El Chivato

Veteranos legionarios arreglan la tumba del último militar laureado

Tumba de Juan Maderal Oleaga.
photo_camera Tumba de Juan Maderal Oleaga.

Las condecoraciones de la Real y Militar Orden de San Fernando, primera orden española de carácter militar, tienen por objeto “honrar el reconocido valor heroico y el muy distinguido, como virtudes que, con abnegación, inducen a acometer acciones excepcionales o extraordinarias, individuales o colectivas, siempre en servicio y beneficio de España”.

La última concesión individual de la Cruz Laureada de San Fernando se aprobó en 1973, para un teniente de Caballería que murió combatiendo con la División Azul.

Pero los últimos militares en morir en combate y recibir por ello la más alta distinción militar española fueron los legionarios Juan Maderal Oleaga y Francisco Fadrique Castromonte. Ambos cayeron en el combate de Edchera, el 13 de enero de 1958, en la Guerra de Ifni contra Marruecos.

El cabo Juan Maderal Oleaga nació en Erandio (Vizcaya), pero está enterrado en Madrid, en el cementerio de La Almudena. A su tumba acuden cada año, en torno al aniversario de la muerte, algunos veteranos legionarios empeñados en mantener la memoria de los héroes de la Legión.

El Chivato ha podido saber que quienes se acercaron el pasado enero al cementerio vieron que la tumba de Juan Maderal Oleaga ofrecía un aspecto de “abandono”. Algunas placas de mármol se habían desprendido de la base del enterramiento, y quedaban al descubierto los ladrillos interiores, también muy desgastados. Eso podía a su vez provocar filtraciones de agua que dañaran más la tumba.

Tumba de Juan Maderal Oleaga.
Tumba de Juan Maderal Oleaga.

La Plataforma Millán Astray, que agrupa a veteranos de la Legión y que es muy combativa en defensa de las calles y símbolos en memoria del general José Millán Astray y de otros legionarios, contactó con las Reales Órdenes Militares para advertir del mal estado de la tumba de uno de los laureados con la Cruz de San Fernando y pedir que tomaran medidas.

La unidad administrativa que gestiona la oficina de las Reales Órdenes Militares de San Fernando y San Hermenegildo respondió que no tenía medios ni atribuciones para hacerse cargo de las tumbas de los militares laureados. Elevó la cuestión al Estado Mayor del Ejército, por si pudiera atender esta petición. 

En vista de que desde el Ministerio de Defensa y el Ejército de Tierra no había novedades al respecto, varias asociaciones de militares veteranos se movilizaron para encargarse ellos de arreglar la tumba.

Actuaron la Plataforma Millán Astray, la Asociación de Veteranos Legionarios Saharianos y la Fundación Indortes. Varios veteranos saharianos se aplicaron a la tarea de comprar mármol, lo más parecido posible al color de la tumba, para reponer las placas caídas. Colocaron el mármol para así tapar los ladrillos y evitar el deterioro.

Tumba de Juan Maderal Oleaga.
Tumba de Juan Maderal Oleaga.
Tumba de Juan Maderal Oleaga.
Tumba de Juan Maderal Oleaga.

La Plataforma Millán Astray coordinó toda la operación, y prestó ayuda económica la Fundación Indortes.

Esta última entidad, creada en 1996, se encarga de “fomentar la memoria, conservación, vigilancia y ornato de los cementerios y tumbas de combatientes españoles o bajo bandera de España, caídos en lucha, sin distinción de época, lugar, credo o ideología”.

Mantiene las tumbas del cementerio español de Tetuán, donde están enterrados muchos españoles caídos en las guerras en Marruecos entre los siglos XIX y XX, y la parte española del cementerio de Pankovka, cerca de San Petersburgo, donde reposan españoles de la División Azul muertos en la Segunda Guerra Mundial. La Fundación Indortes colabora con las repatriaciones de los restos mortales de españoles de la División Azul que aún se encuentran cuando se abren fosas comunes en esa parte de Rusia.

 

Desde la Plataforma Millán Astray denuncian el “indignante” abandono de las tumbas de soldados españoles, “que no tiene parangón en otras naciones de nuestro entorno, donde las sepulturas de los héroes son honradas y respetadas”, y llaman la atención del Ministerio de Defensa sobre situaciones como esta.

El cabo Juan Maderal Oleaga da nombre actualmente a la Bandera de Operaciones Especiales “Caballero Legionario Maderal Oleaga XIX”, del Mando de Operaciones Especiales (MOE).

También tenía una calle en Erandio, que fue renombrada tras el franquismo. Además, una estatua en su honor que se encontraba en este municipio vizcaíno fue arrancada y arrojada a la ría de Bilbao en 1980, se supone que por simpatizantes abertzales. La estatua se recuperó de la ría, mutilada, y se encuentra ahora en la base de la Brigada de la Legión en Viator (Almería).

Un año antes, el hermano de Juan, José María Maderal Oleaga, había sido asesinado por ETA. Era el presidente de la Hermandad de Antiguos Caballeros Legionarios de Vizcaya.

Redada en Alemania
                               

Policía de Alemania detiene a un grupo ultraderechista
sospechoso de dar un golpe de Estado
Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable