Dinero

Sánchez para los pies a Pablo Iglesias: la renta mínima será aprobada cuando lo diga Seguridad Social

Enfado en Moncloa por el ultimátum del vicepresidente en TVE horas antes del Consejo de Ministros. El presidente apoya la postura de Escrivá de estudiar bien la medida para no tener que dar marcha atrás

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias
photo_cameraPedro Sánchez y Pablo Iglesias

Pedro Sánchez ha decidido frenar a Pablo Iglesias. El vicepresidente lleva días presionando para aprobar la renta mínima que garantice un nivel de ingresos básico a las familias más castigadas por la crisis del coronavirus. Pero el presidente le ha dejado claro que será el Ministerio de Seguridad Social el que tenga la última palabra.

Pese a ello, Iglesias defendió este lunes con contundencia, en una entrevista en prime time en TVE, que la conocida como renta mínima vital debe aprobarse “lo antes posible”.

No olvidó destacar que su Vicepresidencia de Derechos Sociales y el ministerio de Trabajo de Yolanda Díaz, dos departamentos dirigidos por Podemos, “se están dejando la piel” para que así sea, después de semanas de intenso debate interno con el PSOE.

El Consejo de Ministros se reunió este martes y los miembros del partido morado esperaban que la propuesta fuese aprobada, después de que una parte de los ministros socialistas la haya ido paralizado en las reuniones anteriores. Pero no ha sido así.

Será aprobada cuando lo diga Seguridad Social

Según ha podido confirmar Confidencial Digital por fuentes próximas a La Moncloa, el “ultimátum” –así lo califican- de Pablo Iglesias en TVE no ha gustado en el equipo del presidente.

En Moncloa reconocen que llevan días recibiendo alertas de las presiones del vicepresidente segundo a los técnicos del ministerio que dirige José Luis Escrivá para que la medida se apruebe cuanto antes.

Unos movimientos que, según las fuentes consultadas por ECD, Pedro Sánchez ha frenado personalmente. El mensaje que ha trasladado a Pablo Iglesias ha sido claro: la renta mínima será aprobada cuando lo diga Seguridad Social, que son los que saben.

Enfado en Moncloa por la presión de Iglesias

“Es imprescindible trabajar para que haya ya un ingreso mínimo vital que no deje a nadie en la estacada”, espetó Iglesias a Carlos Franganillo en el Telediario de TVE, horas antes del Consejo de Ministros de este martes. “Este Gobierno no va a dejar que nadie se quede atrás en esta crisis”, insistió.

En Moncloa asumen que la tesis de Iglesias es aprobar ayudas “pese a todo” para “no dejar que la crisis la paguen los mismos que en 2008”. Pero consideran que la medida debe ser calculada con precisión para evitar rectificaciones posteriores y duras críticas al Gobierno por mala gestión.

Sánchez confía en los números de Escrivá

Mientras tanto, desde el equipo de José Luis Escrivá explican a ECD que los técnicos de Seguridad Social continúan con el proceso de configuración de los detalles técnicos y legales.

Argumentan que estos trabajos tienen una enorme complejidad debido a que debe delimitarse al detalle quién podrá recibirla, cuándo, cómo, de qué manera y, lo que más preocupa, con qué fondos se cuenta para llevarla a cabo y sostenerla.

El Ministerio de Seguridad Social cuenta con la confianza del presidente. Está convencido de que, conociendo a Escrivá, “el planteamiento se realizará con rigor”.

Además, Pedro Sánchez no está dispuesto a que, “debido a las prisas de Iglesias”, una de las medidas estrella del Gobierno, cuya eficacia ha sido cuestionada ya por algunos economistas antes de dar a conocer los detalles, se presente con lagunas.

Pablo Iglesias no se sale esta vez con la suya

Tras la mediación del presidente, fuentes socialistas destacan a ECD que “al menos Iglesias no se ha salido esta vez con la suya”. Recuerdan que el Consejo de Ministros de la semana pasada aprobó un decreto para mitigar el impacto de la crisis del coronavirus en el mercado del alquiler.

Se trataba de un paquete de medidas a iniciativa del ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, que contaba con el apoyo de la ministra de Economía, Nadia Calviño.

Sin embargo, Ábalos no fue el encargado de explicar las medidas planteadas por su departamento y aprobadas en el Consejo de Ministros.

Pablo Iglesias exigió vender como ‘suyas’ varias medidas: la prórroga automática de todos los contratos de alquiler durante seis meses; los créditos a interés cero y ayudas directas para inquilinos con dificultades para pagar los alquileres, y la paralización de los desahucios por impago de las rentas, también durante seis meses.

En aquella ocasión, Sánchez aceptó que el vicepresidente asumiera el protagonismo para lanzar un mensaje de unidad del Gobierno junto a la vicepresidenta económica, días después de las informaciones que habían apuntado a fuertes discrepancias entre Iglesias y Calviño por el denominado “escudo social” para hacer frente a la crisis.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable