Jueves 23/11/2017. Actualizado 10:59h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

La última e ¿ilegal? moda del ‘tuning’: reproducir los coches de la Guardia Civil, con los colores blanco y verde, el escudo de la Benemérita y hasta la luz azul de patrullaje parpadeando sobre el techo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La última moda de los aficionados a tunear coches está en reproducir los vehículos oficiales de la Guardia Civil. Las imitaciones incluyen, por supuesto, los colores blanco y verde típicos, copian el escudo de la Benemérita y la luz intermitente azul propia de los patrullajes.

En páginas web de los locos del ‘tuning’ pueden verse ya algunos de estos vehículos reproducidos, con fotografías de calidad.

La estrella, que está causando sensación entre los amantes del ‘tuning’, es un Peugeot 307 modelo ‘cabrio’ adaptado por un particular y cuya chapa exterior ha sido completamente renovada para simular el aspecto de un coche patrulla de la Benemérita: puertas y capó pintados de verde.

El coche ha sido presentado en ferias del sector de modificación de vehículos. Y no ha pasado desapercibido, precisamente. En los foros de temática ‘tunning’ se comenta lo que algunos consideran una obra maestra.

Además de faldones, el dueño del vehículo ha colocado emblemas muy parecidos a los del instituto armado tanto en las puertas como en la zona frontal del mismo. En los laterales traseros puede leerse el emblema ‘Guardia misil’. También suele colocar una sirena en la parte superior del coche.

Expertos en temática ‘tuning’ dudan sobre la legalidad de poder conducir este vehículo por las calles y carreteras españolas. Algunos creen que el vehículo puede ser legal si todas las modificaciones exteriores están debidamente homologadas. El emblema de la Guardia Civil, aseguran, se asemeja, pero no es igual pues le falta la corona superior. En este caso, el conductor no estaría cometiendo ninguna infracción si retira la sirena y lleva los cristales delanteros bajados.

Pero la mayoría coinciden en que este vehículo no está autorizado para transitar. Si los agentes lo interceptasen podrían acusarle de un supuesto delito de usurpación de identidad y sancionarle por no tener las lunas delanteras homologadas.

Incluso, hay quien asegura que el propietario de este coche circula habitualmente con él con las lunas bajadas: lo único que hace es retirar el señalizador de emergencia y los emblemas muy parecidos a los de la Guardia Civil (son pegatinas).

Vea a continuación tres imágenes y un vídeo de este vehículo:

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·