Sábado 18/11/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

Ha circulado noticias falsas sobre envío de tanques a Cataluña

La inteligencia española considera “descarada” la ofensiva rusa durante la crisis en Cataluña

Los servicios de seguridad han constatado una campaña de intoxicación contra la economía, el Gobierno e incluso las Fuerzas Armadas. Señalan como principales canales a RT y Sputnik

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Rusia ha puesto su diana en Cataluña. Los servicios de inteligencia españoles han constatado que durante la crisis secesionista en Cataluña los ataques de propaganda y desinformación contra España. El objetivo, explican, es debilitar al país política y económicamente, así como laminar la credibilidad de las fuerzas de seguridad y el ejército. Los servicio califican esa ofensiva de “descarada”.


Concentración independentista ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. Concentración independentista ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña.

La Unión Europea y la OTAN ya han citado la desinformación procedente de Rusia como uno de los principales riesgos para la estabilidad política de occidente. Bruselas ha creado incuso una unidad especial (Estrategia de Comunicación de la UE para el Este) dedicada a contrarrestar la influencia que ejerce Rusia en la opinión pública occidental, entre otras cosas a través de las ‘fake news’ o noticias falsas.

España “objetivo prioritario

En este tablero de juego, España ocupaba hasta hace poco una posición secundaria. Sin embargo, con la explosión de la crisis catalana, ha pasado a ser un “objetivo prioritario” de la propaganda del Kremlin, tal y como explican a El Confidencial Digital fuentes de la inteligencia española.

Desde las unidades de contrainteligencia se ha analizado con detalle en los últimos meses, y especialmente desde el 1-O, toda la información publicada en plataformas mediáticas pro-rusas. El análisis, precisan, ha sido tanto cualitativo como cuantitativo.

Su conclusión resulta demoledora: la intoxicación rusa “está siendo descarada”. Admiten a ECD que se han sentido “sorprendidos” por el nivel que está alcanzando esa ofensiva. La esperaban, pero no de una manera tan intensa y evidente.

‘Fake news’ sobre Cataluña

Según cuentan en estos círculos de la inteligencia española, desde el verano, y especialmente tras el referéndum del 1 de octubre, las ‘fake news’ sobre Cataluña con origen ruso se han disparado.

En los momentos de mayor actividad se han contabilizado hasta medio centenar de noticias diarias.

La estrategia de desinformación rusa, señalan, se dirige a varios niveles. Se han clasificado noticias y bulos con enfoque económico, asegurando que la crisis pasará grave factura a las finanzas y a la credibilidad de los inversores en España; a nivel político, dejando entrever que la democracia está en peligro en España, dada la respuesta “represiva” del gobierno central; e incluso a nivel fuerzas de seguridad, presentando las cargas policiales como la reacción violenta del aparato opresor del Estado.

Tanques en las calles de Barcelona

Uno de los aspectos que más han llamado la atención, a los analistas de contrainteligencia que trabajan para el Estado, es la frecuencia con que se habla del Ejército español en esa campañas rusas rusa.

Citan, en concreto, determinadas informaciones difundidas por la agencia de noticias Sputnik y por el canal RT hablando de movimientos militares en Cataluña.

“¿Saldrán los tanques a la calle el día de la consulta independentista en Cataluña?” se preguntaba RT el pasado mes de junio. En la pieza se especulaba con la posible reacción militar del ejército español para impedir el referéndum, y se hablaba de un debate social que, según la información, era “bastante popular” en las redes sociales entre detractores del ‘proces’. Sin embargo, citaban solo un tweet, con un único ‘retweet’ y 3 ‘Me gustas’, procedente de un usuario con apenas 360 seguidores. Eso era todo.

“España y Cataluña al borde de un desenlace violento”

Una de las piezas más significativas que citan las fuentes consultadas por ECD en la inteligencia española se publicó en RT el pasado 28 de octubre, bajo el título “Tanques en las calles de Barcelona: España y Cataluña al borde de un desenlace violento”.

El contenido del cuerpo del artículo se hacía eco de la opinión de un novelista escocés, John Wight, abiertamente a favor de la autodeterminación. Wight colabora como “analista político” para RT y Sputnik internacional.

Para los analistas del fenómeno propagandístico ruso, se trató de un “titular efectista” y que “viaja sólo”. Es decir, fue lanzado a las redes sin el resto del artículo, para crear un “impacto inmediato e irreal”. Es lo que se viene denominado un ejercicio de ‘postverdad’.

Romper España es romper Europa

Pero, ¿por qué este repentino interés de Rusia por España? Para las fuentes consultadas, el interés, ni es repentino, ni se circunscribe sólo a España. El fin último de toda la ofensiva es la desestabilización política de la Unión Europea y, por contagio, de la OTAN, con el fin de que se desactive la política de sanciones impuestas a Rusia tras la crisis de Ucrania de 2014.

La ‘deziformatsiya’ y las ‘medidas activas’

La amenaza de la desinformación rusa ha sido analizada incluso por el Real Instituto Elcano de Estudios Estratégicos. En un informe firmado por la investigadora principal Mira Milosevich-Juaristi se describen las estrategias que ha puesto en marcha el Kremlin.

 “Desacreditar y debilitar a los oponentes y distorsionar su percepción de la realidad” es, según el informe, el objetivo de la llamada “Deziformatsiya”, la desinformación.

No se trata de un fenómeno nuevo. De hecho, forma parte de las “activniye meropriyatya”, las “medidas activas” que la extinta Unión Soviética utilizó desde antes de la Revolución Rusa de 1917: un amplio plan de propaganda dirigido a manipular medios de comunicación extranjeros.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·