Dinero

Pedro Sánchez quita el sitio al rey en el Foro Económico de Davos

Moncloa rompe con la política de Rajoy de enviar a Felipe VI a un lugar que cree que corresponde al presidente del Gobierno. “No somos la monarquía de Arabia Saudí”

Felipe VI, en el Foro de Davos de 2018.
photo_cameraFelipe VI, en el Foro de Davos de 2018.

Felipe VI asistió por primera vez el año pasado al Foro Económico Mundial de Davos para defender la imagen de España. El monarca encabezó la mayor delegación española de presidentes de grandes empresas y bancos de la historia del evento.

Era también la primera ocasión en que un rey de España participaba en el principal foro de debate económico del mundo, ya que ni Felipe VI ni su padre Juan Carlos I lo habían hecho con anterioridad.

Una presencia del Jefe del Estado que contó con el visto bueno del entonces presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, quien siempre rechazó acudir a esta importante cita por sus problemas con el inglés, tras el inusual retraso que había forzado Zapatero años atrás en uno de los debates por no hablar este idioma.

Davos es el lugar del presidente del Gobierno

Pues bien. Según ha podido confirmar Confidencial Digital por miembros de la delegación española que viajará la próxima semana a Davos, Moncloa ha decidido este año que el rey no debe ocupar el lugar que corresponde al presidente del Gobierno.

En el equipo del jefe del Ejecutivo defienden que sería “inimaginable” que en vez de Theresa May, acudiera la reina Isabel II a Davos, se entrevistara con Donald Trump o Emmanuel Macron y acabara impartiendo una conferencia en el Plenario de la cumbre.

En Moncloa insisten en que no hay ninguna monarquía parlamentaria europea en la que el Jefe del Estado pueda ocupar el lugar del primer ministro en este foro. Por eso, Pedro Sánchez ha tomado la decisión de corregir ahora la autorización que el año pasado sí concedió Mariano Rajoy a Felipe VI.

En el equipo del presidente destacan la presencia en este tipo de encuentros de otros monarcas como el príncipe heredero de Arabia Saudi, Mohamed Bin Salman, o el rey Abdalá de Jordania, representantes de monarquías absolutas, que nada tienen que ver con la española.

No obstante, en esta ocasión también acuden los príncipes herederos Haakon de Noruega y Federico de Dinamarca.

La proyección internacional de Sánchez

Los viajes de Pedro Sánchez son programados y organizados por el Gabinete del Presidente del Gobierno, que ha desplazado a Asuntos Exteriores, que dirige Josep Borrell, rompiendo así la práctica de que este ministerio se encargara de la gestión de las visitas institucionales.

Moncloa es quien diseña y coordina la agenda internacional del jefe del Ejecutivo. Toma las decisiones y concierta las citas.

La proyección internacional del presidente del Gobierno ha sido una de las prioridades del Gabinete de Presidencia. Como consecuencia, en apenas siete meses, Pedro Sánchez ha protagonizado prácticamente el triple de viajes al extranjero que Felipe VI en el mismo periodo.

“Toque” de Zarzuela a La Moncloa

Esa desproporción no ha pasado desapercibida en ámbitos diplomáticos, y tampoco en la Casa del Rey, donde se ve con cierto recelo la intensa agenda internacional del presidente. Tanto es así que, según confirman a ECD altos cargos del Gobierno, Zarzuela ha llegado a dar un “toque” a Moncloa por este asunto.

El mensaje que se ha trasladado al equipo de Sánchez es que las reuniones bilaterales con otros jefes de Gobierno están bien, pero cosa distinta es buscar y promover encuentros con jefes de Estado, que en principio tienen que ver con el rey de España.

Dos intromisiones de Pedro Sánchez

Las fuentes consultadas por ECD critican que Pedro Sánchez, es decir, su equipo, se ha entrometido en dos visitas de Estado que llevaban meses planificándose en Zarzuela. Citan sobre todo el viaje de los reyes a Marruecos y el desplazamiento a Cuba.

El viaje de Felipe VI y doña Letizia a Rabat estaba pendiente de la evolución de Mohamed VI, que el pasado año sufrió una arritmia cardiaca.

La Casa del Rey tenía prevista la visita para la primavera pasada, pero la enfermedad del monarca marroquí provocó que se pospusiera. El objetivo era cerrar una fecha para finales del año pasado, pero la llegada de Sánchez al Gobierno, y las gestiones de Moncloa para que el presidente viajara a Marruecos, trastocaron los planes.

Lo mismo ha ocurrido con la visita de los reyes a Cuba, anunciada a comienzos de 2018. El relevo de Raúl Castro provocó que se aplazara, y después fue Moncloa quien cerró el viaje oficial. Sánchez se desplazó a mediados de noviembre a La Habana y se entrevistó con el nuevo presidente cubano, Miguel Díaz-Canel.

Contactos diarios entre los dos Palacios

La advertencia de Zarzuela a Moncloa ha llegado a oídos del ministro de Exteriores, Josep Borrell, y de su gabinete, que esperan nuevas instrucciones de Presidencia para los futuros viajes del jefe del Ejecutivo.

No obstante, y pese a ese toque de atención, las relaciones entre los dos Palacios siguen siendo buenas. La interlocución entre el equipo de Sánchez y el de la Casa del Rey es prácticamente diaria.

El jefe de gabinete del presidente, Iván Redondo, continúa con su apuesta de telefonear de forma habitual a La Zarzuela, tanto al jefe de la Casa, Jaime Alfonsín, pero sobre todo al secretario, Domingo Martínez Palomo.

Siete años de ausencia con Mariano Rajoy

Mariano Rajoy declinó siempre la invitación al Foro Económico Mundial durante sus siete años de Gobierno. Zapatero acudió por primera vez después de seis años en La Moncloa. En la edición de 2010, participó en dos encuentros dedicados a la situación económica de la eurozona y a la gobernanza global.

Desde el año 2000, cuando el entonces presidente José María Aznar acudió al foro, ningún presidente había asistido al encuentro en el que los máximos mandatarios de diferentes países y presidentes y consejeros delegados de las mayores empresas del planeta debaten sobre los asuntos de mayor transcendencia del momento.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes