Viernes 15/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

El análisis de expertos en seguridad

La principal incógnita de la agresión: ¿Por qué no se identificó a un joven con historial de amenazas?

Los escoltas reciben un álbum fotográfico de potenciales agresores en las ciudades que visita el presidente. “Seguro que estaba este individuo”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

¿Cómo pudo un joven que llevaba meses realizando amenazas en redes sociales acercarse al presidente del Gobierno y propinarle un puñetazo? Es la pregunta que se hacen escoltas profesionales, que analizan qué pudo fallar para que no saltaran las alarmas con la presencia del agresor a escasos centímetros de Mariano Rajoy.


Momento de la agresión a Rajoy. Momento de la agresión a Rajoy.

A.V.F., el joven de 17 años que agredió a Mariano Rajoy en Pontevedra el pasado miércoles, tiene tras de sí un largo historial de amenazas. Entre sus objetivos se encontraba el presidente de la Liga de Fútbol Profesional Javier Tebas o el periodista Eduardo Inda.

Pero lo más preocupante era el historial de menciones en redes sociales que el joven ‘dedicaba’ al Partido Popular. En 2014, por ejemplo, subió una fotografía de varios militantes ‘populares’ en una calle de Pontevedra con el texto “Los payasos de Pontevedra”.

Un ‘book’ con potenciales agresores

Según explica a El Confidencial Digital el presidente de la Asociación de Escoltas del País Vasco y Navarra, Santiago Fontela, los equipos de seguridad del presidente del Gobierno mantienen un ‘briefing’ de trabajo previo a la visita de Rajoy a una ciudad.

En esa reunión, en la que participan representantes de Fuerzas de Seguridad del Estado locales –Guardia Civil, Policía Nacional, Local- se pone sobre la mesa toda la información que se tiene sobre posibles amenazas.

Y entre las herramientas que se manejan está un álbum fotográfico -“de unas 50 imágenes”- en la que figuran potenciales agresores o personas que en un momento dado pueden provocar un problema de seguridad.

Esas listas, explican, cuentan con un importante componente de inteligencia previo, y en ellas están reflejadas personas de tendencias políticas extremas o hayan mostrado conductas violentas contra dirigentes políticos.

Seguro que estaba este individuo” señala a ECD Fontela. Sin embargo, tal y como explica, en situaciones en las que se abre la denominada ‘cápsula de seguridad’ del presidente –su entorno más cercano- es mucho más complicado identificar a un posible agresor.

 Atentos a la estética, la actitud…

Además de contar con fotografías de potenciales agresores, los escoltas realizan un análisis en tiempo real de las personas que rodean al VIP al que protegen. Se fijan en multitud de detalles para prevenir un problema de seguridad.

Por ejemplo, se revisa la estética para determinar si puede pertenecer a alguna tribu urbana o tendencia política extrema, su vestimenta en busca de algún distintivo grupal, la forma en que mira o se acerca al VIP…

Sin embargo, quienes han trabajado en escoltas a políticos durante campañas electorales destacan que la relajación de la seguridad “consentida” y la agotadora agenda de actos sociales a los que deben acudir complican enormemente las tareas de seguridad.

Una actuación correcta de los escoltas

Para Fontela, la actuación de los escoltas de Rajoy en el incidente fue del todo correcta. De hecho, destaca que en décimas de segundo, el guardaespaldas que se encontraba tras el presidente se lanzó hacia el agresor para impedir su huída.

Sin embargo, resaltan el problema que supone abrir esa ‘cápsula de seguridad’, algo que es habitual en los políticos en campaña. En este caso, la iniciativa de dejar que los transeúntes se acerquen al presidente suele del equipo de asesores de Rajoy.

Replicar el modelo estadounidense

Rajoy no es sólo un candidato, sino también un presidente” asegura Fontela. “Y España se encuentra en elevado nivel de alerta terrorista por yihadismo. Es posible que haya algún ‘malo de verdad’ preguntándose ‘Si era tan fácil, ¿por qué no estaba yo allí?’.

Según explica, hay que tender hacia el modelo de seguridad que rodea al presidente de Estados Unidos: es el servicio secreto quien da las órdenes sobre lo que puede y no puede hacer el presidente, por qué puerta debe entrar, etc… “Y aún así, dispararon a Reagan, le lanzaron un zapato a Bush…”.

Además, preocupa el hecho de que se pudiera haber producido un ataque con arma blanca -un cutter o una pequeña navaja-, algo que está ocurriendo habitualmente en países como Israel, donde se han registrado atentados así contra políticos.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··