Infiniti Q30 1.6tc Premium 7DCT
photo_cameraInfiniti Q30 1.6tc Premium 7DCT

Motor

Prueba

Infiniti Q30 1.6tc Premium 7DCT. Un soplo de aire fresco

Con el Infiniti Q30, la marca japonesa ha hecho una gran apuesta estilística, diferenciadora, dentro del concurrido segmento compacto de lujo.

Un vehículo de gran calidad, dotado con un refinado habitáculo y que obsequia a sus ocupantes con un alto confort de marcha. La versión Q30 1.6tc con nivel de equipamiento Premium, monta un motor de gasolina 1.6 (156 CV) ligado exclusivamente a un cambio automático 7DCT de doble embrague con 7 velocidades. 


Infiniti es la marca de lujo perteneciente a Nissan. El segmento de los compactos (C) tiene un importante peso en el mercado, razón por lo que el fabricante japonés decidió entrar con un producto capaz de competir con los Mercedes-Benz Clase A, Lexus CT, BMW Serie 1, Volvo V40 y Audi A3, principalmente.

Una paleta de ilustres competidores a los que tiene que hacer frente, el Infiniti Q30, la primera incursión de la marca en el segmento C. Para ello aporta, en primer lugar, un diseño diferenciador, impactante. Si bien sigue los patrones de Infiniti, introduce dentro de este sector de los compactos de lujo un peculiar estilo, menos convencional,  que no pasa desapercibido.

Su carrocería parece estar esculpida. Muestra una estética musculosa a la par que refinada. En el frontal destaca la característica parrilla Infiniti de doble arco con malla de efecto 3D, de la que parten dos marcadas aristas que recorren el capó y continúan por los laterales, a la atura de las manijas de las puertas.

Precisamente, el lateral del vehículo queda personalizado por esta línea, en forma de onda, que finaliza en la manija trasera, complementada por otra línea que nace en la zona baja de la puerta delantera y con movimiento ascendente, cuando llega a la puerta trasera, se dirige al paso de rueda posterior.

A destacar también una elevada línea de cintura, con poca superficie acristalada, lo que le confiere cierta dosis de deportividad, mientras el original montante trasero, con forma de boomerang, sugiere sensación de movimiento.

 En definitiva, una carrocería en la que se mezclan en perfecta armonía las formas bulbosas con marcadas aristas, dando como resultado un conjunto tan equilibrado como original, nada recargado.

Con 1,5 m de altura, el Infiniti Q30 es un turismo alto en relación a sus rivales, entre 6 y 7 cm más. A efectos prácticos significa mayor comodidad a la hora de entrar y salir del vehículo.

En la misma línea que la altura, de sus 17,2 cm de altura libre al suelo también se derivan ventajas como, por ejemplo, que el morro no roce o se golpee contra el bordillo al aparcar en batería. Pero hay que tener en cuenta que esta distancia libre al suelo,  mayor que la de algunos todocamino compactos, no interfiere para nada en su magnífico comportamiento dinámico.

Al acceder al interior se percibe calidad y solidez. Un vistazo más detallado muestra el refinamiento de los tapizados y los distintos recubrimientos. Tanto para el forro del techo como de los montantes se ha utilizado Dinamica, un nuevo material de procedencia italiana, similar al ante, que tiene cada vez mayor presencia en la industria de la alta costura.

Cuando toma asiento el conductor se encuentra un cuadro de instrumentos de fácil lectura, y a su derecha la pantalla táctil del sistema multimedia de 7 pulgadas. El sistema multimedia se opera desde la propia pantalla táctil o mediante un mando giratorio y unos botones situados en la consola, detrás del selector del cambio. Además algunas funciones, como audio y navegación, pueden activarse mediante la voz.

Con respecto a los niveles de equipamiento, el Premium es el intermedio e incluye, entre otros elementos: advertencia y parada de colisión frontal, mantenimiento de carril, freno de mano eléctrico, faros antiniebla de led, pantalla táctil de 7 pulgadas, limpiaparabrisas calefactado, climatizador bizona, llantas de 18 pulgadas, consola central en cuero, volante y palanca de cambio en cuero, asientos delanteros calefactables y selector de modos de conducción.

El motor de gasolina de 4 cilindros en línea con 1,6 litros de cilindrada que impulsa al Q30 1.6tc es de inyección directa y va sobrealimentado mediante turbocompresor. Desarrolla una potencia máxima de 156 CV, mientras el par máximo, 250 Nm, está disponible desde 1.250 a 4.000 rpm.

Con esta mecánica, el Q30 se mueve con bastante soltura, responde bien y desde abajo a las solicitaciones del acelerador. Lleva acoplado un cambio automático 7DCT de doble embrague con 7 velocidades que hace todavía más agradable la conducción, pues efectúa los cambios entre las distintas marchas tanto con prontitud como con suavidad.

No se percibe el más mínimo tirón que pudiera perturbar la atmósfera de comodidad que envuelve a los ocupantes del vehículo. Porque junto al gran confort de rodadura que propicia la suspensión, el aislamiento acústico se puede tildar de ejemplar. El conductor puede escoger mediante el selector de modos de conducción uno de los tres programas disponibles: Estándar, Eco y Deportivo.

Este dispositivo actúa sobre la respuesta del motor y de la transmisión automática, siendo más acusadas a la par que perceptibles las diferencias entre el Eco y el Deportivo. El precio final, con descuentos, del Infiniti Q30 1.6tc Premium 7DCT es de 30.479 euros.   

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo