Martes 24/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

Amenazas a las fuerzas de seguridad: “Os vamos a sacar a tiros y bombas”

Se está gestando una ‘nueva Terra Lliure’ en Cataluña

Los servicios antiterroristas han detectado movimientos en grupos anarquistas y de extrema izquierda propugnando la lucha armada para conquistar la independencia

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La información que manejan los servicios antiterroristas del Estado es muy preocupante. Los datos recabados en las últimas semanas detectan intentos de resucitar una nueva ‘Terra Lliure’, aglutinando grupúsculos violentos procedentes de la extrema izquierda y el anarquismo. “Nunca antes había habido un caldo de cultivo semejante ni tanta capacidad de convocatoria”.


La cúpula de Terra Lliure emitiendo un comunicado en la década de los 80. La cúpula de Terra Lliure emitiendo un comunicado en la década de los 80.

Os vamos a sacar de aquí a tiros y bombas”, “vamos a quemar vuestros hoteles”, “con ETA no erais tan valientes”, “ojo con volver aquí con tu familia”. Son sólo algunas de las frases que han escuchado estos días agentes del Cuerpo Nacional de Policía y la Guardia Civil desplazados a Cataluña. Y así han quedado reflejadas en los informes redactados tras las actuaciones que se han producido antes, durante y después de la jornada del 1-O.

En los días previos al referéndum, desde algunas plataformas separatistas se difundieron consignas para fotografiar el rostro a los agentes antidisturbios que participasen en la contención de las algaradas. Como ya se contó en ECD, se trata de una técnica importada de los grupos abertzales en el País Vasco.

Feu fotos, ja ajustarem comtes”. Hacedles fotos, ya ajustaremos cuentas. Eso fue lo que escucharon algunos de los agentes durante el 1-O y en los escraches registrados posteriormente ante sus alojamientos. Esas imágenes han comenzado a circular por internet. Policías y guardias civiles de paisano paseando acompañados de sus familiares.

Revivir Terra Lliure

Todas estas acciones podrían ser fruto de los nervios y la tensión generada estos días en toda Cataluña. Sin embargo, los servicios antiterroristas han dado por buena la sospecha de que esta situación esconde algo más preocupante: existe la voluntad, en círculos de extrema izquierda, de resucitar un movimiento secesionista de tipo violento al estilo de la extinta ‘Terra Lliure’. O del predecesor de estos, el denominado ‘Exèrcit Popular Català (EPOCA).

La organización terrorista Terra Lliure nació en 1978 como rechazo de las alas más radicales del independentismo a la recién firmada Constitución y el Estatuto de Autonomía. Durante sus 13 años de vida cometió unos 200 atentados, con un balance de una víctima mortal. En 1991 la banda quedó definitivamente disuelta.

A día de hoy, muchos de aquellos miembros de Terra Lliure y EPOCA participan activamente en la política catalana. Es el caso, por ejemplo, de Carles Sastre (ex EPOCA), condenado por asesinar a un empresario con una bomba adosada al pecho y que hace unos años formó parte de las listas de la CUP.  O Fredi Bentanachs, uno de los fundadores de Terra Lliure, quien acudió la pasada semana a las manifestaciones frente a la Consellería de Economía acompañando al diputado de ERC Joan Tardá.

25 años desaparecidos

El separatismo violento catalán ha permanecido durante un cuarto de siglo como un movimiento prácticamente residual. Desde hace años, las fuerzas del orden han vigilado muy de cerca todos los movimientos anarco –sindicalistas y de extrema izquierda con tintes violentos y tendencias terroristas. Grupos que defendían el sabotaje como elemento de “desestabilización, colapso y destrucción del sistema”.

Los objetivos de estos grupúsculos, explican las fuentes consultadas, han sido muy variados y no confluían. No había ni mensaje ni acción conjunta. Unos abogaban por la independencia, otros por instaurar una república popular de tipo marxista y otros simplemente por una genérica lucha contra el sistema.

En estos grupos, integrados por infinidad de siglas, los individuos que defendían la lucha armada eran prácticamente residuales e incapaces de imponer sus tesis a favor del terrorismo entre los restantes miembros de sus organizaciones semiclandestinas.

Extrema izquierda, anarquistas e independentistas, todos a una

Sin embargo, en los últimos años, todas estas plataformas han ido confluyendo. “Han empezado a actuar juntos bajo la premisa de lograr una república independiente”, explican las fuentes consultadas de la seguridad del Estado.

Este proceso de concentración ha provocado que muchos de estos grupos, que antes incluso rivalizaban, hayan comenzado a actuar como uno solo. Con unidad de mensaje y de acción. Se tiene constancia de que en los escraches que están sufriendo Policía y Guardia Civil en pueblos como Calella hay “individuos adscritos a movimientos de extrema izquierda y anarquistas” que ahora están trabajando conjuntamente.

La presencia de simpatizantes de Terra Lliure o EPOCA en las algaradas de las últimas semanas ha quedado acreditada para la Guardia Civil. En los coches que acabaron destrozados durante las detenciones de la Consellería de Economía se encontraron pegatinas a favor de ambos grupos terroristas y proclamas como “Torna Terra Lliure” (“Vuelve Terra Lliure”).

La Nova Terra Lliure: lucha armada y “cazar españolitos”

El resurgimiento de Terra Lliure siempre ha estado sobre la mesa entre el separatismo radical. Pero la vuelta a la violencia ha sido una tendencia “muy minoritaria” entre los círculos de independentistas radicales. Durante épocas, “prácticamente residual”.

En 2014 hizo aparición una nueva formación política denominada “Nova Terra Lliure”, con la intención de concurrir a las elecciones. El grupo abogaba por declarar la independencia e ilegalizar al Partido Popular. Sin embargo, su apuesta inequívoca por la “lucha armada” y declaraciones de sus fundadores alentando a “cazar españolitos” terminaron provocando su disolución.

Sin embargo, de unos años hacia acá la situación ha ido evolucionando a favor de quienes abogan por una respuesta violenta al estado español. El clima de tensión vivido en Cataluña en las últimas semanas, especialmente el último fin de semana, “no ha ayudado” aseguran a ECD agentes involucrados en estas investigaciones.

Los separatistas violentos, con más apoyos que nunca

“Las vías violentas están ganando adeptos frente a los miembros de estas plataformas que defienden métodos pacíficos” explican. Actualmente, la capacidad para reclutar nuevos seguidores entre la extrema izquierda se sitúa en “máximos históricos”.

Así lo han comprobado en los últimos meses mediante la vigilancia y observación analítica de estos grupos y sus miembros, de sus tertulias, de sus actividades y sus discursos públicos. El objetivo último de su llamada a la violencia se centra exclusivamente en los miembros de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad españolas y de las Fuerzas Armadas.

“Estamos ante un problema de seguridad pública, de primer orden”, que amenaza “a todos los miembros de la seguridad del Estado” desplazados a Cataluña. Preocupa, además, que en las últimas semanas “los cabecillas más violentos se han vuelto intermitentes”. Es decir, se les pierde la pista con facilidad, camuflados entre los miles de participantes de las algaradas. Algunos de ellos, explican, “no tienen domicilio fijo y pertenecen al movimiento okupa”.

El peor escenario: independencia unilateral y 155

Uno de los trabajos principales de los servicios de información es adelantarse a los acontecimientos. Según las fuentes consultadas por El Confidencial Digital, el escenario que se maneja en las próximas semanas apunta a que esta situación, que alimenta a los violentos, puede empeorar.

La previsión de una declaración unilateral de independencia, seguida de una aplicación del artículo 155 de la Constitución y una suspensión de las funciones del parlamento catalán “reforzaría a los individuos que defienden la lucha armada y el ‘Fora les forces d'ocupació’ como única solución” explican.

Sin acceso a armas… de momento

Las voces consultadas admiten, eso sí, que su capacidad operativa en cuanto a la lucha armada es “muy reducida, por no decir casi inexistente”. Aún no tienen una estructura de comando como la que podía tener ‘Terra Lliure’ en los años 80.

Por otra parte, su acceso a armamento o explosivos –más allá de pequeños artefactos de fabricación casera- es “limitadísimo”. Sin embargo, consideran que con las simpatías que se está ganando el movimiento separatista radical entre grupos semejantes en Europa “podrían agilizar las cosas”.

Si se mantiene el proceso de radicalización actual, “es cuestión de tiempo que ocurra alguna desgracia” vaticinan agentes de la lucha antiterrorista a ECD.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·