Viernes 15/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Seguridad

Los expertos lo califican de ‘guerra sucia’ entre aliados

Los socios europeos (no sólo Rusia) también atacan a España

El Centro Criptológico Nacional tiene registradas intrusiones informáticas patrocinadas por Estados de la UE. Su objetivo: el espionaje industrial y comercial

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Instituciones y empresas españolas están sufriendo desde hace tiempo ciberataques esponsorizados por países de la Unión Europea. Intrusiones planificadas y ejecutadas por estados ‘aliados’, cuyo fin es el robo de información industrial y comercial de cara a obtener ventajas en contratos y adjudicaciones millonarias.

El Centro Criptológico Nacional ha respondido a ciberataques graves contra empresas españolas que se jugaban grandes contratos en el exterior. El Centro Criptológico Nacional ha respondido a ciberataques graves contra empresas españolas que se jugaban grandes contratos en el exterior.

La pasada semana, el presidente del Consejo Europeo Donald Tusk aludió a la denominada ‘Guerra Hibrida’ –desinformación, ciberataques…- proveniente de Rusia como uno de los principales riesgos y desafíos a los que debe enfrentarse la Unión Europea de forma conjunta.

Lo mismo advertía el Consejo de Asuntos Generales de la UE, que incluso ha informado de que a partir de ahora un ciberataque tendrá la misma consideración que “un ataque militar”. Será equiparado a un ataque armado.

“Un incidente o crisis cibernética particularmente grave podría constituir una base suficiente para que un Estado miembro invocase la cláusula de solidaridad de la UE y la cláusula de asistencia mutua”, aseguró el Consejo.

Ataques rusos a España

Esa es la respuesta de la Unión Europea ante las continúas denuncias de países de la Unión que han alertado de la injerencia cibernética de Rusia en sus instituciones. España, como ha detallado El Confidencial Digital, también está siendo víctima de hackers patrocinados por la inteligencia militar rusa.

Tal y como desveló ECD, citando fuentes del Centro Criptológico Nacional, los grupos APT28 y APT29 han estado atacando a los ministerios de Defensa y Exteriores: sus “objetivos preferidos”. En la inteligencia española no hay ninguna duda de que el Estado ruso y sus estructuras militares están detrás de esos ataques.

Pero no sólo los rusos

Sin embargo, pese a la unidad mostrada públicamente por todos los socios de la Unión Europea en su política de respuesta a los ciberataques esponsorizados por Rusia, la realidad menos conocida es que también existe una “guerra sucia” entre países ‘aliados’.

Así lo admiten fuentes de la inteligencia española: el Centro Criptológico Nacional ha respondido a ciberataques graves contra empresas españolas que se jugaban grandes contratos en el exterior.

Las investigaciones posteriores han desvelado lo que muchos en ese sector saben, pero nadie admite públicamente: hay países amigos tras las intrusiones.

Empresas de ingeniería, de defensa…

Los objetivos de estos ataques, según ha sabido ECD de estas fuentes, se focalizan en empresas de sectores estratégicos como la construcción, ingeniería, tecnología, telecomunicaciones y, “especialmente grave”, la industria de defensa.

Las fuentes consultadas evitan en todo momento dar nombres de compañías afectadas –muchos casos aún están bajo investigación- o casos concretos de ciberataques organizados directamente por Estados (o por encargo de estos). Sin embargo, aseguran con total rotundidad que “existen”.

Este tipo de incidentes, revelan, suelen producirse contra firmas “que compiten con otras empresas europeas para lograr grandes contratos”, que suponen adjudicaciones millonarias. La información obtenida mediante este ‘espionaje industrial de Estado’ resulta clave a las empresas para adaptar sus ofertas y proyectos y lograr una ventaja competitiva frente al resto de rivales.

Nunca hay respuesta

Sin embargo, y pese a que a los servicios de inteligencia no les cabe duda de que la responsabilidad de que estos ataques “críticos” recae sobre otro estado de la Unión Europea, no suele haber ningún tipo de actuación como respuesta. “Ni oficial, ni extraoficial, ni diplomática, ni política” aseguran.

De hecho, añaden, a nivel europeo se ha valorado la posible creación de un canal por el que los estados puedan dirimir este tipo de enfrentamientos. Aunque como explican, se trata todavía de un “asunto pendiente”.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··