Dinero

El comisario Moscovici ya ha sido informado

El control absoluto del PNV sobre Kutxabank asusta a Bruselas

El partido (no el Gobierno vasco) controla el 57% de la BBK y designa a 10 de los 15 miembros del consejo. El Banco de España acaba de aprobar un trato excepcional a esta entidad respecto al resto de cajas

Sucursal de Kutxabank.
photo_cameraSucursal de Kutxabank.

Bruselas va a movilizarse ante el control absoluto que un partido político (PNV) detenta sobre un banco. Es el caso de Kutxabank, que ha conseguido un trato excepcional del Gobierno con respecto al resto de las antiguas cajas.

La entidad vasca ha sido la excepción dentro de la gran reforma bancaria impulsada por la Troika –la Comisión Europea (CE), el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI)- en España. El objetivo central era que las cajas de ahorros, propietarias de entidades de crédito (solventes o no), perdieran el control de los mismos.

Según ha podido saber El Confidencial Digital por fuentes financieras, la capacidad financiera acreditada por Kutxabank en las últimas pruebas de estrés del BCE, pero sobre todo las gestiones del lobby nacionalista vasco ante Economía, han permitido superar las trabas de una normativa sobre fundaciones bancarias inicialmente mucho más duras.

Autorización en plena precampaña

Casualmente, el Banco de España comunicó hace dos semanas que permitirá a la BBK, controlada por el PNV, mantener el 57% del banco que dirige Gregorio Villalabeitia.

Mientras la normativa europea ha obligado al resto de los bancos que nacieron de la transformación y fusión de las cajas a salir a bolsa (CaixaBank, Ibercaja y Unicaja), el regulador ha autorizado a la fundación bancaria Bilbao Bizkaia Kutxa (BBK), mantener esa posición a cambio de ingresar cada mes de diciembre en el fondo de reserva 48 millones de euros hasta completar la cantidad de 239 millones, a finales de 2020.

En ámbitos financieros de alto nivel se explica que el “trato excepcional” que se ha dado a Kutxabank responde a motivos políticos, y no solo técnicos, relacionados con un hipotético apoyo del PNV a la investidura de Rajoy tras los comicios del 26-J.

Motivos políticos desconocidos por Bruselas

Añaden, además, que esta vertiente política no ha sido trasladada por el Gobierno oficialmente a Bruselas para que dé el visto bueno a la operación. Se ha limitado a enviar una explicación técnica y a acreditar la solvencia de la entidad para cerrar el acuerdo.

Pero la singularidad del caso Kutxabank ha llegado ya hasta Bruselas. Según fuentes conocedoras de los contactos, varios eurodiputados españoles han alertado al equipo del comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, de los peligros de que un partido político como el PNV tenga el control absoluto de un banco.

Entre los peligros que se le han trasladado destaca la cuestión independentista. Se le ha recordado que contar con acceso a financiación, en un consejo de administración sin accionistas a los que se debe rendir cuentas, puede ocasionar desvíos de fondos a actividades relacionadas con la autodeterminación del País Vasco. Esta advertencia ha alarmado enormemente a las autoridades europeas.

Incumplimiento del Memorando con la UE

En este escenario, el eurodiputado Enrique Calvet, del Grupo de la Alianza de los Liberales y Demócratas por Europa, acaba de registrar una pregunta parlamentaria a la Comisión Europea en la que le cuestiona sobre si está al corriente de este asunto.

En el escrito, al que ha tenido acceso ECD, se destaca “que una fundación como BBK esté controlada por el PNV, y que en el Consejo de Administración de Kutxabank la mayoría miembros sean designados por este mismo partido, incumple lo establecido entre la propia Comisión Europea y España”.

En la misma interpelación, el eurodiputado plantea también si existen razones objetivas para permitir ese grado de control político sobre un banco comercial. Denuncia que en Kutxabank este hecho es “manifiesto”, situación reforzada al no haberle exigido su salida a bolsa para evitarlo.

Bruselas deberá pronunciarse sobre esta cuestión en el plazo máximo de seis semanas.

Hay que recordar que el Memorando de Entendimiento que la Comisión Europea y España firmaron en 2012 sentó las bases para la reestructuración del sector financiero. Y exigía que el Gobierno adoptara normas concretas para clarificar el papel de las cajas de ahorros en su calidad de accionistas de las nuevas entidades de crédito.

Uno de los objetivos de este acuerdo era conseguir que la participación de las cajas fuera tan reducida que evitara el control político en las entidades bancarias.

Control político de la fundación y el banco

Esta premisa no se cumple en el caso de Kutxabank. Es la fundación bancaria BBK -antes caja de ahorros BBK- la que controla el 57% de su accionariado y, por tanto tiene una posición de control. En esta fundación, nueve de los quince miembros de su patronato están designados por el PNV o por entidades políticas regionales como las diputaciones.

Además, en el consejo de administración de la entidad vasca, diez de sus quince miembros (un 66%) son designados por ese mismo partido.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?