Miércoles 22/11/2017. Actualizado 13:57h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

Indignación con la jueza de la Audiencia Nacional

Alarma en la Guardia Civil por la libertad de Trapero: “Puede destruir pruebas”

El mayor de los Mossos no ha sido suspendido de empleo y sueldo pese a la retirada del pasaporte y “tiene acceso a todo”. El registro en la sede del 112 se precipitó para evitar un borrado de grabaciones

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Josep Lluís Trapero ha vuelto a su puesto de trabajo después de declarar el lunes en la Audiencia Nacional. La juez Carmen Lamela le retiró el pasaporte, pero no ordenó su ingreso en prisión. Una decisión que, unida a la no suspensión de empleo y sueldo del mayor de los Mossos, ha puesto en alerta a la Guardia Civil.

El mayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero. El mayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero.

 Así lo reconocen a El Confidencial Digital fuentes próximas a la dirección general del Instituto Armado, que temen una “destrucción de pruebas” por parte de Trapero después de volver a su puesto de trabajo.

En ese sentido, aseguran que la no detención, del mayor de los Mossos, pese a la retirada del pasaporte, “da plena libertad de movimientos a una persona que está siendo investigada por el trabajo que ha realizado”.

Un “sinsentido” que se producue porque la policía autonómica catalana, al contrario de lo que ocurre en la Guardia Civil, no suspende de empleo y sueldo a sus miembros investigados, a pesar incluso de que tengan prohibido abandonar el país: “Si hubiese pertenecido a este Cuerpo, habría sido apartado de inmediato”, explican.

Objetivo: evitar el borrado de grabaciones

Horas después de la decisión de la jueza Lamela, el Juzgado de Primera Instancia y de Instrucción de Gandesa (Tarragona), ordenó a la Guardia Civil que registrara las dependencias del 112 de Reus para hacerse con todas las grabaciones de las llamadas telefónicas y las diferentes comunicaciones que se produjeron durante el 1-O.

El objetivo del juez instructor con esta operación, explican las fuentes consultadas, es confirmar si hubo “inacción” por parte de los Mossos el día del referéndum pese a las instrucciones dadas por el coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos.

Esta intervención, aseguran desde el Instituo Armado, tiene que ver con el “riesgo” a que la cúpula de los Mossos, con Trapero a la cabeza, ordene la destrucción de “documentos, informes y grabaciones” que incriminen a los responsables del cuerpo autonómico.

Indignación con la jueza

Así las cosas, y en opinión de altos cargos de la Guardia Civil, la jueza Lamela ha provocado, con su decisión de dejar en libertad a Trapero, “que ahora tengamos que ir a por todas las grabaciones del 1-O para que no se destruyan pruebas”.

Una circunstancia que se hubiera evitado, añaden, si la magistrada hubiese tenido en cuenta, antes de descartar el ingreso en prisión de Trapero, que el mayor de los Mossos “no iba a ser suspendido de empleo y sueldo y va a poder seguir actuando a sus anchas”.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·