Defensa

Pilotos del Aire, contra el cambio de color de aviones de vigilancia marítima: “Sin el amarillo se nos ve menos”

No entienden que hayan desaparecido los colores de la bandera de España y otros elementos que facilitaban ser vistos al acudir a un rescate

Un CN-235 pintado sin la bandera de España en el timón de cola.
photo_cameraUn CN-235 pintado sin la bandera de España en el timón de cola.

El Ejército del Aire está cambiando la gama de colores que lucen los aviones CN-235 (D.4 Vigma) dedicados tareas de vigilancia marítima y de salvamento y rescate en el mar (SAR), algo que no está siendo bien recibido en algunos militares que operan con estos aparatos.

El vídeo del día

Garriga (Vox) justifica la moción como “un deber nacional”.

Tal y como contó ECD, en fechas recientes se han pintado algunos CN-235, de forma que ahora la pintura gris tapa algunas marcas en amarillo, en la punta de las alas y en la parte trasera del fuselaje.

Además, se ha eliminado la bandera de España que lucían en el timón de cola, y las letras SAR han pasado de amarillas a negras.

Los aparatos que han sido modificados en su gama de colores pertenecen, por ejemplo, al 803 Escuadrón de Fuerzas Aéreas del Ala 48, con base en Getafe (Madrid), y también hay CN-235 (D.4 Vigma) en el Ala 46, en Gando (Gran Canaria) en el Ala 49 de Palma de Mallorca y en el Centro Cartográfico y Fotográfico (Madrid), mientras que en el Grupo de Escuelas de Matacán ya tenían otra gama cromática.

Confidencial Digital ha podido saber que a pilotos y militares de algunas de las unidades que operan con los aviones CN-235 (D.4 Vigma) el cambio de colores les ha chocado, e incluso ha provocado comentarios de disgusto y descontento.

“Horrible”, es el resumen que hacen militares de estas unidades del Aire, que incluso han sentenciado que “a nadie le gusta la nueva pintura”, entre quienes trabajan con esos aviones.

No sólo no ha caído bien la eliminación de la bandera de España del timón de cola, donde se ha dibujado ahora una pequeña aspa negra, la Cruz de San Andrés, que lucen las aeronaves militares españolas y que precisamente hasta ahora no llevaban los CN-235 (D.4 Vigma).

Además de estos detalles, que hacen referencia a elementos simbólicos, las quejas también tienen un sentido práctico. Hay cierto enfado con la decisión de eliminar muchos de los elementos pintados de amarillo que lucían hasta ahora estos modelos de avión.

Y es que tanto la franja amarilla en la parte trasera del fuselaje, como la punta amarilla de las alas, como las letras SAR en ese mismo tono, facilitaban que el avión se viera a distancia y en distintas circunstancias cuando tenía que realizar alguna misión de rescate en el mar.

La franja amarilla ha desaparecido bajo la pintura gris del resto del fuselaje, y las letras SAR que se ven en la parte delantera de ambos laterales ya no son amarillas, sino negras. Esos cambios que eliminan prácticamente los elementos de color amarillo no se han entendido entre pilotos y militares que operan con los CN-235 (D.4 Vigma), por ese elemento de mayor visibilidad que aportaba el amarillo y que ahora se va a perder.

La explicación que circula en algunos círculos del Ejército del Aire es que la decisión de cambiar el esquema de colores de estos aviones de vigilancia y salvamento marítimo (SAR) obedece a una directiva que tendría por objetivo “unificar”, hacer que todos los aviones CN-235 ofrezcan una imagen similar.

Al eliminar la bandera de España del timón de cola y quitar la franja y otros detalles amarillos, los CN-235 (D.4 Vigma) dedicados a funciones SAR serán prácticamente iguales que los CN-235 que operan en el Grupo de Escuelas de Matacán (Salamanca) para enseñanza y adiestramiento de pilotos militares.

La diferencia ahora será tan sólo las letras SAR en los laterales, pero ya en letras negras y no amarillas, por lo que llaman menos la atención.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable