Sábado 21/10/2017. Actualizado 21:31h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

Una escenografía “cuidada al milímetro”

La simbología oculta del vídeo del piloto quemado vivo por el ISIS

Expertos en propaganda islamista diseccionan cada escena: el fuego como ‘venganza perfecta’, el rio Éufrates como protagonista, la vestimenta de los verdugos…

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La escenografía que rodea las imágenes de la ejecución del piloto jordano van un paso más allá en la política de ‘comunicación’ del Estado Islámico. Está lleno de detalles simbólicos para “reforzar el mensaje que quieren enviar a Occidente”. Conozca el análisis que realizan del vídeo expertos en propaganda islamista.


Fotograma del vídeo de ejecución del piloto jordano Muaz al Kasaesbé por el ISIS. Fotograma del vídeo de ejecución del piloto jordano Muaz al Kasaesbé por el ISIS.

Ninguno de los ‘productos’ que genera la maquinaria de propaganda del Estado Islámico deja nada a la improvisación. La estética de los vídeos en los que muestra cómo ejecuta a sus prisioneros está perfectamente calculada para lograr su objetivo: maximizar su difusión e impacto, convertirlos en fenómenos virales.

En ocasiones anteriores, el Daesh dio muestras de alta profesionalización en la edición de su material audiovisual, cuyas capacidades técnicas –uso de drones, múltiples cámaras, imágenes ralentizadas…- sorprendieron a los analistas, acostumbrados a vídeos de los talibán afganos o de alguna de las franquicias locales de Al Qaeda.

Sin embargo, en el caso del vídeo del piloto jordano al que el ISIS ha quemado vivo, la milicia islamista ha ido un paso más allá a todo lo conocido hasta ahora: “la escenografía y simbología oculta está cuidada al milímetro”. Así lo explican a El Confidencial Digital fuentes expertas dedicadas profesionalmente al análisis de la retórica yihadista para la inteligencia española.

22 minutos de tortura

“En los 22 minutos de metraje que han difundido a través de sus redes se detectan multitud de mensajes y simbolismo oculto a primer vista” explican. Las duras imágenes muestran como Muaz Kasasbeh, de 26 años de edad, es introducido en una jaula de pocos metros cuadrados, con el característico uniforme naranja “como referencia a los presos de Guantánamo o Abu Ghraib”.

Con el traje empapado en algún líquido inflamable, un miliciano utiliza una antorcha para prender fuego a un rastro de la misma sustancia, que rápidamente trasporta las llamas hacia el interior de la jaula. La crudeza de las imágenes se intensifica con planos cortos del rostro del piloto mientras sufre su ejecución. Tras aproximadamente un minuto, el prisionero cae sin vida de rodillas.

Ya no son ‘verdugos’

Según el análisis de los expertos consultados, una de las diferencias entre este y otros vídeos anteriores se encuentra en la uniformidad de los milicianos que participan en la ejecución.

Se comprueba que han abandonado sus característicos trajes negros con cinchas militares, y las capuchas de tela negra propias de verdugos. En esta ocasión “utilizan un uniforme desértico pixelado, muy posiblemente saqueados de alguna base capturada al Ejército iraquí, para enviar el mensaje de que no son verdugos, sino militares cumpliendo sus obligaciones de guerra”.

Quemado por el ‘ojo por ojo’

La elección del ‘castigo’ aplicado al piloto tampoco es casual. Los analistas coinciden en que la ejecución por este método, novedoso para el Estado Islámico, envía un mensaje: “quieren mostrar al mundo que quemarán a aquel que queme o bombardee  su territorio, una interpretación de la Ley del Talión”.

“Muestran su particular interpretación de varias aleyas –versículos- del Corán, traduciéndolas como ‘Si castigáis, castigad de la misma manera que habéis sido castigados’ o ‘si alguien os agrediera, agredidle en la medida que os agredió”, aseguran estas voces.

El agua, el fuego y el Éufrates

El piloto jordano fue capturado por miembros del Estado Islámico después de que su F-16 se estrellase al sur de la ciudad siria de Raqqa. Tras eyectarse del aparato,  Kasaesbé cayó en las aguas del río Éufrates.

Según las primeras investigaciones, el lugar exacto en el que se grabó la ejecución es un complejo de edificios fortificados al sur de Raqqa y a un centenar de metros de la orilla del rio Éufrates, “un rio al que tanto la Biblia como el Corán otorgan un papel importante en el libro del Apocalipsis, o a la batalla final contra los ‘kuffar’ –infieles- que pregona el Daesh”.

Por otra parte, destacan la simbología del fuego como elemento que se incluyen en el capítulo 13 del Corán, denominado Surah al-Rad (‘El trueno’), en el que se describe al fuego como forma de separar lo puro de “la suciedad y la inmundicia”.

“La cúpula del Daesh seguramente tenía toda esta parafernalia preparada desde hace meses” indican. Eso explicaría, dicen, que pese a que Jordania accedió a sus pretensiones de liberar a una prisionera iraquí perteneciente a Al Qaeda, finalmente el piloto fue ejecutado.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·