Motor

Disponible desde 24.775 euros

Mazda CX-30: en el término medio

El nuevo Mazda CX-30 irrumpe con fuerza en el segmento de los SUV compactos para hacerse un merecido hueco.

A su atractivo diseño suma unos excelentes acabados e inéditas soluciones a nivel tecnológico.

Destaca su revolucionario motor de gasolina Skyactiv-X (180 CV), que aúna las ventajas de los motores diésel y de gasolina.

De siempre se ha dicho que en el término medio está la virtud. Mazda ya ofertaba en el sector de los SUV o todocamino dos exitoso modelos, el CX-3 y el CX-5. Este último, con una longitud de 4,55 m, se inscribe en la categoría de los todocamino de tamaño medio, mientras su hermano pequeño, el CX-3, lo hace en el segmento B-SUV. Si bien convine apuntar que, con 4,27 m de largo, el Mazda CX-3 también flirtea o se aproxima a los SUV del segmento compacto o C. Pero para dar de lleno en el blanco del segmento compacto la firma japonesa lanza ahora el nuevo Mazda CX-30, que se posiciona entre los CX-3 y CX-5 aportando la practicidad del CX-5 con las dimensiones del CX-3. Aparte de situarse justo en el medio, también cabe destacar que aterriza en el sector de los todocamino de mayor crecimiento, el C-SUV. Con una longitud de 4,39 m y un maletero de 430 l, entre sus rivales cabe citar a modelos como, el Seat Ateca, Peugeot 3008, Renault Kadjar, Kia Sportage o Nissan Qashqai.

Un diseño muy logrado

Toda la competencia citada pertenece a fabricantes generalistas, y frente a ellos Mazda hace valer su posicionamiento como marca. Una vez más hay que echar mano del término medio, pues a Mazda tradicionalmente se le ha considerado a caballo entre las marcas generalistas y las especialistas. Una cualidad que brilla especialmente en el nuevo CX-30 por su calidad de ejecución y de materiales.

Los pilares sobre los que se asienta el desarrollo del Mazda CX-30 son lo suficientemente fuertes como para captar a la más exigente clientela: diseño atractivo, tecnología exclusiva (motor de gasolina Skyactiv-X), un refinado interior más bien propio de un modelo de un fabricante de lujo, generoso equipamiento y un amplio paquete de elementos de seguridad tanto activa como pasiva. Si el diseño es lo primero que percibe el potencial comprador, siendo una de las principales razones de compra, habrá que reconocer que el CX-30 cuenta con muchas papeletas para triunfar. A su atractivo general hay que añadir esa gran dosis de personalidad que emana el frontal. Un frontal que no sigue para nada las modas actuales, en el que el protagonismo recae sobre la generosa parrilla y unos estilizados faros, imperando la chapa frente a aparatosas tomas de aire.

Nada de ópticas de exagerado tamaño, una tónica que asimismo siguen las ópticas traseras. El resultado es un conjunto cargado de atractivo, además de original. En lo que concierne al lateral, tanto los amplios pasos de rueda como los estribos en negro transmiten la sensación de dividir en dos la carrocería. Una parte superior que le confiere una apariencia de turismo, en contraposición con el marcado aire SUV de  la inferior.

Interior de gran calidad

El interior es sumamente acogedor. El atractivo diseño de la carrocería también se hace extensible al interior, en el que destaca el deportivo y refinado corte del salpicadero. Un salpicadero de sencilla factura, nada rebuscada, que sin embargo transmite una elevada carga de sofisticación. Además, tanto los materiales como los acabados merecen el calificativo de excelente. La calidad se ve a la vez que se palpa.

La pantalla del sistema multimedia, de 8,8 pulgadas, no es táctil, se maneja mediante un mando giratorio y una serie de botones situados en la consola central, justo detrás de la palanca de cambios. Su manejo es muy intuitivo, en tanto su ubicación permite una fácil lectura de las distintas informaciones sin apartar la vista de la carretera. Con respecto al sistema de audio incluye de serie 8 altavoces, si bien opcionalmente puede solicitarse un equipo Bose con 12 altavoces.

Dentro de los sistemas de seguridad que incorpora cabe citarse, el detector de fatiga, el detector de tráfico delantero y el asistente de tráfico y crucero. Pero la carga tecnológica va mucho más allá de la mano del Mazda M Hybrid, de la tracción integral i-Activ AWD y, sobre todo, del exclusivo e innovador motor de gasolina Skyactiv-X. La paleta de motores contempla uno atmosférico de gasolina Skyactiv-G de 4 cilindros en línea y 2 litros de cilindrada (122 CV), un motor diésel Skyactiv-D asimismo de 4 cilindros en línea y 1,8 litros de cilindrada (116 CV), siendo la estrella indiscutible de la oferta motorística el inédito a la par que sofisticado motor de gasolina Skyactiv-X.

Mazda apuesta por tecnologías diferentes

Dado que dos tercios de la electricidad que se produce en el mundo tiene su origen en combustibles fósiles, no se puede afirmar categóricamente que los coches eléctricos no emitan emisiones. En cualquier caso dependerá de cómo se haya generado esa electricidad que se utiliza para recargar sus baterías. Motivo por el que Mazda propone soluciones diferentes a nivel tecnológico, como este motor Skyactiv-X. Se trata de un propulsor de gasolina de 4 cilindros y 2 litros de cilindrada (180 CV) de encendido por compresión controlado por chispa; el primero del mundo que aúna el encendido por bujía propio de los motores de gasolina con el encendido por compresión de los diésel. Ofrece la economía de consumo y aprovechamiento energético típicos de las mecánicas diésel, pero acaparando también las ventajas de los motores de gasolina, tales como respuesta rápida a los requerimientos del acelerador o la facilidad para subir a la parte alta del cuentarrevoluciones. Además reduce considerablemente tanto las emisiones de CO₂ como de óxidos de nitrógeno.

Revolucionario motor de gasolina Skyactiv-X

El Skyactiv-X utiliza un método de combustión exclusivo de Mazda denominado “encendido por compresión controlado por chispa”. A baja y media carga, el empleo de una mezcla pobre homogénea propicia una combustión muy eficiente en términos de consumo y emisiones. Con mezcla pobre se reduce la temperatura de combustión, generándose menos óxidos de nitrógeno que en un propulsor de gasolina convencional o en un diésel. Contiene tan poco combustible que no es posible el encendido con un motor convencional de bujías, mientras una elevada relación de compresión propicia que el encendido se produzca por simple compresión. Pero también en este caso se utiliza la bujía para iniciar la combustión.

Cuando funciona en el modo de “encendido por compresión controlado por chispa” se utiliza un proceso de inyección fraccionada que crea dos zonas bien diferenciadas de mezcla aire combustible dentro de la cámara de combustión. En primer lugar, una mezcla muy pobre de gasolina-aire se inyecta en la cámara de combustión durante la carrera de admisión. Al ser la relación de compresión muy alta (16,3:1) esta primera inyección de combustible está en el límite de la combustión espontánea. Para que la mezcla se encienda en el momento correcto, se genera un núcleo más rico de combustible pulverizado directamente alrededor de la bujía durante la carrera de compresión. Al producirse la chispa se enciende la zona de mezcla rica, lo que acarrea un aumento de la presión en la cámara de combustión que propicia una combustión rápida de todo el volumen. El encendido por chispa (como en un motor convencional de gasolina) se utiliza cuando se le demanda potencia al motor, a cargas altas,  y en este caso la relación de la mezcla es estequiométrica (14,7:1)

Ambos motores de gasolina, el Skyactiv-X y el Skyactiv-G, llevan un sistema de hibridación ligera, M Hybrid, compuesto por un motor eléctrico que asiste al térmico y una batería de iones de litio de 24V. Este electromotor es reversible, es decir, también oficia de generador y va unido al propulsor de gasolina mediante una correa. Reduce el consumo de combustible, aportando un ahorro adicional derivado del reciclaje de la energía recuperada en la fase de deceleración que almacena en la batería para alimentar al motor eléctrico. Por otro lado, este sistema de hibridación ligera también contribuye a hacer más placentera y relajada la conducción.

Generoso equipamiento de serie

Todos los motores llevan acoplados cambios manuales de 6 velocidades y asimismo pueden montar un cambio automático de convertidor con el mismo número de velocidades. De las misma manera que todos pueden combinarse con tracción delantera o a las cuatro ruedas (AWD). Hay que apuntar que ya están disponibles los modelos con los motores Skyactiv-G y Skyactiv-D, pero con el propulsor Skyactiv-X habrá que esperar hasta octubre. Se contemplan tres niveles de equipamiento: Origin, Evolution y Zenith.

El nivel de acceso (Origin) ya es muy completo, incluyendo elementos como, proyección de datos en parabrisas, airbag de rodilla para conductor, control de crucero adaptativo por radar, detector de fatiga, faros led, pantalla multimedia de 8,8 pulgadas, navegador, climatizador bizona o freno de estacionamiento eléctrico.

El paso al siguiente nivel, Evolution, supone un sobrecoste de 1.650 euros, añadiendo entre los componentes más importantes, el acceso sin llave, la apertura eléctrica del maletero, la cámara de visión trasera, las lunas traseras tintadas y las llantas de aleación de 18 pulgadas. Por último, el acabado superior (Zenith), del que se espera acapare en el mercado español el 70% de las ventas, tiene un sobrecoste sobre el Evolution de 1.250 euros. Incluye los siguientes elementos: faros full led adaptativos, luces diurnas de led, levas en el volante para el cambio automático, sistema de sonido Bose con 12 altavoces, elementos decorativos en carrocería e interior y retrovisor interior sin marco. Destacar que también hay disponibles una serie de packs opcionales. Los precios conforman un abanico entre los 24.775 y 34.875 euros, ya descontado el descuento de lanzamiento (2.800 euros). En caso de financiación, a este descuento se unirían otro de 700 euros para los modelos con motores G y D o de 1.100 euros si se trata de modelos propulsados por el motor X.

La previsión de ventas del Mazda CX-30 en el mercado español apunta a un total de 9.000 coches en un año completo, con un 20% de los mismos dotado con cambio automático.

Para los que apoyan el periodismo de exclusivas

Confidencial Digital publica noticias exclusivas, que solamente se leen en estas páginas. Y ha creado una comunidad de amigos, Somos ECD, a quienes además se ofrece otras informaciones más, para que sean lectores mejor informados aún, junto con varios servicios y ventajas. Súmate a este proyecto periodístico incorporándote a Somos ECD.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes