Dinero

Fractura interna en UGT y CCOO por la respuesta a la sentencia del 1-O

Las direcciones federales han pedido desde Madrid que no se secunde la huelga general en Cataluña. Los dirigentes en Barcelona han reclamado un gesto público de protesta

Manifestación sindicatos.
photo_cameraManifestación sindicatos.

UGT y CCOO no secundarán la huelga general contra la sentencia del 1-O que han convocado dos sindicatos con un fuerte arraigo en la función pública: Intersindical SCS e Intersindical Alternativa de Catalunya (IAC). La respuesta a la condena a los líderes del procés ha provocado una “fractura interna” en las centrales mayoritarias.

Según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes de la dirección de UGT y CCOO, ambos sindicatos coinciden esta vez en que no están dispuestos a repetir los errores de 2017.

Así, la reacción a la sentencia del 1-O ha abierto una brecha entre las direcciones en Madrid y en Barcelona. Pese a ello, dirigentes sindicales de ambas ciudades comparten que el balance para CCOO y UGT de la crisis provocada por su coqueteo con el independentismo catalán ha sido desastroso en los últimos años.

Los sindicatos “hacen equilibrios”

La sentencia del 1-O nos obliga a hacer equilibrios”, reconoce a Confidencial Digital un histórico dirigente sindical. En la cúpula de UGT y CCOO son conscientes de que las bajas se registraron en aquel momento “por haber ido a actos” y manifestaciones, y por algunos “comunicados” emitidos por ambas organizaciones.

Por ello, estos días cuidan sus intervenciones y se coordinan las declaraciones a nivel estatal con las expresadas por los dirigentes en Cataluña.

Fractura interna en UGT y CCOO

No obstante, fuentes sindicales admiten a ECD que la sentencia del 1-O ha puesto de manifiesto una “fractura interna” en las centrales mayoritarias.

A nivel estatal, CCOO se ha mostrado disconforme con el fallo judicial y ha pedido diálogo, no polarizar el discurso para dar alas a opciones ultranacionalistas y ha rechazado la aplicación de un nuevo 155.

Pero CCOO en Cataluña ha firmado un manifiesto junto a otros agentes socioeconómicos, como la patronal Cecot, la Federación de Padres de Alumnos de Cataluña (FAPAC), Òmnium Cultural y Barcelona Comerç, entre otros.

La confederación de UGT no ha realizado ningún comunicado a nivel estatal. En cambio, la federación catalana ha declarado en las últimas horas que la sentencia del Supremo “impide que haya normalidad política” en la comunidad.

La central, de la que fue dirigente la ex consellera de Treball condenada a 12 años de prisión, Dolors Bassa, aboga por “construir alianzas” y “tender puentes”.

Ha exigido también “diálogo” a los partidos y “especialmente a los gobiernos central y catalán”, para acordar “una solución política inmediata a la situación de prisión”. Bassa fue durante años la secretaria general de la central en Girona.

En UGT Cataluña aseguran que las posiciones expresadas han sido compartidas y consensuadas con el secretario general, Pepe Álvarez.

Manifestación a favor de los “presos políticos”

Después de semanas de debate interno, Comisiones Obreras y UGT estuvieron presentes en la manifestación en Barcelona, en la primavera del año pasado, a favor de los llamados “presos políticos” catalanes.

Una concentración convocada por diversas plataformas independentistas y que provocó un quebradero de cabeza a las dos centrales. Tal y como se informó entonces en ECD, cuando los sindicatos anunciaron que iban a acudir, comenzaron a producirse miles de bajas diarias, especialmente en UGT.

Un fenómeno que la dirección confederal trató de contrarrestar dando algunas instrucciones sobre cómo actuar en la marcha: limitarse a reclamar la “vuelta a la normalidad” en Cataluña y repartir públicamente las críticas entre el Gobierno y los independentistas.

Todo ello, eso sí, tratando de pasar lo más desapercibidos posible, un objetivo que no se consiguió en ningún momento. Primero, por todo el ruido interno y las reticencias de muchos delegados y afiliados a acudir a la marcha. Y segundo, porque hasta el PSOE acabó reprobando públicamente la presencia de los dos sindicatos en la concentración.

UGT, a punto de romperse por Cataluña

El malestar en la estructura y las bases de UGT y COOO por el “coqueteo” con el independentismo en Cataluña se fue acrecentando. Y desató incluso los primeros movimientos soterrados en UGT para forzar un golpe de mano cuanto antes del secretario general, Josep María Álvarez, como única forma de resolver la crisis.

Según fuentes del propio sindicato, el apoyo de UGT Cataluña a la manifestación para reclamar la liberación de los “presos políticos” colmó la paciencia de la organización a todos los niveles, pero sobre todo en las provincias.

Fuga de afiliados a sindicatos independentistas

Pero las peticiones de afiliados para abandonar UGT, tanto independentistas como partidarios de la unidad de España, se venían sucediendo ya desde las semanas previas al referéndum del 1-O.

En el mundo sindical no se pasó tampoco por alto entonces que algunos de estos militantes históricos de UGT decidieran darse de alta en los principales sindicatos independentistas de Cataluña, como por ejemplo la Intersindical-Confederació Sindical Catalana (CSC) y la Coordinadora Obrera sindical (COS).

 
Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?