Medios

Los trabajadores de la Cadena SER buscan al esquirol que ha arruinado la huelga de firmas en protesta por el ERE de Prisa: lo sitúan en el propio comité de empresa

Se lo han tomado muy en serio porque –aseguran- el daño causado es considerable. Los profesionales de la Cadena SER están investigando de forma discreta entre sus compañeros para intentar identificar al traidor que ha dinamitado la huelga de firmas.

Era una protesta consensuada, pactada por los representantes legales de los trabajadores en respuesta al hecho que ha sublevado a todos: el anuncio de un Expediente de Regulación de Empleo que va a dejar en la calle a 200 personas y una rebaja salarial del 10%.

La noticia indignó especialmente a los empleados del Grupo Prisa porque se sintieron engañados: todavía estaban inmersos en otro ERE, que se presentó el pasado mes de octubre y afectó a otros 258 profesionales. Aquel plan fue negociado con la condición expresa de que no hubiera más salidas al menos antes de abril de 2013. Se estaba faltando a la palabra dada.

Por eso, se convocaron asambleas de trabajadores de la Cadena SER por todo el territorio nacional. En ellas se puso de manifiesto el deseo de ejercer una oposición frontal al plan de la compañía y se optó por varias medidas contundentes:

-- No se sentarían a negociar un solo despido más, ni ninguna otra medida con la empresa.

-- Convocatoria de una jornada de huelga total en la emisora (que tuvo lugar el pasado 29 de junio). -- Reprobación pública del entonces consejero delegado (hoy, presidente ejecutivo) Juan Luis Cebrián.

-- Y la decisión inmediata de “no firmar las informaciones” hasta la finalización del conflicto.

Este plante de rúbricas debía ser la escenificación pública de la ruptura de los empleados con los directivos del Grupo Prisa. No iba a tener fecha de caducidad sino que sería por tiempo indefinido. Se llevaría a cabo desde ese mismo momento (a finales de junio) y sería de aplicación diaria.

Sin embargo, este último plan ha fracasado. Según ha confirmado El Confidencial Digital, existe una gran indignación entre los profesionales porque durante este mes de julio han podido constatar la falta de unidad entre los trabajadores.

Concretamente, uno de ellos decidió unilateralmente romper el consenso y se ha desmarcó, abriendo la puerta a otras deserciones. En privado también se ocupó de quebrar la voluntad de varios compañeros pero sobre todo –explican-, él no respetó lo acordado.

Paradójicamente, las pesquisas realizadas a nivel interno han llevado a identificar a una persona que es miembro del comité de empresa como el causante de la traición. Algunos le conocen ya con el apodo de “el esquirol”.

Fuentes de la emisora ofrecen a ECD una clave sobre lo que ha podido suceder. Explican que el comité de empresa del Grupo Prisa ha sido considerado tradicionalmente como bastante cercano a la empresa. Sin embargo, en estos momentos, las emisoras territoriales de la Cadena SER han sido renovadas por completo dando paso ahora a gente joven que, alejada de Madrid, son más proclives a resistir a la dirección.

La lava sigue emergiendo del volcán un mes después

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable