Lunes 20/11/2017. Actualizado 17:10h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

Los investigadores se preguntan que ha sido de los 3 misiles SAM 7

ETA tiene más armas… pero no sabe dónde están

La banda ha perdido la pista a algunos zulos por su estrategia de limitar la información sobre la ubicación de los arsenales

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

ETA ha entregado las armas, pero no todas. Los zulos señalados por la banda es una parte importante de su arsenal, pero no la totalidad. La apenas veintena de miembros que aún viven en la clandestinidad ha perdido la pista a otras ubicaciones. Así lo sostienen fuentes de la lucha antiterrorista.


La Policía francesa en uno de los zulos entregados por ETA. La Policía francesa en uno de los zulos entregados por ETA.

Cortar el acceso de ETA a su propio arsenal fue, durante décadas, una de las prioridades de la lucha antiterrorista. Por ello, la banda siempre ha guardado con mucho celo la ubicación de sus zulos y almacenes de armas y explosivos.

El pasado sábado, ETA daba a conocer oficialmente las localizaciones donde esconden sus pistolas, rifles y material para bombas. Un total de ocho –pese a que se había anunciado que serían doce-, en los que se han hallado 120 armas y unos 3.000 kilos de explosivos.

 Algunas de las pistolas eran auténticas reliquias, y prácticamente todo el explosivo se encuentra degradado e inutilizado por las malas condiciones (de humedad, principalmente) en las que estaban almacenados.

Sin embargo, tanto Francia como España han anunciado que faltan armas. Tal y como contó El Confidencial Digital, la información sobre los zulos de ETA está en manos del Centro Nacional de Inteligencia y de los servicios secretos franceses desde hace tiempo. Si no se ha actuado antes ha sido, explican fuentes de la lucha antiterrorista, para dejar que ETA marque los pasos y tiempos de su disolución, y evitar así posibles escisiones violentas que quieran frenar el proceso.

Entre las armas que faltan hay, por ejemplo, tres misiles SAM 7 antiaéreos, de fabricación rusa, que la banda adquirió en el mercado negro poco antes de anunciar el cese de su actividad armada. Con esos mismos misiles se intentó, en varias ocasiones, atacar el avión presidencial de José María Aznar.

¿Dónde están las armas que faltan?

Para las fuentes de la lucha antiterrorista consultadas por ECD la respuesta es clara: las armas que ETA no ha entregado siguen escondidas. Sin embargo, explican, es muy posible que ninguno de los miembros actuales de ETA “conozcan la ubicación” de estos escondites.

El motivo hay que buscarlo en la estrategia seguida por la dirección de la banda a la hora de trasmitir y proteger la información sobre la ubicación de los zulos. Estos datos, tradicionalmente, están en poder de unos pocos miembros que operan la logística del grupo.

De esta forma, si se produce una redada contra un comando, la información sobre la ubicación de las armas permanece segura. El comando tan sólo recibía las armas y explosivos antes de un atentado.

Esta medida de autoprotección, explican estas fuentes, fue muy efectiva para la banda y dificultó en gran medida el trabajo policial. Sin embargo, desde 2011 y con el declive progresivo del grupo terrorista, esta estrategia comenzó a perder eficacia.

Ante un golpe policial en España o Francia contra el aparato logístico de ETA (cada vez más menguante), la banda perdía la pista a parte del material que controlaban esos miembros, y la ubicación de algunos zulos acababa en un limbo.

Por ello, explican las fuentes consultadas, no resulta extraño que lo que queda de ETA no sepa dónde está buena parte de sus armas.

Etiquetas
, ,
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·