Miércoles 13/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

Junto con Barstow (USA) y Camberra

Los viajes de la NASA a Marte y el Sol serán viables por las nuevas grandes antenas de Robledo de Chavela

La estación espacial ha comenzado a instalar dos enormes parabólicas que entrarán en servicio en 2019, imprescindibles para seguir las misiones de la agencia norteamericana

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La NASA aumentará en los próximos años su capacidad de comunicarse con las sondas espaciales que realizan misiones en el Sistema Solar gracias a dos nuevas antenas que se van a instalar en la estación de Robledo de Chavela (Madrid). Algunos de los grandes retos como la conquista de Marte o analizar de cerca el Sol sólo serán posibles con este nuevo equipamiento.

Vista de las antenas de la NASA e INTA en Robledo de Chavela (Madrid). Vista de las antenas de la NASA e INTA en Robledo de Chavela (Madrid).

El 23 de agosto de 1966, la tierra conocía por primera vez en la historia cómo era su aspecto vista desde la luna. La sonda estadounidense ‘Lunar Orbiter’, enviada para fotografiar de cerca la zona de alunizaje de la misión Apollo, envió una imagen que daría la vuelta al mundo. Esa fotografía llegó a la tierra a través de una de las antenas que la NASA tiene en el complejo de Robledo de Chavela, en la sierra de Madrid.

Estas instalaciones, denominadas Complejo de Comunicaciones del Espacio Profundode Madrid, componen la única instalación de la NASA en España. Desde ese campo de antenas se han coordinado algunas de las misiones más importantes de la exploración espacial de las últimas cinco décadas. Actualmente hay seis antenas de diversos tamaños, pero antes de que finalice la década serán ocho.

Las nuevas ‘DSS-53’ y ‘DSS-56’

Recientemente, el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), organismo público dependiente de Defensa y vínculo de la NASA en España, adjudicó la construcción de los pedestales y rampas donde irán ubicadas las dos nuevas antenas multifrecuenciade la agencia norteamericana en la sierra de Madrid. El Consejo de Ministros autorizó el contrato el pasado mes de septiembre.

Las dos antenas, que han recibido la denominación ‘DSS-53’ y ‘DSS-56’, tienen un diámetro de 34 metros y son del tipo Center-Fed Beam Waveguide Azimuth-Elevation. Con ellas, la NASA será capaz de enviar y recibir señales de radiofrecuencia a toda la flota de sondas que tiene desplegadas en el Sistema Solar en misiones de exploración.

Según fuentes del sector aeroespacial consultadas por El Confidencial Digital, la NASAbusca con esta nueva construcción ganar operatividad ante la multiplicación de misiones y retos que se están planificando para las próximas décadas.

Sólo hay dos instalaciones semejantes en el mundo

Robledo de Chavela forma parte –junto con el complejo de antenas de Barstow (desierto del Mojave, Estados Unidos) y Camberra- del Deep Space Network (Red del Espacio Profundo). Su posición estratégica permite que la tierra pueda emitir y recibir informaciones de las sondas espaciales, cubriendo todo el globo terráqueo.

Las instalaciones de Robledo de Chavela han sido imprescindibles para la consecución de algunos de los más importantes hitos de la NASA en la exploración del Sistema Solar. Las antenas ‘madrileñas’ han ayudado en las misiones Galileo y Pioneer a Júpiter, las sondas enviadas a Venus o Mercurio, la llegada del vehículo Mars Rovers a Marte –con la trasmisión de imágenes de la superficie del planeta rojo a la tierra- o la más recientemisión Rosetta, que consiguió aterrizar con éxito en la superficie de un cometa.

Conquistar Marte y el Sol

En el futuro, las dos nuevas antenas serán fundamentales para la culminación de algunas de las misiones más importanteque planea la NASA.

Por ejemplo, la misión SPP (Solar Probe Plus), una sonda que se aproximará al Sol mucho más que ninguna otra para tratar de comprender cómo se calienta el astro y los efectos del viento solar. O la InSight, que estudiará la superficie de Marte y cuyos datos serán básicos para futuras misiones tripuladas.

Además, servirán de enlace con la tierra para el nuevo telescopio espacial James Webb, cuyo lanzamiento está previsto para 2018 y que permitirá estudiar más a fondo la existencia de exoplanetas que puedan albergar vida, como los siete recientemente descubiertos en el sistema Trappist-1.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··