Defensa

Marruecos incrementa notablemente el gasto militar: un 30% más el año pasado

Y reduce su dependencia armamentística de España comprando aviones, carros de combate y buques de guerra a otras potencias, como Estados Unidos y Francia

Cuatro F-16 de la Fuerza Aérea marroquí.
photo_camera Cuatro F-16 de la Fuerza Aérea marroquí.

Marruecos incrementa notablemente su gasto militar. En el ejercicio de 2020 lo amplió más de un 30% respecto al anterior, invirtiendo en presupuesto de defensa una cifra que, a ojos de expertos, resulta desproporcionada frente a la del PIB del país.

Y, en esa estrategia palaciega de rearme y modernización del arsenal, España no juega ya el papel de primer suministrador que tuvo hasta 1990. Estados Unidos y Francia son ahora las potencias que venden aviones, tanques y buques de guerra a Rabat. Junto a Arabia Saudí, también son ellos sus principales financiadores.

Desaparece la dependencia

La historia reciente ha demostrado que los países que adquieren su armamento a otros mantienen, con respecto a sus proveedores, una dependencia inevitable en lo que a capacidad militar se refiere.

Reparaciones, repuestos, munición específica, actualizaciones tecnológicas o adiestramiento y reciclaje de pilotos, artilleros y técnicos, son solo algunos de los aspectos que dan lugar a esa relación de subordinación del comprador hacia el fabricante/suministrador.

Vulnerabilidad militar

Tan es así que, en las últimas décadas, algunas naciones en conflicto han visto seriamente comprometida su capacidad militar porque el proveedor de su armamento se negó a suministrarles la munición específica que necesitaban o enviarles los recambios para los helicópteros o cazas que les habían comprado.

Pero la dependencia militar del comprador frente a la potencia suministradora de material de guerra va todavía más allá: el conocimiento preciso que tendrá el país fabricante acerca de la capacidad y tecnología secreta del armamento vendido a un ejército extranjero puede provocar una vulnerabilidad militar que todas las potencias intentan eludir.

El mejor avión de combate

España sigue siendo uno de los primeros países del mundo exportadores de material de guerra. Sin embargo, Marruecos no compra un avión en este país desde 1989.

Rabat está ahora adquiriendo nuevos F-16 a Estados Unidos, y modernizando en la Lockheed Martin los que ya tenía.

Y en breve la Real Fuerza Aérea de Mohammed VI se hará con los internacionalmente anhelados F-35. Fabricado en Texas, está considerado el mejor avión de combate del mundo.

Los Harrier

El reconocimiento y reanudación de relaciones diplomáticas con Israel era un escollo que Rabat salvó el pasado mes de diciembre para, entre otras cosas, evitar el veto del Gobierno israelí a la adquisición de estos modernos aparatos F 35.

La Armada Española, por su parte, sueña desde hace tiempo con la versión Bravo del F-35, un VTOL con el que poder sustituir de una vez a los vetustos Harrier. Y parece que seguirá soñando dado el precio desorbitado de este monoplaza: más de cien millones de dólares.

España, despreocupada

El rearme de Marruecos no parece preocupar seriamente a Madrid. De momento, las recurrentes crisis con el vecino del sur son solo políticas.

Un capitán de navío en la reserva, que prefiere no hacer pública su identidad, explica a Confidencial Digital: “La capacidad militar de un país no se mide exclusivamente por su maquinaria bélica; hay que valorar también sus alianzas internacionales y la capacidad económica de esa potencia para sostener un conflicto en el tiempo”.

Argel tampoco ha dado muestras de preocupación ante la incuestionable militarización de Marruecos, pues nunca ha considerado que las desavenencias con su vecino puedan superar el plano diplomático o político.

Con todo, sí existe una velada carrera armamentística en la región. Rusia, que es el primer suministrador del Ejército Popular Argelino, obtiene de esa carrera pingües ingresos, y tiene en Argelia a un interesante y fiel aliado en la frontera sur de la OTAN.

La fragata Mohamed VI

Dado que Marruecos no cuenta con un sector industrial militar de relevancia, de momento deberá asumir la dependencia estratégica exterior de su inventario armamentístico de origen estadounidense y francés.

La fragata Mohamed VI, de 142 metros de eslora, construida en los astilleros públicos franceses DCNS (ahora, Naval Group) y entregada a Marruecos en 2014, ya ha puesto sobre la mesa esa dependencia, al requerir continuas actualizaciones en el puerto francés de Brest.

Munición y submunición

Aunque la ministra española de Hacienda, María Jesús Montero, anunció en enero que Marruecos compraría un buque de guerra a España, el momento actual de enemistad entre los gobiernos de ambos países hace que algunos teman por el desenlace de la operación.

Sea cual sea el desenredo de la crisis diplomática vigente, España ya ha vendido a Marruecos en los últimos cinco años 87 millones de euros en material para sus Fuerzas Armadas, fundamentalmente munición y submunición.

En Marruecos es el rey el que ostenta la jefatura absoluta de las Fuerzas Armadas. Ni siquiera existe un Ministerio de Defensa, sino una secretaría de estado dependiente del jefe de Gobierno -presidente del ejecutivo- que actúa como gestor o coordinador de una unidad administrativa.

El vídeo del día

El PIB sube un 2,8% en el segundo trimestre
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?