Miércoles 22/11/2017. Actualizado 11:23h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

Ha transcurrido un año desde el accidente aéreo

Acusan a la Fiscalía de no castigar mensajes como “Ojalá que todos los muertos en Germanwings sean catalanes”

El Colegio de Abogados de Barcelona y otras plataformas denuncian que el Ministerio Público se dispone a dejarlos impunes. Lo consideran una nueva afrenta de España

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El accidente del avión de Germanwings, que tuvo lugar el 24 de marzo de 2015, desencadenó uno de los episodios de catalanofobia en las redes sociales más graves que se han producido en los últimos años en Cataluña. Un año después, varias entidades de Barcelona denuncian que la Fiscalía ni siquiera se ha pronunciado.

Uno de los tuits perseguidos por la Policía. Uno de los tuits perseguidos por la Policía.

Estas plataformas llevaron a la Fiscalía los tuits anticatalanes difundidos tras la tragedia de Los Alpes en el que perdieron la vida 150 pasajeros. Al mismo tiempo, el Ministerio de Interior y los Mossos d'Esquadra anunciaron una investigación.

Las denuncias de varias entidades

La Plataforma por la Dignidad Democrática interpuso una querella contra la incitación al odio. Consideró que los tuits contra los catalanes tenían un “claro contenido xenófobo”. Esta querella está respaldada por 73 entidades, entre ellas CCOO, UGT, la Comisión de la Dignidad o la Comisión de Defensa del Colegio de Abogados de Barcelona.

La plataforma de abogados Drets.cat presentó también una denuncia, al día siguiente del siniestro, ante la Fiscalía Provincial de Barcelona. Aseguró que recibió más de 1.800 denuncias de internautas, que les habían hecho llegar varias capturas con 55 tuits de 38 usuarios distintos. Argumentaban queincitaban al odio, la discriminación y la violencia contra un colectivo -los catalanes- por razón de su origen.

Solicitaron a la Fiscalía que ordenara a las fuerzas de seguridad que descubrieran la identidad de algunos de los usuarios denunciados. Algunos de los autores se escondían tras el anonimato y otros eliminaron sus perfiles cuando supieron que estaban siendo perseguidos.

El Síndic de Greuges pidió a la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña que adoptara las medidas que considerara apropiadas en relación con los mensajes “catalanófobos” publicados en Twitter. También reclamó a la Defensora del Pueblo que trasladara a la Fiscalía General del Estado su petición para que se investigase el origen de estos mensajes y si constituían un delito de odio y discriminación.

Sin noticias de los tuiteros

Pues bien. Según ha podido saber El Confidencial Digital por fuentes próximas a varias de estas entidades, la Fiscalía se dispone a dejar impune este caso. Es, al menos, el mensaje que aseguran haber recibido desde esta instancia judicial.

Destacan, además, que el artículo 4 del Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal establece que las diligencias practicadas por el Fiscal no pueden durar más de seis meses. Un plazo que no sólo se ha superado, sino que se ha duplicado: el accidente fue hace justo ahora un año.

“Sólo si el Fiscal General del Estado hubiera pedido una prórroga habrían podido alargar las diligencias, lo que no nos consta que haya sucedido”, confirman.

Denuncian, por tanto, que el caso de los tuits anticatalanes por el accidente aéreo de Los Alpes ha quedado en el olvido sin que la Justicia haya iniciado ninguno de los trámites pertinentes. Consideran que es un ejemplo más de “la connivencia del Estado con el maltrato sistemático que sufre la ciudadanía catalana”.

No ha existido voluntad política

Explican que se solicitó también a la Fiscalía que trasladara de oficio a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado que averiguaran la identidad de estos usuarios a través de los medios de que disponen, como la solicitud a la empresa Twitter de los datos de los usuarios o bien un rastreo de las IP (Internet Protocol) utilizadas.

Concluyen, en este sentido, que es posible identificar tecnológicamente a los presuntos delincuentes si hay voluntad política. Así se demostró, recuerdan, a raíz del asesinato de la presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco, en mayo de 2014. Algo que no ahora no ha sucedido.

El suceso propició una investigación del Ministerio del Interior, que desembocó en varias detenciones de tuiteros que habían proferido comentarios ofensivos sobre la víctima.

Interior anunció una investigación

Interior también ordenó a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que investigaran “de inmediato” el origen y a los autores de los comentarios ofensivos vertidos en las redes sociales contra las víctimas del Germanwings. Consideraba que los comentarios podían constituir un “delito de odio”.

En los comentarios, publicados principalmente en la red social Twitter, los usuarios celebraban o se mofaban de las víctimas porque eran catalanas. Esta actuación se enmarca en una iniciativa de Interior para erradicar los “delitos de odio”.

Estos son algunos de los tuits que la Policía y la Guardia Civil recogió, en aquel momento, para tratar de identificar su origen:

-- “No es casualidad que en el avión que se ha estrellado, la mayoría de los muertos sean catalanes. Dios castiga a los infieles”.

-- “Lo del accidente de avión me parece muy bien si había catalanes dentro de él

-- “A ver, a ver... no hagamos un drama: que en el avión iban catalanes, no personas

-- “Ójala que todos los muertos en el accidente sean catalanes

-- “Señores pasajeros catalufos, desabrochénse los cinturones que nos quedamos a esquiar en los Alpes franceses”

-- “Volaré uoo, volaré uooooo... menos si soy catalufo que me estrello y me espachurro”.

-- “El combustible era muy caro, y como buenos catalufos mearon en el depósito que era más barato”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·