Defensa

El nuevo JEMAD instruyó el expediente contra los militares que ensalzaron a Franco

El teniente general Miguel Ángel Villarroya fue designado por Margarita Robles para investigar al personal en activo que firmó el texto. Uno de los firmantes le denunció

El teniente general Miguel Ángel Villarroya Vilalta, nuevo JEMAD.
photo_cameraEl teniente general Miguel Ángel Villarroya Vilalta, nuevo JEMAD.

El primer Consejo de Ministros del Gobierno de coalición PSOE-Unidas Podemos tuvo como fruto el nombramiento de numerosos altos cargos, como directores de gabinete de los ministros, así como el del JEMAD.

El nuevo Jefe del Estado Mayor de la Defensa es el teniente general del Aire Miguel Ángel Villarroya Vilalta, que hasta ahora ocupaba el cargo de director del gabinete técnico de la ministra de Defensa.

Era, por tanto, una de las personas de confianza de Margarita Robles, quien había mantenido a Villarroya en ese cargo para el que fue nombrado por la anterior ministra, del PP, María Dolores de Cospedal.

Del sustituto de Fernando Alejandre como JEMAD se ha destacado que fue piloto de confianza del rey Juan Carlos en los aviones del 45 Grupo del Ejército del Aire. La referencia del Consejo de Ministros publicada por el Palacio de la Moncloa recoge su historial militar y datos como que “posee más de 9.800 horas de vuelo, es diplomado en Estado Mayor y ha realizado varios cursos nacionales y extranjeros, tiene reconocido un SLP 4,4,4,4 en inglés y está en posesión de varias condecoraciones tanto nacionales como extranjeras”.

Por su puesto de confianza en el equipo de Robles, Villarroya sonaba desde hace tiempo como posible relevo del general de Ejército Alejandre (de Tierra). También por pertenecer al Ejército del Aire, al que le tocaba este cargo, que suele ser rotatorio entre los tres ejércitos, tras ser de Tierra y de la Armada los dos anteriores.

Durante su etapa como director del gabinete técnico de la ministra, el teniente general Villarroya ha tenido que asumir en estos últimos años un encargo relacionado con un asunto polémico: el manifiesto en defensa de la figura de Franco como militar que firmaron cientos de oficiales, la mayoría en la reserva y en situación de retiro.

Un manifiesto de militares que defendía a Franco

Con motivo del proceso de exhumación de los restos mortales del dictador que reposaban en el Valle de los Caídos, más de un millar de generales, coroneles, tenientes coroneles... rubricaron un texto que ponía en valor el papel militar de Francisco Franco.

Más allá del revuelo público que causó dicho manifiesto, el asunto tuvo consecuencias concretas. La mayoría de los firmantes estaban ya retirados, por lo que no estaban sujetos a régimen disciplinario ninguno.

Pero al menos cinco de los que suscribieron el texto estaban en situación de reserva, que aún implica mantener la neutralidad política por el régimen de las Fuerzas Armadas.

De modo que el Ministerio de Defensa puso en marcha una información reservada, es decir, una investigación interna para establecer si cabían sanciones por estos hechos. Lo hizo en septiembre de 2018.

El instructor que designó el Ministerio de Defensa fue, precisamente, Miguel Ángel Villarroya Vilalta, que ya era director del gabinete técnico de la ministra.

Fuentes militares consultadas por ECD explican que en este tipo de investigaciones internas es preceptivo que quien se encargue de ello tenga un empleo militar superior al de los ‘encartados’.

Como en el caso del manifiesto a favor de Franco había generales de División, se requería que el asunto lo llevara un teniente general, y entre los posibles, fue designado Villarroya.

El Ministerio de Defensa explicó que, como instructor, el teniente general Villarroya llamaría a declarar a los cinco firmantes que estaban en la reserva, “para ver si se ratifican o no en el contenido del escrito, tras lo cual se elevará a la ministra de Defensa, Margarita Robles, la propuesta de resolución oportuna”.

Además, se indicó que “a la vista de posibles nuevas incorporaciones al citado escrito, desde el ministerio también se quiere concretar la presencia o no de más personas con alguna vinculación profesional con Defensa. Para ello se está realizando un análisis pormenorizado y actualizado de la lista de firmantes”.

Las fuentes consultadas apuntan que el militar designado en este tipo de procesos en la mayoría de los casos ni tiene especial afinidad con el equipo ministerial, ni con los investigados; simplemente recibe ese encargo y trata de aplicar la normativa interna de las Fuerzas Armadas.

Fue denunciado por uno de los investigados

Cabe añadir, sobre este asunto del que el nuevo JEMAD tuvo que hacerse cargo por encargo del Ministerio de Defensa, que a Miguel Villarroya Vilalta le conllevó ser objeto de una denuncia ante los Juzgados de Plaza de Castilla, en Madrid.

La interpuso uno de los cinco militares en la reserva investigados. Se trataba del teniente coronel Francisco Bendala Ayuso, que acusó tanto a la ministra Margarita Robles como al instructor, y ahora Jefe del Estado Mayor de la Defensa, de haber cometido presuntamente tres delitos: contra el ejercicio de sus derechos individuales según el artículo 542 del Código Penal, de usurpación de funciones según el 402, y de prevaricación según el 404.

Este militar aseguraba que por estar en la reserva transitoria no podía ser citado en un procedimiento disciplinario militar, y por eso llevó el asunto a los tribunales.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes