Dinero

Pedro Sánchez empieza a quitar y poner presidentes de empresas públicas

Se anuncian movimientos en la SEPI, Paradores, la Agencia EFE, Enresa, Tragsa, Puertos del Estado…

Pedro Sánchez
photo_cameraPedro Sánchez

Tras la polémica salida de Jordi Sevilla de la presidencia de Red Eléctrica, Pedro Sánchez comenzará en las próximas semanas a relevar y designar presidentes de varias empresas públicas. Algunos de los que serán cesados han comenzado a recibir el mensaje de que “deben dejar hueco” a otros representantes más próximos a cargos del actual Gobierno.

La cadena de relevos en empresas como Aena, Renfe, Adif, Correos, Navantia o la SEPI fue uno de los últimos procesos en cerrarse tras la moción de censura a comienzos de junio de 2018.

Los últimos diecisiete meses apenas han servido para nombrar algún presidente esporádico, elegir un equipo gestor y, en el mejor de los casos, esbozar un plan estratégico. En algunas de las empresas ni siquiera se ha completado la remodelación del organigrama.

Ahora es diferente. Fuentes socialistas conocedoras de los contactos, a las que ha tenido acceso Confidencial Digital, aseguran que algunos presidentes han comenzado estos días a recibir el mensaje de que “deben ir haciendo las maletas”. Otras personas más próximas al PSOE de Pedro Sánchez, se les indica, desembarcarán en sus despachos en breve.

Las fuentes consultadas por ECD anticipan que los principales movimientos se producirán en la SEPI, Paradores, la Agencia EFE, Enresa, Tragsa y Puertos del Estado. Un proceso en el que, explican, dos personas tendrán un protagonismo especial: la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y el de Transportes, José Luis Ábalos.

Unidas Podemos apenas tendrá poder de decisión en estos nombramientos, aseguran fuentes próximas al Ejecutivo. Pedro Sánchez sí le reserva cargos al partido de Pablo Iglesias en otros organismos relevantes como la CNMC, la CNMV y la AIReF.

La Sociedad Estatal de Participaciones Industriales

Uno de los nombramientos más importantes que el Gobierno decidirá en las próximas semanas es el del presidente de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI).

Vicente Fernández llegó a este organismo aupado por la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, con quien coincidió en el Gobierno de Andalucía. Sin embargo, se vio obligado a poner su cargo a disposición del Gobierno el pasado mes de octubre tras reabrirse la causa sobre la adjudicación de la mina de Aznalcóllar.

Le sustituyó en el cargo un hombre de la casa, Bartolomé Lara, designado de forma interina al encontrarse el Gobierno de Sánchez en funciones. Este puesto juega un papel clave en el posterior nombramiento de presidentes de una gran parte de las empresas públicas que están bajo el paraguas del Estado.

No obstante, las perspectivas de cambio son diferentes para cada grupo en función de, en primer lugar, si la SEPI tiene el control mayoritario de su accionariado o una participación minoritaria y, en segundo lugar, del perfil técnico de la compañía y del presidente.

“Al Gobierno de turno le interesa controlar más de cerca empresas con fuerza política para ejecutar inversiones o influencia que aquéllas con perfil técnico que requieren experiencia en un sector determinado”, explican a ECD fuentes conocedoras del funcionamiento interno de la SEPI.

Paradores

El propio Sánchez también decidió en julio de 2018 que el entonces senador socialista Óscar López se convirtiera en presidente de Paradores, en sustitución de Ángeles Alarcó, que estuvo al frente de la empresa durante los años de Gobierno de Mariano Rajoy.

Su sueldo asciende a 180.000 euros. Antes de ser nombrado para este cargo, López fue secretario general del PSOE de Castilla y León, secretario de Organización del partido con Alfredo Pérez Rubalcaba y portavoz del Grupo Socialista en el Senado entre 2015 y 2016.

No se pasa por alto que Óscar López abandonó a Pedro Sánchez para apoyar a Patxi López en las Primarias en las que el ahora presidente del Gobierno recuperó la secretaría general del partido.

Agencia EFE

Otro de los nombres que se ha puesto en cuestión en Moncloa es el de Fernando Garea. Se recuerda ahora que la Agencia EFE difundió la fecha del 14 de abril, Domingo de Ramos, para separar las elecciones generales de las europeas, autonómicas y municipales, como querían entonces los barones socialistas.

“No hay ningún miembro de la dirección del PSOE que esté hablando del 14 de abril para elecciones generales”, se apresuró a afirmar Adriana Lastra, portavoz socialista en el Congreso.

Por si esto fuera poco, desde La Moncloa apuntaron que era “precipitado” dar por hecha ninguna fecha porque la decisión se iba a tomar después de la votación de los Presupuestos que provocaron finalmente el adelanto electoral al 28 de abril.

Enresa

La elección de José Luis Navarro para dirigir Enresa (Empresa Nacional de Residuos Radioactivos, S.A.) se interpreta como el pago de una cuota política.

Llegó desde la Consejería de Economía de Extremadura y percibe un sueldo de 160.000 euros. El propio presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, reconoció que quería a un extremeño en ese puesto. Pero es que, además, Navarro trabajó durante un largo periodo en Endesa, compañía que cuenta con evidentes intereses en el ámbito nuclear.

Tragsa

En la misma situación se encuentra el presidente de Tragsa, Jesús Casas, hombre de Javier Fernández, ex presidente del Principado de Asturias. Casas es uno de los directivos que fue ascendido tras la moción de censura a la presidencia de su propia empresa.

Aunque cumple con el perfil técnico requerido y es además bastante conocido en la casa, ahora Pedro Sánchez se siente liberado para poner a otro profesional al frente. En estos casos, el argumento que se está dando al todavía presidente es que ya ha disfrutado año y medio del puesto y debe dejar paso a otros que también deben ser contentados.

Puertos del Estado

Salvador de la Encina desembarcó hace menos de un año como nuevo presidente de Puertos del Estado en sustitución de Ornella Chacón, que dejó el cargo ocho meses después de su nombramiento por motivos personales.

Chacón era considerada como la representación canaria en la alta dirección de la administración pública y la designación de Salvador de la Encima se ha concebido en todo momento como una presidencia interina.

Sin cambios en Aena, Renfe y Navantia

En otras compañías, sin embargo, no se vislumbran cambios. Tras el relevo de Jaime García-Legaz por Maurici Lucena, Aena ha comenzado a perfilar su nueva estrategia. Sus planes pasan ahora por la internacionalización y por el desarrollo inmobiliario.

El nombramiento de Lucena también sorprendió en su momento porque se desconocían por completo sus conocimientos sobre el sector aéreo. En cambio, se da por hecha su continuidad: fue portavoz del PSC y apoyó siempre a Sánchez.

Al margen de los planteamientos estratégicos, otras empresas estatales se encuentran inmersas en importantes inversiones y proyectos de transformación a largo plazo.

Renfe tiene un compromiso inversor de 3.000 millones en varios años. Tiene además escrita por la Comisión Europea una fecha trascendental, diciembre de 2021, para la liberalización de su negocio.

Navantia sigue también su propia ruta. Tiene aprobado un plan estratégico hasta 2022 que incluye el rejuvenecimiento de la plantilla e inversiones por cerca de 478 millones de euros. La vista la tiene ahora puesta en sumar pedidos y responder a los ya suscritos. Hace un año, inició la construcción en Cádiz de la primera de las cinco corbetas para Arabia Saudí, valoradas en más de 1.800 millones de euros.

Un amigo de Ábalos al frente de Enusa

Uno de los nombramientos más sorprendentes fue en su momento el de José Vicente Berlanga. Funcionario de carrera de la Generalitat Valenciana, es Licenciado en Filosofía y Ciencias de la Educación.

Una formación que podría no ser la más adecuada para ocupar la presidencia de la Empresa Nacional de Uranio-Industrias Avanzadas (Enusa). Pero cuenta con el apoyo del ministro de Transportes, José Luis Ábalos.

Ocupó el puesto de José Luis González Martínez, un ingeniero industrial con especialidad en Técnicas Energéticas que dirigía Enusa desde 1997. La formación y experiencia del responsable saliente hizo que este nombramiento resultase, si cabe, todavía más llamativo.

Hasta entonces, todos los Gobiernos, incluidos los dos mandatos socialistas de Zapatero, lo habían respetado en el cargo por su experiencia.

Juanma Serrano, Isabel Pardo de Vera…

Juanma Serrano es el ex jefe de gabinete de Pedro Sánchez y uno de sus colaboradores más estrechos hasta la llegada de Iván Redondo, que se convirtió en responsable directo del ascenso del líder del PSOE a La Moncloa.

A cambio de haber sido relegado, Serrano fue el elegido para la presidencia de Correos. Un cargo que incluye una remuneración anual bruta de unos 190.000 euros. Se da también por segura su continuidad.

Otro hombre cercano a la ministra de Hacienda, Jesús Huerta, continuará como presidente de Loterías y Apuestas del Estado. Llegó de la Junta de Andalucía, en donde colaboró con María Jesús Montero como director de Presupuestos.

También parece confirmada la permanencia de Isabel Pardo de Vera al frente de Adif. Formaba parte del administrador de infraestructuras ferroviarias como directora general de Explotación y Construcción. Es hermana de la ex directora del diario Público, Ana Pardo de Vera.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable