de la ‘Diada’.

La postura de los ‘populares’ es “censurar y repudiar” todos los actos violentos contra los representantes públicos, pero sin entrar en una “guerra” por demostrar qué partido está siendo más acosado a nivel nacional.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··