Dinero

La presión a Rajoy de los inspectores del Banco de España fue clave para la salida forzada de MAFO. Rubalcaba no estaba dispuesto a que le acusaran de aprobar la fusión de Bankia y nombrar al Gobernador

Los inspectores del Banco de España fueron determinantes en la salida de Miguel Ángel Fernández Ordóñez. Transmitieron en una carta a Mariano Rajoy que la pérdida de credibilidad de la institución era ya insostenible a nivel mundial. Y le exigieron una comparecencia urgente del Gobernador en el Congreso para minimizar ese daño al organismo. El presidente se negó a que MAFO diera explicaciones.

Según ha podido saber El Confidencial Digital, de fuentes financieras, los inspectores del Banco de España exigieron a Fernández Ordóñez que rompiera su silencio y defendiera la dignidad e independencia de la institución, fuertemente desprestigiada y con el crédito por los suelos durante los últimos años de su mandato.

Pero su intervención en el Congreso dependía exclusivamente de un acuerdo entre el Gobierno y el PSOE, o más bien, entre el propio Mariano Rajoy y Alfredo Pérez Rubalcaba. Y ambos dejaron claro en el encuentro que mantuvieron en Moncloa, hace hoy una semana, que ni al Gobierno, ni al PSOE, ni al conjunto de España le venía bien ahora una aparición pública, con luz y taquígrafos, de MAFO.

Según las fuentes consultadas, Rajoy no estaba dispuesto a que una comparecencia del Gobernador del Banco de España pudiera echar más leña al fuego y provocará más incertidumbre sobre España, si tras sus explicaciones no se llegaba a aclarar totalmente lo ocurrido en Bankia.

En el Gobierno se defienden con el argumento de que no es el momento, con la prima de riesgo alcanzando la cota histórica de los 540 puntos, de que Miguel Ángel Fernández Ordóñez hubiera agitado más las cosas en los mercados. Y es que consideran que haber autorizado esa intervención suponía un ejercicio de una grave irresponsabilidad.

Rubalcaba no quería a MAFO en el Congreso

Fuentes políticas, consultadas por ECD, explican que la división en el PSOE entre los partidarios de una comisión de investigación en Bankia –con una intervención del Gobernador del Banco de España incluida- y los detractores tiene una explicación.

Rubalcaba no quería ver a MAFO en el Congreso, mientras que los sectores más críticos con el secretario general del partido si querían, y son los que finalmente se han logrado imponer a los ‘rubalcabistas’.

En el entorno de Rubalcaba no estaban dispuestos a que se le pudiera achacar al actual líder del PSOE que, siendo él vicepresidente del Gobierno Zapatero se dio luz verde a la fusión de Caja Madrid y Bancaja, que llevó posteriormente a la génesis de Bankia. Tampoco que se le pudiera echar en cara que fue su equipo, quién nombró, sin consenso con el PP, al Gobernador del Banco de España.

El vídeo del día

Comunidad de Madrid ha identificado 22 casos de variante india
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?