Martes 24/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

El ciberataque en Internet afectó a 150 países

Televisores, neveras y calefacciones, infectadas por el hackeo informático

El virus Wannacry está afectando a viviendas y particulares según el Centro de Respuesta a Incidentes de Seguridad (CERTSI). Aún no se ha encontrado ‘vacuna’

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El ransomware se ha convertido en una pesadilla a nivel global. El virus WannaCry mantiene en jaque a empresas y organismos de 150 países desde hace dos semanas. Aunque la situación ha comenzado a estar controlada por las fuerzas de seguridad, los efectos del ciberataque se están cobrando nuevas víctimas: los particulares.

Una smart TV. Una smart TV.

Tal y cómo se contó en El Confidencial Digital, España ha sido infectada por el virus que atacó a Telefónica más de lo que autoridades y empresas han reconocido. El Gobierno mantiene en silencio el nombre de los operadores estratégicos afectados, entre los que se encuentran centrales eléctricas y aeropuertos, para no propiciar nuevos ataques a esas mismas compañías

Los efectos del ciberataque han comenzado a ser minimizados gracias a las actualizaciones de Microsoft y a las medidas anti-hackeo que han desplegado la mayoría de empresas e instituciones tras conocer el hecho.

Televisores, neveras y calefacciones, infectadas

Pero las investigaciones de los servicios de seguridad y de inteligencia españoles continúan. Todavía quedan varias cuestiones fundamentales por responder: quién es el “paciente cero”, quién está detrás del ataque y cuáles han sido sus motivaciones.

En el marco de estas averiguaciones, según ha podido saber ECD por fuentes de la Seguridad Nacional, los técnicos del Centro de Respuesta a Incidentes de Seguridad e Industria (CERTSI) y del Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE) han constatado que el virus WannaCry ha ido más allá del robo económico a empresas y organismos en España.

En concreto, se ha detectado que televisores, neveras o calefacciones de decenas de miles de españoles también han sido infectadas por el virus Wannacry. El ataque ha traspasado los dispositivos “típicamente hackeables” que se tienen en la mayoría de las casas, como los móviles y los ordenadores.

Hay que tener en cuenta que cada vez son más los aparatos que se conectan a la red para un gran número de usos cotidianos. Proliferan las neveras que analizan las provisiones y encargan productos cuando se acaban; aumenta la venta de las Smart TV que avisan al usuario de que su serie favorita está lista para descargar…

También existen dispositivos más sofisticados como calefacciones y aires acondicionados que se pueden encender desde el trabajo para que el hogar esté a la temperatura adecuado al llegar; cámaras de vídeo que permiten ver cómo duerme un bebé en su cuna mientras sus padres vigilan desde el salón con su tablet…  

Fabricantes y usuarios descuidan la seguridad

Según los expertos consultados por ECD, el denominado “Internet de las Cosas” se ha convertido en una de las principales puertas de entrada para los ciberataques a nivel global. Destacan que los fabricantes no prestan demasiada atención a la seguridad interna de estos aparatos. La mayoría de estos dispositivos se han diseñado sin tener en cuenta los factores de ciberseguridad para ahorrar costes de producción y de mantenimiento.

Por ello, los hackers saben que pueden controlar casi cualquier dispositivo electrónico que haya en los domicilios. “Cuando se detectan problemas de seguridad se sacan ‘parches’ de software que muy pocos usuarios conocen o saben instalar en sus dispositivos”, advierten.

Al no disponer de antivirus -como sí pueden tener los ordenadores, los smartphones y las tablets-, estos aparatos no son capaces de percibir que hay una intromisión ajena en su sistema.

Además, las contraseñas y medidas de seguridad para impedir el acceso de extraños a sus ‘tripas’ son muy débiles. Habitualmente, son las mismas que vienen de fábrica: usuario “admin” y contraseña “1234” es una de las más utilizadas en estos dispositivos, incluidos los routers caseros.

Los usuarios piensan también que no almacenan en su ordenador o móvil nada por lo que le vayan a chantajear. Por este motivo, tampoco toman especiales medidas para mantener la privacidad de sus equipos.

Ataques a particulares que no dejan huella

Ahora, los hackers están aprovechando esta falta de seguridad en viviendas y entre particulares para infectar sus equipos y usarlos a su antojo.

Los investigadores han confirmado que, una vez han accedido a esos dispositivos, instalan un malware que les permite manipularlos en remoto sin dejar prácticamente huella de su ataque. El mayor problema es que todavía no han dado con la “vacuna” para evitar que el virus  se propague aprovechando más fallos de seguridad.

Los técnicos en ciberseguridad recomiendan, antes de comprar un dispositivo que tenga cualquier tipo de conexión a Internet, comprobar qué uniones tiene a la red e incluirlo en los equipos a vigilar con el antivirus doméstico.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·