Domingo 19/11/2017. Actualizado 11:46h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

Los empresarios de Ávila convocan una reunión urgente ante el desastre económico que supondrá para la ciudad la reducción de alumnos en la academia de Policía: de 5.000 a 200

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El consejo de ministros aprobó la semana pasada la oferta de empleo público para 2010. El drástico recorte en las plazas de nuevo ingreso para policías nacionales ha provocado alarma en muchos sectores económicos de Ávila. Los empresarios prevén reunirse “de manera urgente” a principios del próximo mes de mayo para analizar la “complicada” situación que se avecina.

Entre las plazas de nuevo ingreso, el recorte es especialmente significativo en el caso de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. En concreto, 222 vacantes en la Policía Nacional, 232 en la Guardia Civil y 754 en las Fuerzas Armadas.

La promoción actual de la Escuela de Policía de Ávila supera los 5.000 alumnos, mientras que la del curso 2010-2011 se quedará en los 2.000. Para el año siguiente, en 2011-2012 la previsión ronda las 222 vacantes. Esta disminución de plazas de nuevo ingreso complicará la situación del centro de formación y de la ciudad, ya que la Academia es el gran motor económico para Ávila”, explica un portavoz de la asociación de empresarios de la capital abulense.

La ciudad cuenta con 60.000 habitantes y una buena parte de su tejido empresarial depende de los alumnos que acuden cada año a formarse a Ávila de toda España. Hoteles, alquiler de pisos y chalets, comercios, restaurantes, bares de copas y transportes deben un significativo porcentaje de sus ingresos a los futuros policías.

Fuentes empresariales consultadas por El Confidencial Digital aseguran que las pérdidas económicas que acumulará el sector servicios de la ciudad en los próximos años, que aún no han sido cuantificadas, serán “muy importantes”. Así resumen la “complicada” situación que se avecina:

-- El sector hostelero sufrirá un “considerable retroceso”. Al consumo que llevan a cabo los futuros policías que residen en Ávila, habrá que añadir el que hacen sus familiares cuando vienen a verles. Muchos alumnos reciben la visita de sus más allegados los fines de semana.

-- Las inmobiliarias y la demanda de pisos de alquiler experimentarán un “descenso importante”. La mayor parte de los jóvenes que se preparan para acceder a un puesto de policía nacional viven en pisos de alquiler, según los empresarios abulenses. El menor número de alumnos repercutirá en la economía de la ciudad, ya que para muchas familias este negocio representa su “principal fuente de ingresos”.

-- El comercio también se verá “gravemente perjudicado”. El consumo en tiendas y supermercados se reducirá de “manera drástica”. De hecho, en las inmediaciones de la academia se sitúa una gran superficie, que depende en buena medida de las compras de los ‘estudiantes’.

-- La preocupación también llega a la propia Escuela de Formación de Policías. Se producirá un “inevitable recorte de personal de servicios y profesorado”. Además, se dejarán de impartir muchos de los cursos que ahora se ofrecen debido a la falta de alumnos.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·