Domingo 17/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

Las revelaciones de Snowden sobre el espionaje de Estados Unidos salpican a España. Interior teme perder el sistema de escuchas que ha permitido detener a los jefes de ETA

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

España también pagará las consecuencias de la confesión de Edward Snowden sobre el espionaje que practica Estados Unidos en todo el mundo. El Gobierno español se ha aprovechado durante años del sistema de escuchas que ha utilizado el servicio secreto de Estados Unidos. Ahora, hay riesgo de perder el acceso a ese material.

Han sido años de intensa colaboración entre España y Estados Unidos. Fuentes conocedoras de la relación entre ambos países confirman a El Confidencial Digital que los servicios de inteligencia estadounidenses llevan al menos una década facilitando regularmente información precisa para luchar contra el terrorismo, especialmente contra ETA.

Cómo espía Estados Unidos

Los servicios estadounidenses disponen de una amplia red de satélites que utilizan a diario las dos agencias de seguridad: la CIA y la NSA. Se trata de un sistema de interceptación de comunicaciones de todo tipo: teléfonos, correos electrónicos, chats, foros en Internet… Una poderosa herramienta capaz de procesar hasta 1.000 palabras por segundo.

El funcionamiento de este sistema de espionaje es el siguiente: un macro-programa informático busca en todos los mensajes que intercambian millones de personas en todo el mundo determinadas palabras clave: terrorismo, bomba, dinamita, yihad… Se filtran, se analizan y todos aquellos comportamientos que se consideran sospechosos, se investigan.

Es lo que se conoce como el programa PRISM que, en su versión anterior, se denominaba Exelon: una red en forma de tela de araña compuesta por 130 satélites que rastrean todo tipo de comunicaciones telefónicas y digitales. El alcance y la capacidad de este sistema han visto ahora la luz por las relevaciones de Snowden a la prensa.

Las consecuencias de la delación de Snowden

La confesión de Edward Snowden tendrá consecuencias. Y no solo en Estados Unidos, sino en todo el mundo. Catherine Ashton, la jefa de la diplomacia de la Unión Europea, ya ha pedido explicaciones a Washington por unos hechos que ha calificado de “claramente preocupantes”.

España, que ha colaborado activamente con Estados Unidos en materia antiterrorista en los últimos años, también sufrirá las consecuencias de la revelación del ex trabajador de la CIA. En el Ministerio del Interior temen, según explican fuentes del departamento que dirige Jorge Fernández Díaz, que los servicios de Inteligencia y de Información se vean perjudicados, especialmente en la lucha contra ETA en territorio español y francés.

Ahora, lamentan, los servicios de seguridad estadounidenses van a encontrar graves dificultades para disponer de acceso a las comunicaciones telefónicas y digitales a través de sus satélites. Incluso, no se descarta que tengan que abandonar definitivamente todo su entramado.

Como consecuencia, España podría dejar de tener acceso a este valioso sistema de interceptación de las comunicaciones de los etarras.

¿Qué información ha tenido España de Estados Unidos?

En la última década, España ha recibido información puntual sobre los movimientos de terroristas que podían afectar a la seguridad de nuestro país. Siempre que el Gobierno español ha pedido colaboración a Washington, los sucesivos presidentes norteamericanos han facilitado el acceso.

Especialmente significativa han sido las aportaciones que ha realizado Estados Unidos para detener a los principales dirigentes de ETA que se movían por suelo francés. Tanto con José María Aznar, como con José Luis Rodríguez Zapatero en La Moncloa, el gobierno norteamericano ha colaborado activamente en detener a los jefes del aparato militar o político de la banda terrorista

La captura de ‘Txeroki’

Un ejemplo. El sistema de espionaje estadounidense fue clave para capturar a uno de los terroristas más peligrosos que ha tenido ETA. Duro entre los duros, Mikel de Garikoitz Aspiazu, alias ‘Txeroki’, fue detenido en Francia gracias a que Estados Unidos interceptó sus comunicaciones y dio con su paradero.

Corría el año 2008 y ‘Txeroki’ era uno de los etarras más buscados. Su paradero traía de cabeza a la Guardia Civil y España decidió echar mano del servicio de espionaje de Estados Unidos para intentar descubrir dónde se encontraba. Se pidió la colaboración y Washington aceptó.

Meses después llegó la buena noticia. El sistema Exelon había localizado dos correos electrónicos que podían estar siendo utilizados por ‘Txeroki’ o ‘Arrano’, los dos alias que utilizaba el huido. La pista era impecable: el terrorista utilizaba las dos direcciones.

El jefe etarra, que solía utilizar cibercafés para comunicarse y no dejar pistas, fue localizado por la NSA americana y la Guardia Civil fue informada puntualmente de su paradero: calle Richelieu, en Cauterets, departamento de Altos Pirineos (Francia). Pocos días más tarde fue detenido.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·