Sábado 16/12/2017. Actualizado 11:45h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

Aumenta la entrada de dinero negro a España por Andorra. La Guardia Civil intercepta en la frontera partidas de hasta 700.000 euros en poder de evasores españoles

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En los últimos meses, se está produciendo un hecho con pocos precedentes en España: los defraudadores que sacaron grandes cantidades de dinero del país están intentando introducirlo de nuevo en suelo nacional a través de la frontera con Andorra. La Guardia Civil ha llegado a detectar partidas de hasta 700.000 euros.

Según ha sabido El Confidencial Digital, este fenómeno comenzó a detectarse a finales del año pasado, pero está teniendo su momento álgido este verano, lo que ha provocado controles más exhaustivos de los agentes de la Benemérita que trabajan en los pasos fronterizos.

Los expertos en delitos económicos de la Guardia Civil, pertenecientes a la Oficina Análisis e Investigación Fiscal (ODAIFI), explican que los evasores españoles están ahora intentando reintroducir el dinero negro en el país por dos motivos fundamentales:

--Los efectos de la crisis. La difícil situación económica por la que atraviesa el país también está repercutiendo de forma negativa en los evasores, que encuentran ahora mayor dificultad para disponer de dinero y necesitan recuperar parte de su fortuna que años atrás sacaron del país de forma ilegal.

--La nueva normativa contra paraísos fiscales. El Gobierno de España trabaja en estos momentos, en paralelo con el resto de países de la Unión Europea, en una ley para controlar los llamados paraísos fiscales. La nueva norma, prevista para 2014, permitirá a los jueces pedir a los bancos de Andorra y Suiza información sobre las cuentas y los movimientos de clientes españoles.

Así introducen el dinero los defraudadores

Las fuentes consultadas por ECD explican que los evasores españoles conocen “punto por punto” la legislación que prepara España, y están desarrollado una estrategia para recuperar ese dinero sin ser detectados y se les acuse de algún tipo de delito.

Conscientes de que la ley permite introducir, en efectivo, un límite de 10.000 euros por persona, los defraudadores “están recurriendo a familiares y amigos que se llevan a Suiza o Andorra; a cada uno le dan esa cantidad para el viaje de vuelta. Si viajan en coche pueden introducir de esta forma hasta 50.000 euros”.

Esto está provocando escenas curiosas en la frontera. La Guardia Civil relata casos singulares: “hemos tenido que permitir el paso a furgonetas con nueve pasajeros y 90.000 euros en efectivo porque la ley les permite hacer ese movimiento”, explica a ECD un agente.

Cuando los evasores necesitan introducir de forma urgente una cantidad mayor de dinero en metálico, “utilizan a vecinos de la zona, a los que pagan unos 100 euros, para que atraviesen la frontera con los paquetes o actúen de ‘lanzadera’ y avisen de controles en el paso fronterizo”.

Partidas de hasta 700.000 euros

Se trata de una competición donde el ingenio y el atrevimiento no parece tener límites. “Se atreven a intentar el paso por la frontera camuflando el dinero no declarado en los dobles fondos del coche o incluso a meterlo en una maleta y viajar en autobuses de línea”.

Las fuentes consultadas confirman que estos casos “se han multiplicado en los últimos meses”, en los que ya se han interceptado partidas muy cuantiosas ocultas en los vehículos.

El episodio más llamativo se produjo el pasado mes de abril, cuando los agentes de la Benemérita pararon un autocar y, revisando una maleta al azar durante una “inspección rutinaria”, hallaron 700.000 euros pertenecientes a una pareja de jubilados que se dirigía a Barcelona.

Los coches alquilados o antiguos, bajo sospecha

Los agentes que trabajan en la frontera con Andorra consultados por ECD explican que, a la hora de elegir el coche que deben detener y revisar, “no hay nada escrito”. Pero la escasez de personal impide parar a todo el mundo. Por eso hay “unas pautas comunes” que se suelen seguir a la hora de seleccionar los vehículos.

“Nos fijamos en dos factores –relatan los agentes: coches alquilados o demasiado antiguos, y la apariencia de quien lo conduce”. Si la persona que va al volante “viste con ropa cara, que no se corresponde con los vehículos de gama baja que llevan”, suelen ser detenidos para un registro.

Una vez que la Guardia Civil detecta un coche con más de 10.000 euros por pasajero, y se comprueba que ese dinero no ha sido declarado, los defraudadores son detenidos y pasan a disposición judicial. El dinero es enviado íntegramente a la Agencia Tributaria.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·