motor

Audi RS Q3

El poder de unas siglas

Audi
photo_camera Audi RS Q3.

El Audi RS Q3 une a su condición de SUV compacto la de deportivo de pura raza gracias a un motor turboalimentado de 5 cilindros con 2,5 litros de cilindrada (400 CV). Cuenta con tracción integral Quattro y un cambio automático de doble embrague de 7 velocidades. Su precio es de 76.650 euros.

Tanto monta, monta tanto. Que el Audi RS Q3 es un SUV compacto salta a la vista por la silueta de su carrocería. Una carrocería que también deja entrever por sus aditamentos  estéticos y unas enormes llantas de 20 pulgadas que se trata de un modelo muy especial, dotado de un fuerte talante deportivo. Pero es lo que no se ve, lo que se oculta bajo su capó, lo que le autoriza a reivindicar de pleno derecho su condición de auténtico deportivo pura sangre. Se trata de un vigoroso motor de gasolina turboalimentado de 5 cilindros en línea con 2,5 litros de cilindrada que desarrolla nada menos que 400 CV de potencia máxima. Una contundente cifra que autoriza una velocidad máxima de 250 km/h (limitada) y una aceleración de 4,5 s en pasar de 0 a 100 km/h. Prestaciones de primer orden que superan a las de muchos deportivos de postín. Otro tanto ocurre con el comportamiento dinámico, apartado en el que el Audi RS Q3 tampoco defrauda gracias a una perfecta puesta a punto del chasis, prometiendo al conductor una carga de fuertes sensaciones acompañada de una gran facilidad de conducción que permite rodar muy deprisa y con muchísima seguridad a los conductores menos avezados. En definitiva, el Audi RS Q3 es un producto excepcional con un alto contenido tecnológico, fruto de la pasión; constituye el resultado final de trasplantar las reputadas siglas RS de Audi, todo un símbolo de deportividad extrema, al todocamino compacto Q3.

 

A nivel de diseño exterior, el Audi RS Q3 se distingue de sus hermanos de la gama Q3 por toda una serie de elementos específicos que adopta su carrocería en aras a conseguir esa buscada imagen racing, además de ver rebajada su altura 10 mm. Destaca en el frontal la parrilla octogonal, característica de los SUV de Audi, pintada en negro brillante para acoger orgullosamente  las siglas RS. El paragolpes específico incluye generosas entradas de aire laterales enmarcadas en unos llamativos elementos con forma de bumerán. En vista lateral llaman la atención las espectaculares llantas de 20 pulgadas calzadas con neumáticos 255/40, si bien opcionalmente puede equipar unas de 21 pulgadas. En la parte trasera cabe reseñar el difusor de corte deportivo y los tubos de escape dobles de formato ovalado.

Deportivo muy práctico

En el interior, la consola que alberga la pantalla del sistema multimedia presenta formas octogonales, emulando el diseño de la parrilla delantera. El conjunto del salpicadero muestra un sofisticado aspecto debido fundamentalmente al protagonismo que acaparan las pantallas, que confirman una firme apuesta por la digitalización. El cuadro de instrumentos es digital, desaparecen los clásicos relojes en favor de una pantalla de 12,3 pulgadas.

Su manejo y configuración se hace mediante las teclas del volante multifunción, destacando por la su gran resolución y por la buena visibilidad que ofrece incluso cuando incide directamente el sol. En la misma línea, la pantalla táctil del sistema multimedia es de 10,1 pulgadas. Permite un intuitivo manejo de los distintos menús que se complementa mediante el control por voz, a la vez que su ligera inclinación de 10º hacia el conductor prima la ergonomía.

 

Pero también el habitáculo nos recuerda que estamos ante un modelo RS con todas las de la ley. El volante deportivo de cuero, achatado y con levas para el cambio de marchas,  destacando de manera especial los asientos RS sport en piel Nappa con dibujo en panal y reposacabezas integrado. Como complemento una abundante dotación de serie que aglutina elementos como, el climatizador bizona, el portón eléctrico, el cuadro de instrumentos Audi Virtual Cockpit Plus de 12,3 pulgadas, el sistema de navegación Plus, la dirección progresiva, las faros de led, el parabrisas con aislamiento acústico, los pedales en acero inoxidable, las llantas de 20 pulgadas, etc.

Con una longitud de 4,50 m, el Audi RS Q3 ofrece un espacioso habitáculo para que los pasajeros puedan compartir con el conductor las sensaciones de una conducción cien por cien deportiva. Lo bueno que tiene un vehículo deportivo con carrocería de todocamino es que puede ser tremendamente versátil. El asiento trasero puede desplazarse longitudinalmente 15 cm, mientras su respaldo, que  va fraccionado en porciones 40:20:40, cuenta con inclinación ajustable conforme a 7 posiciones.

La versatilidad que permite dicho deslizamiento junto con la regulación en inclinación de los respaldos posibilita jugar con el volumen del maletero, que oscila entre 530 l y 675 l. En caso de abatirse los respaldos, el volumen total para equipajes se cifra en 1.525 l. Siguiendo con esta tónica de practicidad el suelo del maletero puede ajustarse en tres niveles, en tanto la bandeja divisoria puede guardarse bajo el piso de carga si no va a utilizarse.

Un sofisticado propulsor

El motor que impulsa al Audi RS Q3 puede considerarse una joya de la mecánica tanto por las soluciones técnicas que adopta como por el brillante y gratificante funcionamiento que brinda. Un perfecto aliado para un chasis muy afinado, muy bien puesto a punto. Es un motor que cuenta con una arquitectura de 5 cilindros en línea y una cilindrada de 2,5 litros, alimentado por un sistema de inyección de gasolina mixto, a base de inyección directa e indirecta, y sobrealimentado mediante turbocompresor. Aunque comparte con su antecesor arquitectura y cilindrada es 26 kg más ligero gracias a su bloque de aluminio. En esta cura de adelgazamiento también aporta su granito de arena el cigüeñal, que es hueco. Los pistones de aluminio llevan canales integrados para la refrigeración por aceite, mientras las camisas de los cilindros van recubiertas de plasma. Para que alcance antes su temperatura operativa, tras un arranque en frío la bomba de agua corta la circulación de líquido refrigerante por la culata.

Este propulsor ha sido reconocido nueve veces como Motor Internacional del Año. Desarrolla una potencia de 400 CV  y un par máximo de 480 Nm entre 1.950 y 5.850 rpm. Cifra de par que se mantiene constante en un rango de revoluciones bastante amplio, lo que da idea de la excelente respuesta del motor ante la más mínima solicitud del acelerador. Por otro lado puede estirarse hasta las 7.000 rpm para deleite de los conductores de talante más deportivo. El consumo combinado en ciclo WLTP es de 9,5 l/100 km. Subir o bajar esta cifra dependerá mucho del tipo de conducción que se practique y también influirá bastante el programa de conducción seleccionado, puesto que asimismo admite perfectamente una conducción sosegada que a velocidades legales en autovía puede llevarle a un consumo en torno a los 7 l/100 km. El cambio automático de doble embrague S tronic de 7 relaciones ofrece un eficaz funcionamiento. Los cambios entre las distintas marchas se producen con rapidez y con ausencia de tirones. Para pasar el movimiento al asfalto va dotado con el sistema de tracción integral Quattro que la marca reserva para los vehículos con  mecánicas situadas en posición transversal. Dicho sistema no lleva diferencial central de reparto, adopta un embrague multidisco que se encarga de trasmitir más o menos fuerza al tren trasero en función de la adherencia y de las condiciones dinámicas, puesto que  prima la tracción al eje delantero.

 

La suspensión va rebajada 10 mm con respecto al Q3, pudiendo en opción montar la suspensión deportiva RS plus con Control Dinámico del Chasis que incluye amortiguadores de dureza variable controlados electrónicamente. En lo que respecta a los frenos cumplen con creces su cometido, soportando muy bien un uso intensivo, pero los más exigentes tienen a su disposición un equipo de frenado que contempla discos cerámicos en las ruedas delanteras con pinzas fijas de aluminio. El conductor puede en función del equipamiento escogido elegir entre cinco o seis modos de conducción mediante el Audi Drive Select: Auto, Comfort, Dynamic, Efficiency e Individual. En el caso de contar con seis modos, el programa Individual se sustituye por los RS1 y RS2 que priman al máximo la deportividad. Una vez ajustados y guardados individualmente estos dos programas RS desde la pantalla del sistema multimedia, una simple pulsación en el botón RS Mode ubicado en el volante permite escoger y alternar entre RS1 y RS2. El Audi Drive Select modifica la dureza de la suspensión y de la dirección, a la vez que actúa sobre la rapidez de respuesta del cambio automático y del motor, interfiriendo también en el sonido del escape.

Redada en Alemania
                               

Policía de Alemania detiene a un grupo ultraderechista
sospechoso de dar un golpe de Estado
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?