1-CABECERA
photo_camera Alfa Romeo Tonale.

Motor

Alfa Romeo Tonale

Una nueva era

El Alfa Romeo Tonale inaugura la era de la electrificación en la célebre marca italiana. A los modelos de gasolina dotados con hibridación ligera de 48 V (MHEV) y potencias respectivas de 130 CV y 160 CV, se unirá en agosto un diésel de 130 CV. Como tope de gama, a finales de año debutará una versión híbrida enchufable (275 CV). Los precios parten de 36.250 euros.

El Alfa Romeo Tonale supone un punto de inflexión en la historia de Alfa Romeo, pero con sumo respeto a ese rico legado propio de una firma centenaria. A este respecto el Tonale no defrauda, permanece fiel tanto en la forma como en el fondo a la vez que abre las puertas de la electrificación a la marca. Hemos tenido ocasión de realizar los primeros kilómetros al volante del nuevo Alfa Romeo Tonale, en concreto con la versión de acceso de gasolina (130 CV), que será la primera en llegar al mercado el próximo mes de junio a un precio de 36.250 euros. Este modelo de acceso va propulsado por un motor de gasolina de 4 cilindros en línea con 1,5 litros de cilindrada que incorpora un sistema de hibridación ligera de 48 V (MHEV) y desarrolla 130 CV. Puede en principio parecer una potencia modesta para las pretensiones del coche, pero lo cierto es que permite una velocidad máxima de 195 km/h y acelerar de 0 a 100 km/h en 9,9 s, mientras el consumo combinado en ciclo WLTP se cifra en 6,2 l/100 km. Además no se muestra perezoso a la hora de acelerar gracias al apoyo del motor eléctrico (20 CV) en esta fase de la conducción, aunque  resulte evidente que la excelente puesta a punto del chasis pida a gritos cifras de potencia más elevadas.

El motor pasa la tracción a las ruedas delanteras acoplado a un cambio automático de doble embrague de 7 velocidades, que destaca tanto por la rapidez de respuesta como por la suavidad a la hora de cambiar de marcha. Unas levas fijas en el volante invitan a hacer un uso manual-secuencial para mayor disfrute de una conducción deportiva.  Reseñar que la  gama Tonale no contempla la caja de cambios manual. Mediante el mando giratorio del selector de modos de conducción DNA, el conductor puede escoger entre tres programas: Advanced Efficiency, Natural y Dynamic. El DNA modifica la respuesta del motor, del cambio automático, del control dinámico de estabilidad y de la dirección en función del programa seleccionado. Mientras el Dynamic prima las prestaciones, el Natural es el modo más equilibrado, quedando para el Advanced Efficiency la máxima eficiencia.

A la hora de poner a punto el chasis se ha recurrido a tecnologías encaminadas a lograr el mayor placer de conducción con ese tacto de deportividad que nunca puede faltar en un Alfa. La precisión que transmite la dirección, que además es muy directa, recuerdan en cierto modo a su hermano mayor, el  Stelvio, en tanto los frenos están firmados por Brembo. Para las suspensiones se ha optado por un esquema McPherson en los dos ejes, con amortiguadores dotados con tecnología FSD que regulan su firmeza en función de la frecuencia y amplitud de las oscilaciones, pero puede asimismo montar una suspensión activa con amortiguadores de dureza regulable. El conductor puede seleccionar entre dos niveles de dureza por medio del botón ubicado en el selector de modos de conducción DNA, obteniéndose un tarado sport con el programa Dynamic, mientras el tarado comfort se reserva para el resto de modos.

Sugestivo nombre

Siguiendo los pasos de su hermano mayor, el Alfa Romeo Stelvio, el nuevo Alfa Romeo Tonale toma para su denominación el nombre de un famoso puerto de montaña de los Alpes italianos: Passo del Tonale. La entrada en escena del nuevo Alfa Romeo Tonale representa para la marca otro importante hito en sus 111 años de historia. Con una longitud de 4,53 m se inscribe en el segmento compacto de los SUV de lujo, de fabricantes especialistas, un territorio en el que están instalados el BMW X1, el Mercedes-Benz GLA o el Audi Q3, modelos que constituyen su principal competencia. Este segmento C-SUV es crucial para cualquier fabricante, sin embargo Alfa Romeo se ha tomado su tiempo para desarrollar un ambicioso producto como es el Tonale, innovador, altamente tecnológico y destilando diseño italiano por los cuatro costados. Además se ha diseñado en total sintonía con la tradición, con el rico legado de Alfa, que desde su fundación se ha caracterizado por fabricar automóviles de una gran belleza formal cargados de deportividad, a la vez que siempre ha ido ligada al mundo de la alta competición automovilística.

Una vez dentro del habitáculo se puede comprobar la amplitud del Tonale,  que tiene continuación en un generoso maletero de 500 l cuyo piso a dos alturas puede extraerse. También salta a la vista la calidad y el tacto de los materiales, pero sobre todo se pone de manifiesto la fuerza del diseño. Aunque  el cuadro de instrumentos con la doble visera haga un guiño a los “alfistas”, acaparan mayoritariamente la atención dos grandes pantallas. En lugar de la convencional instrumentación oficia de cuadro de instrumentos una pantalla de 12,3 pulgadas configurable, pudiendo escogerse entre tres presentaciones: Evolved, Relax y Heritage.

La segunda pantalla corresponde al sistema multimedia, es táctil de 10,25 pulgadas y se ubica en la parte central del salpicadero, a la altura del cuadro para proporcionar una buena visibilidad. El sistema de climatización se maneja mediante su propio panel de control. Como viene siendo habitual en los Alfa actuales, el botón de arranque y parada del motor se localiza en el volante. Para el Tonale Alfa Romeo ofrece una garantía de cinco años.

Lanzamiento escalonado

La gama Alfa Romeo Tonale se estructura en torno a cuatro niveles de acabado: Super, Sprint, Ti y Veloce, denominaciones tremendamente evocadoras e históricas. Junto a la ya comentada versión de acceso disponible en acabado Super (36.250 euros) y Sprint, también se comercializará en junio la exclusiva versión de lanzamiento “Edizione Speciale” a un precio de 39.000 euros. Monta el mismo motor de 1,5 litros (130 CV) que el modelo de acceso y se caracteriza por un generoso equipamiento de serie que incluye elementos como, el sistema de control de crucero adaptativo, los faros matriciales de led, las llantas de 20 pulgadas, las pinzas de freno en rojo, el portón de accionamiento eléctrico con función manos libres, el acceso y arranque manos libres, el cuadro digital de 12,3 pulgadas, la pantalla táctil multimedia de 10,25 pulgadas, el navegador, la cámara de visión trasera, las levas del cambio de aluminio, etc.

En el mes de julio empezarán las entregas de la siguiente versión del Tonale, que monta una variante de 160 CV del motor de gasolina de 4 cilindros en línea con 1,5 litros de cilindrada e hibridación ligera de 48 V (MHEV). Incorpora el cambio automático de doble embrague de 7 velocidades y tracción delantera, pero se ofrece con los acabados Ti y Veloce. Con este propulsor la velocidad máxima es de 210 km/h y la aceleración de 0 a 100 km/h se cifra en 8,8 s. En lo que respecta al consumo combinado en ciclo WLTP se conforma con unos contenidos 6,3 l/100 km. Da gusto comprobar, en estos tiempos que corren, que dentro de la gama Tonale también tiene cabida el diésel. Se trata de una mecánica de 4 cilindros con 1,6 litros de cilindrada (130 CV) asociada como en sus hermanos de gasolina a un cambio automático de doble embrague, pero en este caso de 6 relaciones, y tracción delantera. Estará a la venta a partir de agosto.

Para finales de año se reserva el plato fuerte. Se trata del modelo híbrido enchufable (PHEV) dotado con un motor de gasolina de 4 cilindros con 1,3 litros (180 CV) y un electromotor de 120 CV que conjuntamente desarrollan una potencia total de 275 CV. Es el único modelo que dispone de tracción integral (Q4) puesto que el motor eléctrico va ubicado en la parte posterior del vehículo para mover las ruedas traseras, mientras el cambio es automático de convertidor de par con 6 velocidades. Su batería tiene una capacidad de 15,5 kWh que le permite recorrer en modo eléctrico hasta 60 km, pudiendo cargarse completamente a  7,4 kW en 2,5 horas. Tiene una garantía de 8 años o 150.000 kilómetros.

 

Electrificación e innovación

Con el Alfa Romeo Tonale la marca da un gran paso adelante tanto para consolidar su futuro como para ampliar su paleta de productos. A este respecto es el primer Alfa electrificado, además de militar en un sector de los SUV de gran peso como es el de los todocamino compactos (C-SUV). A la marca italiana le hacía falta un vehículo de estas características que complementara al Stelvio.

Hay que señalar con especial énfasis la peculiaridad del sistema de hibridación ligera de 48 V (MHEV) del motor de gasolina de 1,5 litros. Integra un motor eléctrico en la propia caja de cambios, a diferencia de lo que suele ser habitual en la mayoría de estos sistemas en los que el motor eléctrico va acoplado al de combustión mediante una correa. Esta característica hace posible que el Tonale juegue con ventaja con respecto a la mayor parte de vehículos microhíbridos de 48 V que actualmente se comercializan, pues su electromotor de 20 CV no solo sirve para apoyar en aceleraciones al propulsor de gasolina, sino que también puede mover el vehículo por sí mismo a baja velocidad. Una función realmente inédita que le permite  hacer las maniobras de aparcamiento o desplazarse en fuertes atascos en modo eléctrico. Dicho electromotor asimismo oficia de generador para cargar la batería de 0,8 kWh de capacidad que lo alimenta.

Diseño cien por cien Alfa

Las líneas del Alfa Romeo Tonale recogen el ADN de Alfa Romeo, evocando la silueta, los trazos  de vehículos que marcaron huella en su época, caso de los Alfa Romeo Giulia GT y 8C Competizione. Como no podía ser de otra forma, en el frontal continúan acaparando el protagonismo los característicos elementos que configuran el tradicional conjunto conocido como trilobulado, formado por el “scudetto” y por las bigoteras que lo flanquean. Tampoco falta la evocadora cometa, ese discreto abultamiento redondeado que parte del logo de la marca situado en la parte superior del “scudetto”. Además, el expresivo frontal del Tonale se caracteriza por adoptar unos faros matriciales adaptativos full led compuestos por tres módulos cada uno (3+3), un recurso estilístico ya utilizado en el Alfa Romeo SZ de 1989 y en el prototipo Alfa Romeo Proteo de 1991. Aunque esta distribución 3+3 de los faros también se había visto en modelos más recientes, como los Alfa 159 (2005) y Brera (2002).

En la trasera se repite la solución aplicada en el frontal en busca de la simetría. Unas ópticas con tres componentes luminosos unidas por una franja luminosa constituyen una original a la vez que personal firma. Llama la atención la limpieza formal de la parte lateral del vehículo, que prescinde de la tendencia, tan de moda hoy, de esculpirlo de forma exagerada. Al final se ha decantado por la belleza de lo sencillo, lo que  nunca se pasa de moda. Todo lo comentado pone de relieve la importancia que tiene para la marca su rico pasado a la hora de desarrollar nuevos productos, respetando al máximo la tradición para conservar un genuino ADN cuyas señas de identidad son belleza y una fuerte personalidad.

Zelenski pide a la ONU definir el concepto de "Estado terrorista" tras el ataque ruso en Kremenchuk

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?