Miércoles 13/12/2017. Actualizado 13:45h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

Los nuevos vehículos son ya como los del resto de España

La Guardia Civil del País Vasco se queda sin coches blindados

Los agentes denuncian que, aunque ETA ya no actúe, ha crecido la amenaza yihadista: en Euskadi se han desarrollado tres operaciones contra el Daesh desde octubre

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Se acabaron los coches blindados para la Guardia Civil. Los agentes del País Vasco eran los únicos que aún mantenían este tipo de vehículos, pero el año pasado se decidió que los nuevos modelos fueran como los del resto de España, y se ha cumplido. Ahora, y pese a la alerta antiterrorista de nivel 4, ningún utilitario de la Benemérita es a prueba de balas.

Antiguo coche blindado de la Guardia Civil en el País Vasco. Antiguo coche blindado de la Guardia Civil en el País Vasco.

Según cuentan a El Confidencial Digital desde la Guardia Civil, la entrada en servicio de los nuevos vehículos para los acuartelamientos del País Vasco ha provocado el fin de la diferenciación entre los coches de la Benemérita en Euskadi respecto a los del resto de España.

Antes, los efectivos destinados en las tres provincias vascas tenían coches blindados y de color verde, pero ahora, ya no tienen esa protección extra y, además, incorporan el color blanco que se utiliza en el resto del país.

Estos cambios, especialmente la supresión del blindaje, que se explican a nivel interno con el argumento de que la banda terrorista ETA ha dejado de perpetrar atentados.

No obstante, los agentes del País Vasco, así como los del resto de España, recuerdan que se mantiene el nivel 4 de alerta terrorista por la amenaza yihadista y que, por contraste, los nuevos vehículos no tienen protección anti-balas.

Problemas con las nuevas armas largas

Precisamente el actual nivel de alerta antiterrorista ha provocado que, desde hace año y medio, los agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil lleven en sus vehículos armas largas, que, sin embargo, no pueden adaptarse a ningún soporte actual.

Así las cosas, explican las fuentes consultadas, “dejamos los fusiles en los asientos de atrás”, con el riesgo que eso entraña. La DGT prohíbe llevar objetos sueltos en el asiento de atrás por los posibles daños que pueden causar, así que imagínate un arma...”.

En algunas comandancias, como en la de Vizcaya, ya se ha informado a la Dirección de la Guardia Civil sobre este problema, para el que reclaman que se adopten medidas cuanto antes.

Según las fuentes consultadas por ECD, el Servicio de Material Móvil y el Estado Mayor de la Guardia Civil están estudiando la colocación en el maletero de nuevos soportes para los fusiles que llevan ahora los agentes en los vehículos.

El País Vasco, nuevo feudo yihadista

La supresión de los vehículos blindados en el País Vasco, unido a los problemas para adaptar las nuevas armas largas, coincide con un incremento de las operaciones anti-yihadistas en esa comunidad, que se está convirtiendo en un nuevo feudo para los seguidores del Estado Islámico en España.

En octubre, la Policía Nacional detuvo en San Sebastián a un hombre de nacionalidad marroquí, residente en la región desde hacía tiempo, “miembro activo” de la organización Daesh en España.

Un mes después, el 30 de noviembre, en una operación coordinada desarrollada en Madrid y País Vasco, se detuvo en la capital donostiarra a otro marroquí, de 24 años, cuya labor se centraba fundamentalmente en la publicación a través de Internet y redes sociales de vídeos, soflamas y escritos de apoyo a Daesh. Los círculos y ambientes en los que realizaba esa actividad favorecían su labor de captación sobre personas susceptibles de exclusión social.

Por último, esta misma semana, y también en San Sebastián, fue arrestado un presunto yihadista, procedente de Marruecos y residente en España, que lideraba una célula de captación y envío de combatientes extranjeros a Turquía, donde recibían instrucciones de la organización terrorista Daesh para atentar posteriormente en territorio europeo.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··